La menopausia puede tratarse: "Aguantar los síntomas no debería ser la filosofía a seguir"
  1. Alma, Corazón, Vida
SALUD SIN MITOS

La menopausia puede tratarse: "Aguantar los síntomas no debería ser la filosofía a seguir"

La endocrina Clotilde Vázquez insta a no asumir simplemente esta fase como algo "horrible", sino a ahondar en su diagnóstico y afrontarla junto a los profesionales

placeholder Foto:

La menopausia es un periodo por el que algunas mujeres transitan con problemas, sufrimiento y, demasiadas veces, incomprensión. Perplejas, asisten a cambios que les afectan pero que no entienden. Hasta el 80% de las mujeres sufre unos síntomas que afectan a su calidad de vida: sofocos, dificultad para dormir, alteraciones en el estado de ánimo o repercusiones en su vida sexual. A largo plazo, también puede implicar riesgo de osteoporosis o de alguna patología cardiovascular.

“A lo largo de la historia, la mujer ha estado acostumbrada a aguantar, pero esa no es la filosofía”, reivindica la Dra. Clotilde Vázquez, jefa del Servicio de Endocrinología y Nutrición de la Fundación Jiménez Díaz, quien recomienda acudir al médico para que se pueda valorar cada caso. En la consulta, se tendrán en cuenta no solo aspectos de las enfermedades asociadas, sino las circunstancias personales de cada caso; un equipo de endocrinos y ginecólogos, entre otras especialidades potencialmente implicadas, abordará el problema para alcanzar la mejor solución y evitar que ese periodo en la vida de una mujer se convierta en un sufrimiento.

Foto:

Como relata la Dra. Vázquez, en su consulta ha visto “muchas pacientes que acudían por exceso de peso, problemas tiroideos o diabetes, pero con síntomas que afectaban a su calidad de vida de forma importante y que no tenían que ver con esas patologías, sino con el cese brusco de producción de una hormona endocrina que produce efectos muy negativos a corto, a medio y a largo plazo”. Para ello, el abordaje no pasa por hormonar sin más, sino por tratar el déficit hormonal aportando un enfoque endocrino. “Porque si bien la esperanza de vida hace un siglo era de 50 y pocos años, la misma que la del ovario —continúa la especialista—, actualmente una mujer puede vivir 30 o 40 años más, y se trata de aportarle la mejor salud, tanto física como psíquica, el mayor número de años posible”.

Es momento de adquirir, si no se ha hecho ya, hábitos saludables. La práctica de ejercicio, la dieta equilibrada, la reducción del alcohol y el tabaco también ayudarán a disminuir la sintomatología y mejorar la calidad de vida. Y es que durante la menopausia se redistribuye la grasa corporal, localizándose en ciertas partes del cuerpo, como el abdomen. Esto implica que pueden aparecer otras enfermedades asociadas como la diabetes, la hipertensión arterial y el temido sobrepeso.

En esta etapa, es importante aumentar el consumo de legumbres, que pueden tener efectos beneficiosos en la reducción de los sofocos, y evitar el consumo de hidratos de carbono de rápida absorción (cereales y harinas refinadas, dulces, zumos, etc.). También, reducir la ingesta de grasas, aumentar el consumo de calcio y vitamina D, evitar la cafeína y combinar el ejercicio aeróbico con el ejercicio de fuerza.

Diferencias entre hombres y mujeres

La bajada de hormonas a ciertas edades también afecta a los hombres. En estos casos, el proceso suele llevar a una pérdida de musculatura que, en ocasiones, va acompañada da una repercusión emocional y disminución de la libido. Tiende a ser algo muy paulatino, por lo que a veces el organismo se va adaptando, y el afectado no lo identifica como motivo de consulta con el médico. Sin embargo, “también hay que diagnosticarlo y valorar si es necesario y conveniente tratarlo”, asevera la jefa del Servicio de Endocrinología y Nutrición de la Fundación Jiménez Díaz.

La gran diferencia entre la mujer y el hombre es precisamente la velocidad de evolución del proceso, que en algunas mujeres es realmente muy brusco. La función cognitiva "también se resiente y la emocional, muchísimo". Los estrógenos son muy importantes para la salud de las hormonas; por ello, mientras se pueda, no hay que privar a la mujer de estos para evitar que sufra un salto muy importante en su salud biológica.

“Se dice que es lo que les pasa a todas y que hay que pasarlo, pero no: hay que corregirlo para que sea más suave, que el organismo no se lesione por ese cambio brusco”, insiste la especialista, quien añade: “En la vida, hay cosas que se deben soportar porque son inevitables, pero, aun así, en algunos casos hay que valorar si pueden tratarse”. Por eso, la Dra. Vázquez insta a no asumir simplemente esta fase como algo “horrible”, sino a ahondar en su diagnóstico y correcto abordaje, afrontarla profesionalmente, no solo con filosofía y buena actitud que, aunque son necesarias, resultan insuficientes. “Si usted tiene un déficit de hormonas, hay que tratarla con hormonas”, asevera.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con la Fundación Jiménez Díaz.

ECBrands Quirónsalud Brands Salud