INVESTIGACIÓN EN EE.UU.

El ejercicio físico puede retrasar la aparición del Alzheimer

Científicos de la Universidad de Texas han concluido que media hora de ejercicio aeróbico de cuatro a cinco veces por semana le hará mucho bien a tu cerebro

Foto: Paciente que sufre Alzheimer. Foto: Pixabay
Paciente que sufre Alzheimer. Foto: Pixabay

Los beneficios de hacer ejercicio físico son incontables. Nos ayuda, entre otras cosas, a adelgazar o mantener el peso corporal, mejora nuestra forma física, controla nuestra presión arterial e, incluso, nos pone de mejor humor y reduce las posibilidades de sufrir depresión.

Una nueva investigación señala un beneficio extra que está especialmente indicado para las personas de más edad y que tiene relación con el deterioro cognitivo.

Según un estudio del Centro Médico del Suroeste de la Universidad de Texas (Estados Unidos), realizar ejercicio aeróbico semanalmente puede prevenir o retrasar el Alzheimer.

La mejor medicina

Según Rong Zhang, profesor de neurología de este centro y autor principal del estudio, una media hora de ejercicio aeróbico de cuatro a cinco veces por semana puede prevenir o retrasar el deterioro cognitivo en adultos mayores que tienen un alto riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

“El ejercicio no impide que el hipocampo se haga más pequeño, pero se ralentiza la tasa de atrofia"

En los ensayos, se descubrió que las personas que tenían acumulación de beta amiloide en el cerebro, un sello distintivo del Alzheimer, experimentaron una degeneración más lenta en una región del cerebro crucial para la memoria si hacían ejercicio regularmente durante un año.

En la investigación se compararon los resultados en dos grupos de personas mayores de 55 años que presentaban acumulación de beta-amiloide en el cerebro, algo que con el paso de los años lleva a la reducción de tamaño del hipocampo, área cerebral directamente relacionada con la memoria.

El Dr. Rong Zhang revisa los datos de su investigación. Foto: UTSW.
El Dr. Rong Zhang revisa los datos de su investigación. Foto: UTSW.

Uno de los grupos, que realizó ejercicios aeróbicos durante al menos media hora y cinco veces a la semana en un lapso de 12 meses, presentó una disminución del 5 al 15% del volumen en su hipocampo, menor a la de otro grupo que sólo realizó ejercicios de estiramiento.

Necesaria más investigación

"Aunque esto no impide que el hipocampo se haga más pequeño, supone una revelación emocionante que se ralentice la tasa de atrofia gracias al ejercicio", ha señalado Zhang

Con 30 minutos diarios, de 4 a 5 días a la semana, será suficiente para retrasar el deterioro cognitivo

"Si estos resultados se pueden replicar en una investigación mayor, entonces, posiblemente, un día los médicos les estarán diciendo a los pacientes de alto riesgo (de Alzhéimer) que comiencen un plan de ejercicio. De hecho, no hace ningún daño hacerlo ahora", ha añadido Zhang.

En unas declaraciones a CNN, el neurólogo Richard Isaacson, fundador de la Clínica de Prevención del Alzheimer, se ha mostrado más que satisfecho con los resultados de esta investigación.

"El punto clave de la investigación es que la intervención del ejercicio redujo específicamente la contracción del centro de memoria en el cerebro en personas con la etapa sintomática más temprana de la enfermedad de Alzheimer", ha comentado

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios