¿LA TEORÍA FINAL?

El motivo real por el que desaparecieron los mayas: un nuevo descubrimiento

El misterio que envuelve a esta civilización sigue sin resolverse, aunque de vez en cuando equipos de científicos revelan algún descubrimiento. Te contamos qué creen ahora

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La desaparición repentina de la civilización maya es uno de los enigmas arqueológicos más estudiados de la historia. Se extendía por México, Guatemala y el norte de Belice y destacaba por su capacidad para adaptar y aprovechar los recursos de su entorno.

Dominaron buena parte de Mesoamérica durante más de dieciocho siglos, pero nadie ha conseguido ofrecer una explicación plausible de por qué una cultura tan poderosa en lo económico y en lo militar colapsó de manera tan fulgurante y contundente.

Joyas arquitectónicas como la ciudad de Chichén Itzá, redescubierta a finales del siglo XIX o Palenque siguen generando gran expectación y plantean preguntas sobre esta civilización entre las que se destaca una en particular: ¿por qué desaparecieron misteriosamente? Ahora, una nueva teoría apunta a que su fin pudo deberse a su obesesión por un alimento en el que se basaba su dieta: el maíz.

¿Qué sucedió realmente?

Muchas de las explicaciones que los expertos han tratado de ofrecer sobre qué es lo que pudo llevar a que una cultura como la maya desapareciera del mapa de la noche a la mañana han tenido que ver con elementos relacionados con la naturaleza. Unos defienden que la principal responsable del colapso fue una gran sequía; otros, que fue la sobreexplotación de recursos naturales; y, los más, una concatenación de situaciones. Y, ahí, entra la teoría de los cultivos.

El equipo asegura que las prácticas agrícolas se modificaron para satisfacer las demandas de las élites de la ciudad

Científicos de la Universidad Estatal de Arizona y Pensilvania analizaron los isótopos de carbono y nitrógeno encontrados en el colágeno óseo para determinar las características de las dietas individuales y cómo cambiaron a través del tiempo. Los resultados revelaron que tanto las élites como los campesinos tenían una dieta diversa que, además del maíz, incluía plantas silvestres y animales adquiridos mediante la caza. Esta variedad les proporcionó un "amortiguador" cuando una sequía de varios siglos impactó las tierras durante el 300-100 a. C.

Sin embargo, la investigación descubrió que la civilización era poco capaz de adaptar su agricultura a los periodos de sequía. A medida que los mayas se extendían y la estratificación social se intensificaba, se desarrolló una división en los hábitos alimenticios durante un período conocido como el Clásico Terminal. "El crecimiento de las jerarquías sociales y el de la población condujo a la intensificación de la producción agrícola y al aumento de la dependencia del maíz", detalla el estudio publicado en 'Current Anthropology'.

Foto: IStock.
Foto: IStock.

Los restos de personas que vivían más lejos del centro de la ciudad tenían niveles más bajos de carbono derivado del maíz en sus huesos. Los investigadores encontraron que los que habitaban la ciudad comían más de este cereal. "Esto corresponde a una alimentación hiperespecializada basada solo en este alimento y que persistió hasta el abandono final del lugar", asegura Claire Ebert, paleontóloga y geoquímica de la universidad.

Vulnerabilidad al cambio climático

Ebert, junto con Julie Hoggarth, Jaime Awe, Brendan Culleton y Douglas Kennett, analizaron los restos de 50 integrantes de la antigua comunidad maya de Cahal Pech, en Belice, que pertenecieron a los periodos de sequía entre el Preclásico Medio (735-400 a.C.) y el Clásico Terminal (800-850 d.C.). El equipo asegura que las prácticas agrícolas se modificaron para satisfacer las demandas de las élites de la ciudad.

El crecimiento de las jerarquías sociales y de la población condujo a la intensificación de la producción agrícola y la dependencia del maíz

"Fue un factor que contribuyó al fracaso del sistema sociopolítico de Cahal Pech frente a otra sequía severa al final de la Período Clásico Terminal. El estudio habla de la importancia de la dieta en la resistencia y el declive de las sociedades antiguas y contribuye a nuestra comprensión de la vulnerabilidad al cambio climático entre las comunidades agrícolas tradicionales modernas y las naciones industrializadas", asegura Ebert.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios