Arsuaga: "La especie va a seguir adelante, pero la sociedad sí que se va a ver afectada"
  1. Alma, Corazón, Vida
Entrevista

Arsuaga: "La especie va a seguir adelante, pero la sociedad sí que se va a ver afectada"

Charlamos con uno de los paleontólogos más destacados del mundo sobre la crisis del Covid-19, la importancia del pasado en esta situación y las teorías apocalípticas, entre otras

placeholder Foto: Juan Luis Arsuaga, en una imagen de archivo. (EFE)
Juan Luis Arsuaga, en una imagen de archivo. (EFE)

Juan Luis Arsuaga (Madrid, 1954) es uno de los paleontólogos más destacados del mundo. El catedrático de la Universidad Complutense es codirector del equipo de investigación del yacimiento de Atapuerca, director científico del Museo de la Evolución Humana en Burgos y ha sido galardonado con el Príncipe de Asturias por sus hallazgos, que cambiaron las teorías sobre los primeros pobladores de Europa.

Arsuaga es un buen conocedor del ser humano y su historia pasada. En las circunstancias que estamos viviendo por la pandemia del coronavirus, El Confidencial charla con el investigador para conocer la importancia del pasado en esta situación, las teorías apocalípticas y qué podemos aprender de la crisis del Covid-19, entre otras cuestiones.

PREGUNTA. ¿Cómo está viviendo esta pandemia a nivel personal y profesional?

RESPUESTA. Quitando que me gustaría salir un ratito a echar unas carreritas de vez en cuando, por lo demás, bastante bien, porque tengo la docencia y la investigación.

Hoy en día, trabajamos casi todo desde el ordenador, tengo hasta los fósiles ahí. Disponemos de herramientas digitales que nos permiten estudiar el material de manera virtual y se puede hacer incluso mejor que en directo.

placeholder El paleoantropólogo Juan Luis Arsuaga. (EFE)
El paleoantropólogo Juan Luis Arsuaga. (EFE)

Una temporada, podemos estar sin necesidad de ir al laboratorio. Eso sí, una temporada corta, porque los fósiles hay que estudiarlos, reconstruirlos y hacerles TAC para tener el material para explorar en el ordenador. Y, por supuesto, la ciencia es un trabajo de grupo, por lo que hace falta el elemento humano y el contacto, que ahora es tan peligroso.

El tipo de actividad que desarrollamos nos permite resistir una temporada. Pero ahora lo que nos preocupa es que se acerca la época de las excavaciones y no sabemos qué va a pasar.

P. ¿Cuándo debería empezar?

R. El 15 de junio, aunque realmente no lo sabemos, estamos a la expectativa. Esto sí que es insustituible y hay que estar en el campo, ya veremos en qué condiciones.

P. Para usted, que lleva años desentrañando la historia de nuestra especie, ¿cómo de importante puede ser conocer el pasado aplicado a la situación actual?

R. Conocer nuestro pasado siempre es básico. Sabemos quiénes somos porque conocemos nuestra historia como especie. Si no sabes quién eres, ante problemas como esta epidemia, puedes reaccionar de una manera incorrecta, como se hacía en el pasado, desde una mentalidad mágica. Saber quién eres es lo que te permite vivir de una manera humana y útil.

La historia de nuestra humanidad son los recuerdos como especie y como sociedad. Necesitamos la historia más que el comer, bueno, es más importante, porque si no te mueres [bromea], pero después de comer prácticamente es lo fundamental.

placeholder El paleoantropólogo Juan Luis Arsuaga. (EFE)
El paleoantropólogo Juan Luis Arsuaga. (EFE)

P. En cuanto al contexto que estamos viviendo ahora mismo...

R. Esta es una situación nueva para el siglo XXI, pero no es nueva como tal. En el siglo XX, decenas de miles de personas morían por tuberculosis en España, aunque esto no debe servir de consuelo, porque las tragedias no se pueden comparar.

Pero desde la segunda mitad del siglo XX hasta lo que llevamos del XXI, la crisis sanitaria del Covid-19 es la más grave en cuanto al mundo occidental. Eso sí, no en términos de muertes, por ejemplo, enfermedades como el paludismo, la malaria o el propio hambre generan un número de fallecidos atroz.

También hemos superado problemas muy graves como la viruela, que se ha erradicado por completo, pero que aniquiló a buena parte de la población americana. Y para los aztecas o los incas, esto que estamos viviendo no sería nada.

Foto: Reproducción de la época de cómo se transmitía la enfermedad (Anuario de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo de Málaga).

P. Como en cualquier hecho de estas dimensiones, las teorías conspiranoides del fin del mundo están campando por sus anchas. ¿Qué les diría a estos apocalípticos?

R. El apocalipsis, en el sentido de que vaya a desaparecer la civilización occidental de aquí a 2021, no va a ocurrir; de aquí a 200 años, ya no me atrevo a pronunciarme. Pero sí que creo que va a haber bastantes cambios en los siguientes siglos, especialmente con el tema de energía y materiales, porque es imposible que cada generación consuma el doble que la anterior.

Yo no creo que vaya a llegar el fin del mundo y la conclusión a la que llego es que debemos vigilar los mercados de animales vivos y controlar las epidemias.

Me gustaría saber si los apocalípticos están haciendo planes para este verano

Las teorías apocalípticas ¿a cuánta gente han salvado? Las vidas las salvan los sanitarios, que no son apocalípticos, los políticos, que consiguen los medios, la sociedad, que se queda en casa, los investigadores, que buscan la vacuna, los científicos, que reflexionan sobre la causa de esta pandemia, esos son los que salvan vidas.

¿Cuántas vidas salvan los discursos tremendistas? Ninguna. Yo abogo por un discurso optimista, que no irresponsable. Creo que somos capaces de abordar este problema buscando las causas.

Además, me gustaría saber si los apocalípticos están haciendo planes para este verano. Puede que haya alguno metido en un búnker, pero si realmente fueran apocalípticos, no les importaría darme su coche o la residencia de la playa. Yo no estoy tan convencido de que haya tantos.

Foto: El Ejército, desplegado en el Aeropuerto del Prat para desinfectarlo de coronavirus. (EFE)

P. Tendremos que decirles a los apocalípticos que huyan de esas ideas de 'vamos a morir todos'...

R. No vamos a morir todos, eso es seguro, viendo la tasa de letalidad de esta infección. La especie va a seguir adelante, pero la sociedad sí que se va a ver afectada.

Aunque tenga una tasa de letalidad baja, es suficientemente alta y el virus es suficientemente contagioso para que supere el sistema de salud pública en cualquier país. Por ejemplo, en Reino Unido y en España, no estaban dimensionados para enfermedades como esta. No teníamos una sanidad pública para abordar una emergencia de este tipo, y eso hace que se vea desbordada y parada la economía.

P. ¿Qué cree que aprenderemos con la crisis del Covid-19?

R. Como sociedad, hemos aprendido un montón de este tipo de situaciones. Enfermedades como esta, para la que parece que habrá vacuna próximamente, han sido como una ola, pero debemos saber que no puedes estar enfrentando constantemente una emergencia detrás de otra, porque la economía no lo resiste.

Si nos fijamos en el origen de este problema, no viene del espacio exterior, sabemos cómo se ha producido. En lugar de recurrir al pensamiento mágico, debemos poner los medios para que este tipo de situación no se repita.

Este me parece un magnífico ejemplo de para qué sirve la política. Los científicos podrán señalar que hay un peligro grave en los mercados de animales vivos, pero los políticos serán los que tendrán que cambiar la sociedad.

La crisis del Covid-19 demuestra que tenemos que dedicar más dinero a la ciencia

P. ¿Qué deben plantearse ante esta situación los políticos?

R. Hay que plantearse muchas cosas, entre otras, el porcentaje del PIB que dedicamos a la sanidad y cómo distribuimos el presupuesto nacional. Esta crisis, lo que demuestra es que tenemos que dedicar más a la ciencia.

P. Más dinero a ciencia y salud…

R. Son temas esenciales. Si no se acaba el mundo, tendremos que hacer unos Presupuestos Generales del Estado. Si se acaba, no hace falta preocuparse [bromea]. Los partidos políticos tendrán que ponerse de acuerdo para no prorrogar más el Presupuesto de Montoro y hacer unos Presupuestos nacionales en donde veremos si hemos aprendido la lección o no.

Ahí vamos a ver si el porcentaje dedicado a la ciencia y a la salud ha aumentado o no. Si no aumenta, o se reduce, llegaré a la conclusión de que no hemos aprendido nada en España. Aunque estoy seguro de que en otros países sí se aumentará.

placeholder El paleoantropólogo Juan Luis Arsuaga. (EFE)
El paleoantropólogo Juan Luis Arsuaga. (EFE)

P. ¿Qué le diría al presidente del Gobierno si lo tuviera delante una vez haya pasado toda esta situación?

R. Le diría que hay que ser modernos, en pocas palabras. En un Estado moderno, hay ciencia y una industria científica… Hay que plantearse muchas cosas. No sabemos si vendrá otra crisis como esta, pero si viene, tenemos que tener capacidad de abastecernos en nuestro mercado interior, el europeo.

Ahora es muy fácil decir que hay que dedicar muchos más esfuerzos a investigación, pero estoy esperando a que acabe esta crisis, pase el tiempo y me vuelvas a llamar para ver qué han hecho.

Eso es política. Decidir a qué destino el gasto en función de las demandas de la sociedad. Yo abogo por educación, sanidad, ciencia y medio ambiente, pero también se deben cuidar la industria, transportes... Todo.

Pandemia Atapuerca Coronavirus
El redactor recomienda