El Pulso Económico | Calviño vs. Díaz (2º round), el incendio Garamendi y el gesto de 'Goiri'
  1. Área privada EC Exclusivo
LA AGENDA DE LA SEMANA

El Pulso Económico | Calviño vs. Díaz (2º round), el incendio Garamendi y el gesto de 'Goiri'

Den por hecha una dosis de contorsionismo dialéctico, pero el mensaje está lanzado: la CEOE no va a hacer ruido si se indulta a los cabecillas del 'procés'

placeholder Foto: Imagen: Pablo López Learte.
Imagen: Pablo López Learte.

Con esto del SMI, cualquiera diría que Yolanda Díaz se ha fijado en Jens Weidmann. Cada vez que el presidente del Bundesbank perdía una batalla en el Consejo de Gobierno del BCE, orquestaba un exabrupto retórico en los medios de comunicación. El objetivo es doble. Por un lado, aventando tu malestar tratas de condicionar futuras negociaciones. Pero por el otro, y no menos importante, das una señal a tus bases de que no las has abandonado.

Cuando la vicepresidenta tercera dijo el viernes que negociaría mano a mano con Pedro Sánchez la subida del salario mínimo para este año, puenteando de forma clara a la vicepresidenta segunda, estaba removiendo el río para ver si pescaba algo. El presidente del Gobierno se había posicionado justo dos días antes más cerca de Calviño, partidaria de esperar un poco, que de Díaz, que quiere subirlo desde ya. La realidad es que la decisión del SMI se tomará como se toman todas las decisiones económicas de calado en el Gobierno: respetando las jerarquías. Y, de momento, Calviño tiene mando en plaza. El único que puede quitarle la razón en asuntos económicos es el propio Sánchez.

Desfilará una parte importante de la plana mayor del mundo económico

Justo hoy, durante su participación en el curso de verano de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), Calviño tendrá la oportunidad de fijar posición de nuevo y de mandar algún recado a su 'vicecolega'. En esas mismas jornadas participará, también hoy, Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, que llega con el incendio aun sin controlar por sus declaraciones del jueves pasado sobre los indultos de los políticos catalanes presos.

Den por hecha una dosis de contorsionismo dialéctico para corregir no tanto lo que dijo, sino algunas interpretaciones de lo que dijo. Pero el mensaje de fondo está lanzado: la CEOE no va a hacer ruido si se indulta a los impulsores del 'procés'. Un gesto más que suficiente para Pedro Sánchez, que, de momento, ha logrado crear esa sensación de que los grandes empresarios han abandonado al PP en un tema tan políticamente explosivo como los indultos.

El curso de la APIE se extenderá hasta el viernes y desfilará una parte importante de la plana mayor del mundo económico y empresarial español. Además de Calviño y Garamendi, participarán Luis de Guindos, vicepresidente del BCE; Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España; Rodrigo Buenaventura, presidente de la CNMV; Cani Fernández, presidenta de la CNMC; Cristina Herrero, presidenta de la AIReF; Pepe Álvarez, secretario general de UGT; Unai Sordo, secretario general de CCOO; José Ignacio Goirigolzarri, presidente de CaixaBank, y Carlos Torres, presidente de BBVA.

Foto: La ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. (EFE)

Como Calviño va hoy y Goirigolzarri mañana, no van a coincidir en espacio y tiempo. Tras varios desencuentros motivados por los despidos masivos en Caixabank tras la fusión con Bankia y que llevaron al Frob (16% del capital) a votar en contra del salario de 'Goiri'. Esta vez, el presidente de CaixaBank sí habría podido transmitirle un gesto de paz. El banco que preside ha bajado su propuesta de despidos del ERE a cerca de 7.000 empleados tras los 8.500 iniciales—, una cifra más cercana a los 6.500 que se había planteado inicialmente. Desde el comienzo esto era una negociación y en toda negociación hay que ceder algo para que la contraparte pueda vender el acuerdo a sus representados. No descarten un último acercamiento de posturas para que todos (gobierno, banco y sindicatos) puedan acabar felicitándose por el resultado.

MERCADOS: Es la inflación

En cuanto a los mercados, la semana pasada acabó con susto de la Reserva Federal, adelantando las previsiones de subidas de tipos a 2023. La inflación pospandemia y, sobre todo, cómo los bancos centrales van a reaccionar a ella, seguirá siendo una de las principales referencias para los inversores. La zona de máximos históricos en la que cotizan muchos indicadores bursátiles se basan en un escenario donde la subida de los precios será puntual y que así también lo interpretarán el BCE, la Fed y compañía, que no irán más allá de intervenciones quirúrgicas.

Para seguir de cerca este asunto, anoten en su agenda varias citas: esta tarde Christine Lagarde, presidenta del BCE, comparecen ante el Parlamento Europeo; mañana lo hace su homólogo estadounidense, Jerome Powell, ante la Comisión Mixta de Economía del Congreso y el jueves el Banco de Inglaterra toma su decisión sobre política monetaria.

Con esto del SMI, cualquiera diría que Yolanda Díaz se ha fijado en Jens Weidmann. Cada vez que el presidente del Bundesbank perdía una batalla en el Consejo de Gobierno del BCE, orquestaba un exabrupto retórico en los medios de comunicación. El objetivo es doble. Por un lado, aventando tu malestar tratas de condicionar futuras negociaciones. Pero por el otro, y no menos importante, das una señal a tus bases de que no las has abandonado.

ERE CEOE Luis de Guindos Bundesbank Banco Central alemán Pedro Sánchez Yolanda Díaz José Ignacio Goirigolzarri Antonio Garamendi
El redactor recomienda