Cómo lograr que el café vuelva a hacerte efecto
  1. Alma, Corazón, Vida
bebida de los dioses

Cómo lograr que el café vuelva a hacerte efecto

Puede que hayas rebasado con mucha tu tolerancia a la cafeína y ya no te afecten en absoluto las cuatro tazas que te tomas. Por suerte, hay soluciones

placeholder Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Esa taza de café a primera hora de la mañana te da la vida. Y lo sabes. Nadie puede juzgarte, quizá en el ajetreo y el caos diario ese es el único momento que tienes para huir del mundanal ruido. El problema es que quizá 'ese momento' en realidad son 'esos momentos', y te encuentras de pronto con que vas por la quinta taza de ese líquido oscuro producto de los dioses, que te ayuda a estar más centrado y despierto.

Quizá es que has rebasado con mucho tu tolerancia al café, lo que significa que ni toda la plantación que viene directa en tu bote del supermercado podría afectarte, y desde luego no te quita ya el sueño, aunque te lo tomes a las 4 de la mañana de un domingo. Si es así, entonces solo puedes seguir tres pasos, a elegir el que más te convenza y te parezca efectivo.

Tómate un descanso

Es la mejor opción, la verdad. La cafeína bloquea los receptores de adenosina del cuerpo, que controlan el sueño, la excitación o la cognición. Sin embargo, una ingesta constante de café aumenta la producción de estos receptores, lo que lleva a que los efectos de la cafeína sean más o menos nulos. Lo mejor, por tanto, es tomarse un descanso de esa tolerancia al café para que los receptores vuelvan a la normalidad.

Lo mejor es llevar a cabo una disminución lenta y constante de la ingesta para que hacerlo no te suponga un sufrimiento absoluto

Hay un par de maneras de conseguirlo sin que te supongan un sufrimiento absoluto: si estás muy enganchado al café, sería un poco como dejar de fumar de golpe, lo que se traduce en dolores de cabeza y miseria absoluta. Lo mejor por tanto es llevar a cabo una disminución lenta y constante de la ingesta, es decir, que si bebes cinco tazas al día baja a cuatro la primera semana, a tres la siguiente y así sucesivamente. Si eres bastante espartano y lo quieres dejar de golpe, los estudios muestran que el cuerpo restablece la tolerancia aproximadamente en ocho días (dependiendo de la cantidad de café que bebas normalmente). Ten en cuenta también que el ejercicio puede ayudarte a mitigar los efectos de la abstinencia, igual que beber mucha agua.

Cambia tu rutina

Puedes probar a cambiar el momento en que bebes café. La mayoría de la gente cree que el momento ideal para tomar café es ese momento en el que los niveles de cortisol (la hormona que te hace sentir alerta) son bajos. De esta manera la cafeína proporciona energía cuando más lo necesitas, y para la persona media eso significa que los mejores momentos para tomar cafeína son entre las 9:30 y las 11:30 y entre las 13:30 y las 17:00, con algún cambio. Por probar que no falte.

Bebe aún más café

Es otra opción, aunque si igual solías tomar cuatro tazas al día tampoco es la mejor idea. No queremos ser responsables de que vayas como una moto por el mundo. Es un enfoque peligroso y poco recomendable. De hecho una 'sobredosis' de cafeína es posible, el año pasado sin ir más lejos una paciente ingresó en urgencias tras ingerir cafeína equivalente a 50-60 tazas de café.

Hay evidencias de que consumir más café del habitual puede producir algunos beneficios, incluso entre los bebedores de café diarios. Simplemente procede con precaución si eliges esta ruta

Según la revista 'Mel Magazine' hay evidencias de que consumir más café del habitual puede producir algunos beneficios, incluso entre los bebedores de café diarios. Simplemente procede con precaución si eliges esta ruta, y no sigas bebiendo más y más indefinidamente, claro.

Vida saludable Salud
El redactor recomienda