Trasplante capilar: ¿está indicado para cualquier tipo de alopecia?
  1. Alma, Corazón, Vida
SALUD SIN MITOS

Trasplante capilar: ¿está indicado para cualquier tipo de alopecia?

Un buen diagnóstico determinará la solución más eficaz de la caída del cabello, un problema que afecta al 62% de los varones y al 50% de las mujeres mayores de 50 años

placeholder Foto:

La pérdida del cabello ha sido una preocupación latente a lo largo de la historia. Hombres y mujeres que la han padecido han intentado ponerle solución y recuperar su melena, pero ¿se trata de un problema que tiene solución? “Los remedios milagro que se vendían el siglo pasado han sido sustituidos por otros mucho más sofisticados, pero igual de ineficaces”, advierte Cristina Garciandía, especialista en la Unidad de Trasplante Capilar y el Servicio de Dermatología de Policlínica Gipuzkoa. Por eso, es de vital importancia acudir siempre a un profesional.

Si bien son múltiples las causas que pueden llevar a la pérdida de nuestro pelo, la alopecia androgenética (la que conocemos como calvicie común) es la más habitual y afecta solo en Europa al 62% de los varones mayores de 50 años y al 50% de las mujeres del mismo rango de edad. Este problema es mucho más incipiente en las personas de raza caucásica.

Foto:

“Su frecuencia aumenta con la edad y su causa es multifactorial. Influyen sobre todo la genética y las hormonas, por lo que, en mujeres, aumenta especialmente después de la menopausia”, subraya la especialista. Existen también otras enfermedades, como el síndrome de ovario poliquístico o la hiperplasia suprarrenal congénita, en las que, por un exceso de hormonas masculinas (como la testosterona), la alopecia puede ser uno de los síntomas.

La caída del cabello es un proceso lento que puede durar años, y es probable que no percibamos pelos en la almohada o en la ducha, sino que iremos perdiendo densidad de forma paulatina. La Dra. Garciandía explica que “no es tanto una pérdida de cabello sino de la densidad de este. Se va convirtiendo en vello hasta que, finalmente, desaparece”. En los hombres, se caracteriza por una pérdida de cabello en la línea frontal, así como en la coronilla, y en la mujer hay dos patrones: uno de ellos es 'la raya ancha', en la que se observa que, si nos peinamos con la raya en medio, se aprecia una pérdida de densidad importante; otra, cuando la pérdida es difusa y central.

De nada sirve hacer un trasplante capilar si no seguimos tratando con medicación el problema de la alopecia: el pelo se seguiría cayendo

Ante todo, hay que destacar que no se trata de una enfermedad propiamente dicha, pero sí puede tratarse en caso de que suponga un problema para la persona que la padece. En este sentido, la preocupación por la pérdida de cabello ha generado multitud de 'remedios milagro' y publicidad engañosa. “Los tratamientos más habituales son o bien con medicación específica o bien mediante tratamiento quirúrgico, mediante un trasplante capilar”. Sin embargo, la doctora recalca que son tratamientos complementarios, es decir, de nada sirve hacer un trasplante capilar si no seguimos tratando con medicación (tópica u oral) el problema de la alopecia, porque el pelo se seguiría cayendo.

También hay que recordar que no todas las alopecias se pueden solucionar con un trasplante, de ahí la importancia de un buen diagnóstico y de una buena técnica. “Los tratamientos futuros están enfocados a las células madre, a conseguir recuperar los folículos dañados mediante ellas o a reprogramar las células mesenquimales”, concluye la doctora Garciandía.

Técnicas más eficaces

La Dra. Ana González Elosegui, especialista en la misma Unidad de Trasplante Capilar y el Servicio de Dermatología, explica que, cuando el trasplante capilar está indicado, "hay técnicas como la de reducción o colgajo que consisten en coger cuero cabelludo de zonas donde tenemos más densidad y colocarlo en la zona afectada para conseguir una mejor apariencia, pero no son las que más nos convencen. Hay otras técnicas que se aplican actualmente y cuyos resultados son mucho más satisfactorios".

Es el caso de la técnica de la tira y la técnica FUE. La primera, que ya se usa muy poco, consiste en quitar una tira de cuero cabelludo, seccionar uno a uno los folículos y redistribuirlos en la zona afectada para que vuelva a crecer. La técnica FUE, sin embargo, ha ido evolucionando desde sus orígenes y consiste en extraer las unidades foliculares una a una, dejando una cicatriz mínima y, si bien el proceso de crecimiento de las unidades trasplantadas es un poco más lento, los resultados son “mucho más naturales y, por ende, más satisfactorios”, subraya la especialista. En este caso, es de vital importancia tener una buena “zona donante”.

Se trata de un proceso largo, pero solo requiere anestesia local y, en caso de ser necesario, alguna medicación para relajarse. El paciente puede salir de la consulta después del tratamiento por su propio pie. Respecto al posoperatorio, no suele haber dolor, pero sí puede presentarse una ligera inflamación en la zona frontal y, durante unos días, es importante no tocar la zona trasplantada y evitar la exposición solar de la misma.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con la Policlínica Gipuzkoa.

Alopecia Medicina ECBrands Quirónsalud Brands Salud
El redactor recomienda