Cuídate mucho

Cinco alimentos comunes que debes evitar porque aumentan el riesgo de infarto

El ataque cardíaco puede resultar mortal, en el caso de que sientas cualquier mínimo síntoma debes llamar rápidamente al 112 o acudir a urgencias

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

El ataque cardíaco se produce cuando se bloquea el flujo de sangre hacia el corazón. Por lo general, se produce por una acumulación de grasa, colesterol y otras sustancias que forman una placa en las arterias que alimentan el corazón (arterias coronarias). La placa, en algún momento, se rompe y forma un coágulo. De este modo, se puede producir la interrupción del flujo sanguíneo, lo que puede dañar o destruir una parte del músculo cardíaco.

El ataque cardíaco, también llamado infarto de miocardio, puede resultar mortal, pero el tratamiento ha mejorado mucho con los años. Es de suma importancia llamar al 112 o acudir rápidamente a urgencias si crees que estás sufriendo uno, según explican los profesionales de la Clínica Mayo.

Para prevenir un infarto una de las claves es la alimentación. Existen ciertos productos bastante cotidianos que deberías apartar de tu dieta para evitar aumentar este riesgo.

Bollería industrial

Un estudio publicado en el 'New England Journal of Medicine' apunta a la existencia de una correlación entre la enfermedad cardíaca y el consumo de alimentos que contienen grasas trans. El análisis se llevó a cabo durante 14 años en 80.000 mujeres.

Los platos precocinados congelados pueden ser opciones rápidas y fáciles cuando se tiene poco tiempo, pero también están cargados de sal

"La bollería industrial tiene el doble de azúcar y grasas saturadas", explica Adam Splaver, cardiólogo y cofundador de Nano Health Associates, a 'Eat this, not that!'. "Generalmente no tienen valor nutricional y a menudo contienen grasas saturadas e hidrogenadas, que pueden elevar el colesterol malo", añade. Así que ya sabes, manténte alejado: tu cintura y tu corazón lo agradecerán.

Patatas fritas de bolsa

No es ningún secreto que las patatas fritas no son amigas de una alimentación saludable. Son altas en calorías, grasas y sodio. Además, si pruebas una seguramente no sea solo una, como explicábamos en otro artículo de El Confidencial.

Una dieta baja en sodio es esencial para un corazón sano, ya que consumir una cucharadita de sal al día puede provocar una presión arterial alta, un factor de riesgo grave de enfermedad cardiovascular.

Comida china

La agridulce, las cosas fritas en tempura y las raciones extra grandes no son recomendables. Las grandes cantidades de azúcar, grasas y sal de este tipo de comida podría elevar el riesgo de hipertensión arterial y formación de coágulos, según el citado medio especializado en alimentación. De hecho, una comida pesada puede aumentar el riesgo de ataque cardíaco aproximadamente cuatro veces en solo dos horas después de comer, según la American Heart Association .

Comida congelada

Los platos precocinados congelados pueden ser opciones rápidas y fáciles cuando se tiene poco tiempo, pero también están cargados de sal. Cuando estés en el pasillo del congelador, busca comidas con menos de 500 miligramos por ración.

Caramelos

Ya sea una piruleta o un puñado de caramelos, los dulces son básicamente azúcar en distintas formas. Estos pueden aumentar los depósitos de grasa, lo que aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca.

Come fruta

Para contrarrestar todo lo malo de los productos anteriormente indicados, sustituirlos por fruta puede ser la mejor opción. Un estudio publicado en 'New England Journal of Medicine' señala que comer una porción de fruta al día puede proteger nuestro corazón reduciendo hasta en un 34% el riesgo de desarrollar enfermedades de corazón o de sufrir un accidente cerebrovascular.

La bollería industrial tiene una gran cantidad de azúcar y grasas saturadas que pueden afectar negativamente al corazón

Como ya explicábamos en otro artículo de El Confidencial, tras analizar los hábitos alimenticios de más de 500.000 adultos en China, los investigadores descubrieron que aquellos que consumían fruta todos los días tenían cerca de un 40% menos de probabilidades de morir a consecuencia de una enfermedad cardíaca que los que no comían nunca o casi nunca.

“La fruta es una fuente rica en potasio, fibra, ácido fólico, antioxidantes y fitoquímicos, sustancias que se ha demostrado que ayudan a proteger el corazón”, explica el doctor Huaidong Du, profesor de la Universidad de Oxford y autor principal del estudio.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios