nunca lo olvidará

El hombre que durmió durante tres semanas explica qué soñó en ese tiempo

Tras someterse a una cirugía, el protagonista de esta historia pasó casi un mes en un estado de semiinconsciencia onírico en el que experimentó cosas que jamás olvidará

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Algunos desearían pincharse con una rueca para poder dormir durante un periodo largo de tiempo y descansar todo lo que necesitan. Pensarás que es un cuento, y la Bella Durmiente, al fin y al cabo, solo es una historia narrada a viva voz y algo 'gore', que fue pensada para niños y no tan niños. Aun así, existen personas que por distintas causas pasan largos momentos de su vida en estados de semiinconsciencia. ¿En qué sueñan?, ¿sueñan algo? Así lo relata el protagonista de esta historia.

Mike Fahey tuvo que ser ingresado en el hospital para una operación que le salvaría la vida. Un complicado procedimiento para reparar una disección aórtica, por el que entró en quirófano el 22 de marzo de 2018 y no volvió a recuperar la conciencia hasta casi tres semanas después. Durante ese tiempo se encontró atrapado dentro de su propia mente. "Estaba sujeto a una serie de sueños aparentemente interminables en los que era un héroe y un villano, oscuros y tristes, y en los que no siempre era yo mismo. A mi mujer le habían dicho que estaría consciente y hablando un par de horas después de la operación, pero algo no fue como debía. No estaba en coma pero tampoco consciente".

Soñé que viajaba a Japón, que luchaba con un pollo y que era una rata postapocalíptica. Era la narración que tejía mi mente

Fahey se preguntaba dónde estuvo durante ese tiempo. Su subconsciente tejió capas de narrativa ficticia para mantenerlo ocupado mientras se curaba. Lugares exóticos que jamás había conocido, criaturas extrañas, todo potenciado por el delirio y los medicamentos. "Por muy incómodos que fueran alguno de los sueños entiendo que era un escape de mi propia mente, que trataba de buscar una esperanza incluso cuando mi cuerpo me había fallado".

'El sueño de la razón produce monstruos'.
'El sueño de la razón produce monstruos'.

Explica que el sueño comenzó en un mundo rojizo, donde el aire era seco y el cielo del color del barro. Todos los detalles eran muy realistas. Despertaba de un sueño e iba a parar a otro aún más terrorífico. Mundos con agujeros en el centro de la tierra, mesetas de hierba tan altas que tocaban el sol. "Hablando como en un videojuego, esa meseta era el eje central y donde volvía cuando 'despertaba', como si mi cuerpo se reiniciase. Cuando soñaba iba a los lugares más extraños, por ejemplo, siempre he querido visitar Japón, y así lo hice durante mi estancia en el hospital. En el sueño tenía que aprender sobre mi tío, supuestamente perdido, un escultor de estatuas eróticas japonesas. Aprendí mucho sobre este hombre que en realidad solo ha existido en mi cabeza".

La experiencia de Fahey coincide con muchas otras personas que se han encontrado en su situación. Las investigaciones al respecto nos dan testimonios muy parecidos. Un usuario de Reddit contaba en una publicación que hace cinco años se sometió a una cirugía importante. Comenzó a sangrar y estuvo en un estado de muerte clínica durante varios minutos. “Me desperté en un lugar que parecía el espacio, pero no había estrellas ni luz. Ni siquiera estaba flotando, tan solo tenía conciencia de estar ahí. Tampoco sentía frío, calor, hambre o cansancio, sino algo más neutral y pacífico. Sabía que una luz cercana me atraía, pero no tenía ninguna necesidad de ir hacia ella en ese momento. Recuerdo haber pensado en mi vida, pero no como si fuese un montaje o una sucesión de fotografías, sino más como si estuviese remoloneando entre las páginas de un libro. Sea lo que fuere, sigo teniendo miedo a morir, pero no me preocupa qué pasará después”.

Los sueños eran una esperanza que creaba mi mente ante el cuerpo, que había decidido abandonarme por completo

Sin duda, la mente es poderosa. "Un tema recurrente en esos sueños", continúa Fahey, "era justamente esa lucha entre la vida y la muerte. Eran visiones extrañas. Un representante de la vida y la humanidad competía contra un pollo antropomórfico que llevaba una armadura metálica. Oía un terrible sonido de goteo que, en realidad, venía de mí mismo. Mis pulmones se habían llenado de líquido y necesitaba un respirador que me ayudase".

Todos los sueños que tuvo, aquellos que englobaban su propia muerte, la pérdida de su familia o incluso en los que era una roedor en un mundo post-apocalíptico que luchaba por sobrevivir, todos tienen para él un significado tremendo. "Cuando comencé a despertarme solo movía los ojos y los llevaba de un lado a otro de la habitación. En mayo pudieron quitarme finalmente el tubo que bajaba por mi tráquea y comencé a comer, pero durante un tiempo era difícil distinguir los sueños de la sedación de la realidad. Tengo emociones reales ligadas a esas visiones. Todavía no tengo claro que nada de eso fuera real".

Las dudas siguen ahí. ¿De dónde vienen esas visiones? ¿Fallos en la química cerebral como apuntan algunas teorías? Lo único claro es que todos aquellos sueños ayudaron a Mike a sobrevivir en un momento traumático en el que su cuerpo parecía haberle abandonado por completo. "Sigo soñando", asegura. "De hecho, hoy en día lo hago más que nunca. A veces, incluso vuelvo a visitar los paisajes oníricos que surgieron durante mi sedación. ¿La diferencia? Ahora puedo despertarme cuando quiera".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios