ESTÁ A LA VUELTA DE LA ESQUINA

¿Cuáles son las razones por las que es más fácil perder peso en verano?

El periodo estival es perfecto para adelgazar gracias a los efectos que genera el calor en nuestro organismo y que nos lleva a comer menos y a estar más tiempo al aire libre

Foto: El verano es el mejor momento del año para adelgazar por muchas razones (Foto: iStock)
El verano es el mejor momento del año para adelgazar por muchas razones (Foto: iStock)

El verano es la época del año en la que todos queremos estar físicamente perfectos para lucir figura en la playa, moreno en la oficina y poder presumir de tipo con los amigos. Las semanas anteriores a las vacaciones son utilizadas por muchos para hacer una operación bikini en toda regla, pero ahora sabemos que adelgazar en verano es mucho más fácil.

Las razones son varias, pero todas ellas importantes. Un estudio que llevaron a cabo los científicos de la universidad norteamericana de Georgia y el Massachusetts Medical School demostró que la ingesta de calorías desciende en los meses de verano una media de 200 calorías por persona, y sólo eso ya es una buena razón para adelgazar.

Pero es que el calor del verano, además, elimina el hambre. Lo reveló un estudio que analizó las funciones corporales y encontró que nuestro organismo intenta mantener su temperatura corporal, pero el calor obliga a que los órganos trabajen más. Además, tardamos más en digerir los alimentos y eso provoca una sensación de llenado más duradera después de las comidas.

Hacemos ejercicio sin querer

Pero no es la única ayuda que recibiremos para adelgazar. Con el verano llegan las vacaciones y, con ellas, el deporte. Plantear unos días de descanso del trabajo haciendo ejercicio es un magnífico truco para adelgazar ya que no sólo estaremos activos después de muchos meses de sedentarismo en la oficina, sino que, además, conseguiremos perder peso.

Plantear unos días de descanso activo después de muchos meses de sedentarismo en la oficina es un plan perfecto para el verano

Hacer ejercicio nos ayudará a adelgazar, pero también hay una razón que nos permitirá perder peso sin el ejercicio: sudar. El calor del verano nos hace sudar más porque así el cuerpo puede mantener su temperatura; esas gotas de sudor provocan que el metabolismo se acelere y queme más calorías, lo que también nos ayuda a estar más delgados.

Todo tiene que ver con los grados que marca el termómetro y que nos permiten realizar actividades que en otras épocas del año no podemos hacer tan libremente. Un ejemplo de ello son ejercicios al aire libre como caminar o andar en bici. El tiempo es maravilloso e incita a salir a la calle… aunque no es necesario hacerlo a las 4 de la tarde con 40 grados a la sombra.

El calor del verano afecta a todo nuestra agenda (EFE/Manuel Bruque)
El calor del verano afecta a todo nuestra agenda (EFE/Manuel Bruque)

Pero, además de realizar actividades deportivas que nos gustan más o menos, con el verano realizamos algunas tareas domésticas que también nos ayudan a adelgazar. El hecho de cortar el césped, arreglar la valla, la puerta del garaje o cualquier otro lugar de la casa nos lleva a quemar calorías gracias a esa actividad física.

Comidas de temporada

Pero si el deporte es una parte muy importante del verano, la alimentación lo es aún más. Así, en verano abandonamos las recetas invernales más calóricas y nos decantamos por productos de temporada, comiendo más verduras, hortalizas y alimentos sanos de los que nos beneficiamos manteniendo la línea gracias a su fibra y sus pocas calorías.

Otra de las buenas razones para adelgazar en verano es la posibilidad de hacer barbacoas. El mundo del grill es un invento inexorablemente unido al buen tiempo y al que, con el verano, sacamos el máximo partido. Cocinar al grill es una gran opción porque nos ahorramos el aceite y porque los alimentos adquieren un sabor característico y exquisito.

Si, además, eres de los que tiene una pequeña huerta y siembras frutas y verduras, el verano es el momento ideal para recoger los frutos. Es una doble razón para adelgazar en verano: por un lado llenamos la despensa de productos saludables que aportan pocas calorías y, al mismo tiempo, estamos haciendo ejercicio mientras recogemos lo sembrado.

Cocinar al grill es una gran opción porque nos ahorramos el aceite y porque los alimentos adquieren un sabor característico y exquisito

La última razón por la que adelgazamos más en verano es porque bebemos más agua. Eso nos permite estar hidratados y, al mismo tiempo, también nos hace sentirnos más llenos, por lo que tenemos menos ganas de comer y terminamos ingiriendo menos alimentos y, por tanto menos calorías. Con todas estas razones, ¿quién no quiere adelgazar en verano?

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios