Salud: Lo que le sucede a tu cerebro antes de morir, por fin revelado
es sorprendente

Lo que le sucede a tu cerebro antes de morir, por fin revelado

Nadie sabe lo que ocurre realmente en el último momento. Ahora, un equipo alemán ha podido monitorizar qué pasa en nuestro órgano más vital momentos previos a la muerte

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Una de las preguntas que más se hacen los científicos, y seguramente muchas personas en general, es qué le sucede a nuestro cerebro en los momentos antes a la muerte. Un grupo de investigadores ha logrado responder a esa cuestión: una ola de actividad eléctrica llamada "depresión extendida".

Los expertos examinaron la actividad cerebral en pacientes moribundos y observaron una ráfaga de movimiento que parece preceder el cierre fatal de nuestro órgano más vital. El hallazgo sugiere que la conciencia todavía puede estar presente muchos minutos después que el resto del organismo haya dejado de mostrar signos de vida, lo que aumenta la posibilidad de, que al menos hasta cinco minutos, el proceso de apagado del cerebro pueda revertirse.

Un último suspiro

Un equipo de neurólogos de la Charité-Universitätsmedizin Berlin, uno de los hospitales más grandes de Europa, monitorizó continuamente las señales eléctricas en los cerebros de nueve personas mientras morían. Cada uno de los pacientes de la capital alemana y también de la ciudad de Cincinnati (Ohio, EEUU) habían sufrido lesiones cerebrales fatales y los médicos tenían órdenes de "no resucitarlos".

El estudio no tiene un efecto directo en los pacientes de hoy, pero puede llevar a mejores procedimientos de diagnóstico en el futuro

Los científicos esperaban que al implantar electrodos en los cerebros de sus sujetos de prueba podrían descubrir los mecanismos y el momento exacto de la muerte. Descubrieron que incluso cinco minutos después de que el corazón de una persona deja de latir, sus neuronas aún podrían funcionar.

Cerebro monitorizado. ('Annals of Neurology')
Cerebro monitorizado. ('Annals of Neurology')

Además, se descubrió cómo una ola de "depresión expansiva" marcaba el momento en que estas células cerebrales se apagaban, justo antes de un final irreversible. El autor principal del estudio, el doctor Jens Dreier, explicó que "después del paro circulatorio, la difusión de la despolarización marca la pérdida de energía electroquímica almacenada en las neuronas y la aparición de procesos tóxicos que, eventualmente, conducen a la muerte".

Propagación de la despolarización

Las células mueren cuando la sangre deja de fluir, privándolas del oxígeno que necesitan como combustible para funcionar. Cuando esto sucede, las células del cerebro recurren a las reservas de energía durante unos minutos antes de que se apaguen por completo: esto sucede cuando los mecanismos que usan las neuronas para mantener los iones separados comienzan a fallar.

Foto: 'Annals of Neurology'
Foto: 'Annals of Neurology'

La ruptura de las barreras entre estas partículas libera una cantidad masiva de energía electroquímica en el cerebro a medida que las neuronas intentan consumir frenéticamente el combustible. Este proceso, conocido como propagación de la despolarización o la propagación de la depresión, se caracteriza por la hiperactividad en las neuronas, seguida de un silencio repentino. Sin embargo, este solo marca la cuenta regresiva final hasta la muerte y puede revertirse temporalmente, según descubrieron los investigadores.

La conciencia todavía puede estar presente muchos minutos después de que el resto del organismo haya dejado de mostrar signos de vida

El tema del debate sigue siendo cuánto tiempo exactamente. Una última 'ola' de energía parece marcar el punto en el que las neuronas se disparan por última vez, aunque el equipo de investigación advirtió que todavía puede ser un marcador poco fiable para el fallecimiento.

El fin de la conciencia

"Los cambios químicos que conducen a la muerte comienzan con la despolarización", explicó a 'Newsweek' el doctor Jed Hartings de la Facultad de Medicina de la Universidad de Cincinnati y miembro del equipo de investigación: "Nunca hemos tenido un método para diagnosticar la muerte cerebral y no disponemos de una manera de estar seguros de cuándo se pierde toda la capacidad de conciencia".

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Si bien el estudio no tiene un efecto directo en los pacientes a día de hoy, puede llevar a mejores procedimientos de diagnóstico y tratamiento en el futuro. Los hallazgos pueden ser útiles para desarrollar estrategias y tratar el paro cardíaco y los accidentes cerebrovasculares. También pueden añadir datos sobre el debate de la donación de órganos después de una muerte cardíaca, declarada entre dos y diez minutos después de que el corazón deje de latir.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios