DIETA Y EJERCICIO, SUS CLAVES

Adelgaza 59 kilos diciendo adiós a las hamburguesas de cadenas de comida rápida

Era una adicta a la comida basura, lo que le estaba afectando a su peso y a su salud. Decidió salir de ese pozo y ha logrado adelgazar casi 60 kilos

Foto: Detalle de una hamburguesería
Detalle de una hamburguesería
Autor
Tiempo de lectura3 min

Adelgazar no es una tarea nada fácil y no está al alcance de todo el mundo. Requiere de esfuerzo, motivación y tenacidad, por lo que historias como la que hoy te contamos sobre Kathryn Mulkern no dejan de sorprendernos.

Mulkern, de 39 años, es una mujer estadounidense que era adicta (muy adicta) a la comida rápida y que ha logrado sobreponerse a su adicción y ha logrado perder 59 kilos y seis tallas de ropa… y, lo que es más importante, mejorar su salud y su estado físico y mental.

Para que os hagáis una idea de la magnitud del vicio por las hamburgueserías de comida rápida, repasemos lo que tomaba Mulkern al día: una hamburguesa con salchichas y huevo por la mañana más patatas fritas y para la cena, 20 nuggets de pollo, una ración abundante de patatas fritas y una hamburguesa doble.

Saltarse la comida no funciona

¿Y la comida?, pensaréis. Pues la ilusa de Kathryn se la saltaba con la creencia de que engordaría menos, como si de un truco saludable se tratara. La conclusión, contrariamente, es que no paraba de engordar.

"Me da asco lo que solía comer. Lentamente me estaba matando con cada bocado"

Al mismo tiempo, tenía episodios de depresión y ansiedad por su aspecto físico y, tras una visita al médico, descubrió que tenía la presión arterial descontrolada y sus niveles de colesterol por las nubes.

¿Qué hacer? Evidentemente, Mulkern tenía que dar un cambio radical a su estilo de vida y lo primero que decidió fue apuntarse a un programa de adelgazamiento.

Cinco años después los resultados son más que excepcionales. Gracias a abandonar sus visitas continuas a locales de comida rápida y sustituirlas por dieta y ejercicio, ha adelgazado 59 kilos (de 127 a 68 kg), ha reducido seis tallas su ropa y tiene una salud mucho mejor, con presión arterial y colesterol en niveles normales.

Sana y saludable

"Me da asco lo que solía comer. Lentamente me estaba matando con cada bocado. Me siento bendecida por estar viva", sostiene esta joven oficinista de Maine (Estados Unidos) en declaraciones a News.com.

Su cena: 20 nuggets de pollo, una ración abundante de patatas fritas y una hamburguesa doble

"Ya no se trata de la talla que use, sino en cómo me siento por dentro, que es sana y saludable. Cuando empecé a bajar de peso, me sorprendió lo que el cuerpo humano era capaz de hacer y me enamoré de levantar pesas", añade.

Aparte del deporte, lo que sí ha cambiado de manera radical nuestra protagonista es la dieta. En el desayuno ha abandonado la hamburguesa con huevo y salchichas y patatas fritas (con refresco incluido) y se ha pasado al café solo, al batido de proteínas, a los gofres multigrano bajos en grasa y a los arándanos.

La ensalada de pollo a la plancha con aderezo ligero balsámico y batido de proteínas toman el lugar de una inexistente comida pre dieta y para cenar toma ensalada o pollo y verduras o arroz en vez de los 20 nuggets, la hamburguesa doble y las patatas fritas con refresco grande.

También ha sustituido los snacks con los que aderezaba su día (donuts, pasteles y helados) por variantes más saludables como pepino o hummus. Eso sí, una vez a la semana se da un capricho en forma de donut.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios