TU SALUD ESTÁ EN JUEGO

Los medicamentos que hacen que aumente el riesgo de alzhéimer

Hay una serie de pastillas y tratamientos a largo plazo de muchas dolencias como la depresión o problemas de vejiga con los que crece la probabilidad de demencia

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La enfermedad de Alzheimer afecta a unos 50 millones de personas actualmente y lo peor de todo es que la estadística no para de crecer. Es la causa más frecuente de demencia y genera un deterioro cognitivo caracterizado por la pérdida de memoria y del sentido de la orientación, alteraciones en el lenguaje, dificultades para la planificación de tareas o la resolución de problemas, cambios en la personalidad y en el comportamiento.

No existe un tratamiento para curarla o prevenirla y, según Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Orgnización Mundial de la Saul (OMS), "en los próximos 30 años, se espera que la cantidad de personas con esta enfermedad se triplique". "Tenemos que hacer todo lo posible para reducir nuestro riesgo de demencia. Las pruebas científicas confirman lo que llevábamos tiempo sospechando: que lo que es bueno para nuestro corazón, también lo es para nuestro cerebro", añade.

¿Pueden ciertos medicamentos aumentar el riesgo de que padezcas alzhéimer? Según una nueva investigación, las personas que toman una clase de pastillas comunes llamadas anticolinérgicas durante varios años tienen más probabilidades de desarrollar demencia a medida que envejecen. No es una nueva hipótesis, pero el estudio publicado en la revista 'JAMA Internal Medicine' lo ha analizado con más detalle y durante un periodo de tiempo más prolongado.

¿Cuáles son?

Los fármacos incluyen la clozapina (para tratar la esquizofrenia); la darifenacina (comercializada como Enablex para la vejiga); escopolamina (para las náuseas); ipratropio (un broncodilatador); tizanidina (relajante muscular); la difenhidramina (antihistamínico) o la paroxetina (antidepresivo). Estos medicamentos actúan bloqueando una sustancia química llamada acetilcolina que actúa como un neurotransmisor y participa en muchas funciones del sistema nervioso, incluidos los movimientos musculares, la frecuencia cardíaca, el ensanchamiento de los vasos sanguíneos, las funciones respiratorias y las contracciones musculares en el estómago durante la digestión.

Es un estudio observacional, por lo que no hay manera de saber si el uso de este tipo de fármacos desempeñan un papel directo

¿Quien tiene mayor probabilidad de tomarlos? Las personas más mayores, por el mero hecho de que suelen tener más problemas de salud. Algunos especialistas aseguran que los que producen menos de este tipo de sustancia a medida que envejecen tienen mayores probabilidades de que el neuroquímico haga un efecto más fuerte. Anteriores investigaciones sugieren que el uso a largo plazo de estos fármacos anticolinérgicos aumenta el riesgo del desarrollo de demencia.

Uno de los estudios realizado en 2015 por la Universidad de Washington descubrió que los mayores de 65 años o más que tuvieron un tratamiento con alguna de estas medicinas durante tres años o más tenían un 54% más riesgo de desarrolar alzhéimer que las que los tomaron durante tres meses o menos. Además, una revisión de 2014 con 30 investigaciones demostró que los medicamentos anticolinérgicos aumentaban el deterioro cognitivo y otros síntomas como la confusión.

Clasificación

El doctor Malaz Boustani, director del Centro Regenstrief para la Innovación de la Salud y la Ciencia de la Implementación en la Universidad de Indiana, ha creado una herramienta llamada escala de carga cognitiva anticolinérgica, que clasifica los medicamentos por sus sospechosos efectos secundarios. Los expertos aconsejan evitar el uso prolongado de pastillas de una escala 3 o combinaciones que en conjunto sean ese nivel o más.

La enfermedad de Alzheimer afecta a unos 50 millones de personas y la estadística asegura que la cantidad de personas que la sufren se triplicará

La nueva investigación, realizada por Carol Coupland, profesora de estadística médica en la Universidad de Nottingham, evaluó los fármacos recetados de 285.000 pacientes de 55 años o más y cerca de 59.000 estaban diagnosticados con demencia. Los registros demostraban que la mayoría de ellos llevan tomando alguno de estos medicamentos entre 1 y 11 años antes del diagnóstico.

Así pudieron demostrar que el riesgo de padecer demencia crecía casi un 50% en los que tomaban algun tipo de estos tratamientos. La asociación más fuerte fue con los antidepresivos, los antipsicóticos y los medicamentos para la vejiga o la epilepsia. Es un estudio observacional, por lo que no hay manera de saber si el uso de este tipo de fármacos desempeñan un papel directo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios