BUENAS COSTUMBRES

Por qué debes beber un vaso de agua nada más levantarte

Adquirir esta rutina te ayudará a mantenerte más hidratado para el resto del día, lo que se traduce en gozar de una mejor salud y bienestar físico

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Cuál es tu rutina nada más levantarte? Muchos optan por meterse en la ducha al salir de la cama y otros no son persona si no beben una taza de esa poción mágica para despertar al cerebro llamada café. Lo cierto es que hay muchas maneras de comenzar el día, y algunas más sanas que otras. En todo caso, la ciencia recomienda por unanimidad ingerir un vaso de agua para mantenerte hidratado nada más arrancar la jornada.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que se deben beber de dos a tres litros diarios de agua al día para mantenerse correctamente hidratado (alrededor de ocho vasos). Como en cualquier otro asunto de salud, dependiendo de la edad, el sexo o la actividad física que hagas, deberás consumir más o menos. Pero, sin duda, el trago más importante es aquel que das nada más levantarte, puesto que ayuda al cuerpo a activarse y mejora la función metabólica y digestiva.

El agua no solo es buena para el intestino, también para los huesos y articulaciones, ya que mantiene estas zonas preparadas para el desgaste cotidiano

El agua es "oro líquido" para el cuerpo, como asegura Angela Lemond, portavoz de la Nutricion Academy a 'USA Today'. "Beber agua todos los días es vital para que el cuerpo funcione correctamente", recalca. Por ello, si de verdad quieres gozar de una vida saludable, lo más aconsejable es que empieces por mantenerte hidratado nada más salgas de la cama. A continuación, veremos una serie de beneficios asociados a esta práctica de beber agua justo después de despertarte.

"Durante la noche, el cuerpo puede llegar a deshidratarse de forma parcial", avisa Maria Peña, médica especializada en obesidad de la clínica Mount Sinai. "Lo que muchas personas hacen a primera hora de la mañana es apostar por el café, pero el agua es mucho mejor para la salud. Si tomas una taza de café, también bebe después un buen vaso de agua".

¿Qué hacemos con el café?

Además, hay que tener en cuenta que el café es una sustancia vasodilatadora, lo que dejará con menos reservas de agua al organismo. Por ello, es muy importante contrarrestar este efecto con una buena copa de agua mineral. "Nuestros cuerpos están bastante secos nada más levantarnos", corrobora por su parte Lemond. "Además, si te rehidratas por la mañana estás desarrollando un hábito saludable que, de hacerse rutina, te permitirá mantenerte perfectamente hidratado para todo el resto del día".

Del mismo modo, también es importante tener en cuenta el efecto purificante del agua para el organismo. Entre otras cosas, porque garantiza que tu metabolismo funcione a pleno rendimiento. "Al estar más hidratado, estás eliminando las bacterias malas de tu cuerpo y el agua a la vez permite que crezcan las buenas", reitera Peña. Esto es una consecuencia lógica: si bebes más agua, orinarás más e irás más al baño. Al fin y al cabo, es la forma natural que tiene el cuerpo de deshacerse de los desechos.

Pero no solo es bueno para nuestras tripas, también para los huesos y articulaciones, ya que mantiene estas zonas frescas, preparadas para el desgaste cotidiano. Otro de los detalles es que si estás buscando perder peso, los vasos de agua pueden hacerte sentir lleno, por lo que desayunarás menos grasas si apuestas por un desayuno sano basado en frutas y cereales, y sobre todo, agua.

¿Y antes de acostarte?

Al igual que le sucede a tu cuerpo por la mañana, por la noche también es esencial que se mantenga hidratado. Sobre todo si, ahora con los cambios de temperatura, tienes mucha sensibilidad térmica y por la noche o bien tienes mucho frío o mucho calor. El H2O ayuda a mantener un nivel de temperatura corporal equilibrado. Esto quiere decir que si estás deshidratado puede sentir demasiado frío o calor.

Además, beber también un vaso de agua por la noche consigue no solo un sueño más reparador y cálido, sino también mejorar tu respiración. Sobre todo si eres asmático o sufres de alergia estacional, ya que cuando estás dormido las vías respiratorias se contraen y se estrechan, provocando dificultades en la respiración. Sin embargo, si adoptas esta buena costumbre, puedes mantener a tu sistema respiratorio bien hidratado y relajado.

Otra de las ventajas más notables de este consumo de un vaso de agua antes de acostarte es que es muy positivo para la salud cardiovascular. Más aún si sientes sed antes de meterte en la cama: no te reprimas y da un buen trago.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios