Cómo hervían el agua los humanos antes de la invención de las ollas
  1. Alma, Corazón, Vida
Ni sartenes, ni tazas, ni recipientes

Cómo hervían el agua los humanos antes de la invención de las ollas

Aunque todos tengamos en mente que asar podría haber sido fácil, calentar líquidos sin ningún tipo de instrumento no lo parece tanto

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Era un día frío de octubre cuando un grupo de estudiantes de la carrera de arqueología de la Universidad de York (Inglaterra), capitaneado por el doctorando Andrew Langley, se adentró en un bosque con el propósito de aprender a hervir agua como lo hacían en el paleolítico. Para realizar este experimento, obviamente, los 13 universitarios no pudieron llevar ningún recipiente de cocción: ni ollas, ni sartenes, ni tazones, ni tazas, ni cualquier otro. Pero sí llevaron consigo pieles de ciervo, que habían adquirido en una granja.

Foto: El hecho de que nuestros antepasados siguiesen esta dieta no la hace totalmente recomendable. (iStock)

Es fácil imaginar cómo la sociedad prehistórica podría asar su comida, pero es difícil entender cómo podían hervir agua sin cerámica. Justamente esto fue lo que trató el doctorando de explicar a los alumnos que todavía estaban inmersos en la carrera de arqueología esa mañana de octubre. Su experimento de ebullición fue parte de un curso y tuvo lugar en el Centro Experimental de Investigación Arqueológica de York, un bosque junto al lago donde los expertos intentan recrear la prehistoria tirando puntas de flecha, tejiendo cestas de cañas y, en este caso, hirviendo agua. Los estudiantes se dividieron en grupos de dos o tres, y se embarcaron en esta tarea extremadamente simple pero desalentadora.

Hoyos, brasas y arcilla

Un par de grupos cavaron hoyos, llenándolos con brasas y luego forrándolos con arcilla húmeda o piel de ciervo. Otros vertieron agua en la corteza de abedul o en el estómago de un cerdo. Un grupo colgó una piel de venado de un árbol y comenzó a calentar pequeñas rocas con fuego, una técnica inspirada en el descubrimiento de rocas agrietadas por el fuego en asentamientos paleolíticos. Estas rocas se habían dividido y mutado de distintas maneras, lo que sugería un calentamiento y enfriamiento repetidos.

Una de las formas que emplearon fue cavar hoyos, llenarlos con brasas y forrarlos con arcilla húmeda o piel de ciervo

Pero no se puede usar cualquier piedra para hervir. "Las piedras son la parte más difícil", explica Langley en 'The Atlantic'. Las piedras mojadas, como las que han estado en el lecho de un río, se romperán cuando el agua del interior se convierta en vapor. También lo harán los guijarros que tengan aire atrapado. "Cosas como el granito y el basalto son muy buenas", dice. Por razones de seguridad, Langley les proporcionó a los estudiantes piedras de masaje que sabía que no explotarían. Aún así, los estudiantes tuvieron que calentar las piedras gradualmente para asegurarse de que no se agrietaran en absoluto. Terminaron empujándolas lentamente hacia el fuego en el transcurso de 10 a 15 minutos. Utilizando múltiples piedras, pudieron hervir el agua dentro del cuero de ciervo.

Piel animal

Otro grupo también estaba tratando de hervir agua dentro de una piel de venado colgada directamente sobre un fuego, una técnica que está menos basada en evidencia arqueológica. En 2015, John Speth, un antropólogo retirado de la Universidad de Michigan, escribió un artículo señalando que en realidad se puede hervir agua en una botella de agua de plástico. El autor encontró varios videos de YouTube de gente calentando agua en vasos de papel, cáscaras de coco, tubos de bambú, cuencos de madera e incluso hojas. Y es que mientras el recipiente de cocción esté lleno de agua, no se calienta lo suficiente para quemarse.

Sostuvieron la piel de un venado llena de agua sobre el fuego durante horas: el pelo del exterior se chamuscó, pero la piel se mantuvo en buen estado

Pero cuando Speth habló con otros arqueólogos sobre esto, descubrió que rara vez habían planteado que los humanos paleolíticos hirviesen el agua de esta manera, utilizando recipientes aparentemente endebles e inflamables mucho antes de la introducción de la cerámica. Sin embargo, los etnógrafos de los siglos XIX y XX documentaron que los celtas, los assiniboin, los cree, los ojibwa y los pies negros cocinaban sin piedras en la corteza de abedul, las pieles y los estómagos de los animales. Estos materiales orgánicos se habrían podrido, por supuesto, sin dejar artefactos para que los arqueólogos estudiasen. Speth se preguntó si los humanos podrían haber hervido líquidos de esta manera mucho antes de que la evidencia apareciera en el registro arqueológico.

Un grupo de estudiantes decidió poner a prueba este método. Sostuvieron la piel de un venado llena de agua directamente sobre un fuego. El pelo en el exterior se chamuscó, pero la piel se mantuvo bien. Cuatro horas después, la piel aún estaba intacta. Se puso muy dura, pero no se rompió ni se quemó.

El agua alcanzó los 60 grados Celsius (140 grados Fahrenheit) pero no llegó a hervir. Y la piel de venado definitivamente añadió sabor extra. "Si asomabas la cabeza mientras se cocinaba, podías olerlo", señala Christopher Lance, uno de los estudiantes. "Me decepcionó saber que no podían beber el agua hervida con cuero por razones de seguridad alimentaria", añade.

Universidades Historia Agua
El redactor recomienda