Cansancio, pérdida de memoria... Los síntomas más frecuentes del hipotiroidismo
  1. Alma, Corazón, Vida
SALUD SIN MITOS

Cansancio, pérdida de memoria... Los síntomas más frecuentes del hipotiroidismo

Debido a la similitud de estos síntomas con los de otras enfermedades, muchos de los afectados desconocen que sufren esta alteración que puede acarrear problemas de salud

placeholder Foto:

El hipotiroidismo es un trastorno que se caracteriza por que la glándula tiroides no es capaz de producir ciertas hormonas fundamentales para nuestra vida. Si bien no suele presentar síntomas muy notables inicialmente, “un hipotiroidismo sin tratar puede acarrear problemas a nuestra salud, desde la obesidad hasta dolor en las articulaciones, infertilidad o incluso alguna enfermedad cardíaca”, explica la Dra. María Luisa de Mingo, jefa del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital La Luz en Madrid.

El problema en cuanto a los síntomas es que, debido a la similitud de estos con los de otras enfermedades, muchos de los afectados desconocen que sufren esta alteración, de ahí la importancia de la divulgación de información, siempre por parte de fuentes autorizadas y fiables, así como de concienciar a la población respecto a esta patología.

Foto:

Aunque son las mujeres las que más frecuentemente sufren de hipotiroidismo (una de cada ocho desarrollará problemas de tiroides en su vida, según la Asociación Americana de Tiroides), la sintomatología clínica es muy parecida en ambos sexos y suele presentarse de forma lenta y progresiva. “Algunos de los síntomas que nos pueden indicar que estamos ante un caso de hipotiroidismo son, por ejemplo, el cansancio injustificado, intolerancia al frío, piel seca o amarillenta, uñas quebradizas, caída del cabello, voz ronca, lentitud mental o pérdida de memoria, entre otros”, subraya la especialista.

Ante estos síntomas, lo más probable es que el médico nos realice una prueba de tiroides hipoactiva. "Básicamente, se trata de un análisis de sangre en el que medimos el nivel de TSH y, a veces, el nivel de otra hormona tiroidea llamada tiroxina. Un nivel bajo de tiroxina y un nivel alto de TSH indican que la tiroides es hipoactiva —explica la Dra. De Mingo—, y esto se debe a que la glándula hipófisis produce más TSH en un esfuerzo por estimular la glándula tiroides para que produzca más hormona tiroidea".

"El tratamiento, que presenta resultados a las pocas semanas, es de por vida, pero ha de revisarse de forma periódica para ajustar la dosis"

Por suerte, se trata de una patología que tiene tratamiento. De forma general, “el tratamiento para el hipotiroidismo supone el uso diario de la hormona tiroidea sintética levotiroxina, que restaura los niveles adecuados de la hormona y revierte los signos y los síntomas del hipotiroidismo”. Se trata de un tratamiento que presenta resultados a las pocas semanas y es de por vida, pero ha de revisarse de forma periódica para el ajuste de las dosis.

Hay ciertas normas básicas, muy importantes, que tenemos que seguir en cuanto a la medicación, según la especialista:

  • Lo ideal es tomarla en ayunas al menos 20-30 minutos antes del desayuno con un vaso de agua para que se absorba bien.
  • Es compatible con cualquier medicación que necesites tomar, únicamente ten el cuidado de separarla al menos 20-30 minutos de esos fármacos para no interferir en su absorción, excepto en caso de que estés tomando hierro, protectores gástricos o calcio. En este caso, separa las tomas al menos cuatro horas.
  • Si existe un olvido muy puntual, no pasa nada, la hormona que tomamos en un día mantiene su efecto al menos una semana. Si te acuerdas a lo largo de la mañana de que no la has tomado, tómatela (aunque quizá no absorbas toda la cantidad). Si te acuerdas en la tarde, ya no la tomes y espera a tomar la dosis del día siguiente (no te tomes doble cantidad). Si no recuerdas bien si ese día te la has tomado o no, es preferible que no te la tomes y que esperes a la dosis que te toca al día siguiente. Nunca te tomes doble dosis para 'compensar'.
  • Cuando tengas que hacerte la analítica de control para llevarla a tu endocrino, no tomes tu hormona tiroidea antes de la extracción de la analítica. Tómala una vez realizado el análisis.
  • Cuando nos aumentan o disminuyen las dosis de hormona, aproximadamente deben pasar al menos seis semanas para que puedan detectarse los cambios en las analíticas. Por ese motivo, hacer analíticas antes de las seis semanas tras las modificaciones de dosis no es valorable.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Hospital La Luz.

ECBrands Quirónsalud Obesidad