Ponte a prueba

Esta mujer adelgazó 4 tallas con la versión más fácil de la dieta keto

Kayla toda la vida fue "la amiga gordita". Con 23 años, tras asustarse al ver su aspecto en una fotografía, ha conseguido reducir su peso considerablemente

Foto: Kayla antes y después de perder cuatro tallas. (Foto: Instagram)
Kayla antes y después de perder cuatro tallas. (Foto: Instagram)

Kayla es una joven fisioterapeuta de Carolina del Norte (EEUU) que siempre fue "la amiga gordita", como ella misma dice. Después de toda una vida viéndose en el espejo "redondita", con 23 años y tras asustarse al ver su aspecto en una fotografía, ha conseguido reducir cuatro tallas gracias a su esfuerzo, dedicación y una dieta flexible.

"Desde que estaba en primaria era consciente de mi peso y, realmente, estaba triste por mi aspecto. Siempre fui la amiga gordita que iba en traje de baño cada vez que íbamos a la piscina", relata la joven a 'Women's Health'. "Mi físico jamás se pareció al de mis amigas y pasaba incontables días mirándome en el espejo criticándome a mí misma", señala.

"Lamentablemente, he probado muchas dietas absurdas y he sido víctima de desordenes alimentarios desde que tengo memoria. Cuando peor lo pasé fue en el instituto. Secretamente empecé a seguir un régimen restrictivo con ejercicio excesivo, que me obligaba a contar constantemente calorías, esto solía ir seguido de ciclos de atracones y vómitos", explica la joven sobre lo mal que lo pasó durante su adolescencia.

Punto de inflexión

La estadounidense explica que cuando comenzó la universidad abandonó cualquier dieta y siguió la mentalidad de "a quién le importa", lo que provocó que ganase peso rápidamente. "Comencé a esconderme bajo camisetas holgadas y chaquetas de punto", comenta a la revista. Hasta que un día vio una fotografía de cómo estaba realmente: "Me sorprendió mi apariencia y supe que necesitaba hacer algo para tener una relación saludable con la comida".

A partir de 2017 comenzó a comer sano e iba a diario al gimnasio. A pesar de esto no consiguió adelgazar como ella quería: "Me frustré mucho cuando no vi ningún resultado después de semanas de trabajo duro".

La verdadera solución a sus problemas vino de la mano de una amiga: "Me enseñó un plan de alimentación bajo en carbohidratos que su médico le animó a probar. Pensé que si le funcionaba a ella, tal vez funcionaría para mí. Entonces comencé y lentamente empecé a notar cambios en mi cuerpo y sentía que tenía más energía".

La dieta que siguió se basa en la ingesta de alimentos ricos en proteínas y grasas saludables y la restricción de glúcidos y azúcares

Se trataba de la dieta keto. Has oído hablar de ella miles de veces e incluso, quizá, has decidido llevarla a cabo para perder unos cuantos kilos. De todas formas, por si andas un poco pez todavía, te refrescamos la memoria: aquel plan que se basa en la ingesta de alimentos ricos en proteínas y grasas y la restricción de glúcidos y azúcares con el objetivo de generar una situación de "cetosis" –exceso de cetonas en la sangre– similar al ayuno.

"En un principio seguí el plan tal cual, pero pasado un tiempo continué solo con un bajo contenido de carbohidratos en lugar de la keto estricta", cuenta la joven de como ha continuado perdiendo peso pero flexibilizando este método hasta llegar a perder cuatro tallas. "Esto significa que disfruto un trozo de tarta de vez en cuando", bromea.

El menú de un día

Kayla explica uno de los menús que sigue un día corriente para mostrar que, realmente, el sacrificio no es enorme:

Desayuno: Un huevo duro y café con leche.

Comida: Una ensalada con rúcula, espinacas, lechuga romana, queso de cabra, aguacate y salmón a la plancha.

Merienda: Nueces o un bocadillo de jamón y queso.

Cena: Carne de la hamburguesa (sin pan) con verduras.

Postre: El día que se lo permite toma un helado de su sabor preferido.

Entrenamiento

"Me enamoré del kickboxing", confiesa la americana, que intenta practicar esta disciplina siempre que sus horarios se lo permiten. "Durante la semana voy alternando entre pesas, ciclismo y boxeo", señala. "También estoy tratando de incluir un poco más de cardio para aumentar mi resistencia", añade.

"Trabajo en turnos de 12 horas, pero aún me esfuerzo por ir al gimnasio que hay en mi complejo de apartamentos", donde practica todas estas disciplinas a pesar de su apretada agenda.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios