pronto y mal

Me casé con mi pareja de toda la vida. Fue un error, no lo recomiendo

¿Es buena idea casarse con la persona con la que has compartido tus años de instituto? Aunque a la norteamericana Baylea Jones le fue bien, explica por qué no debes hacerlo

Foto: Fuente: Baylea Jones.
Fuente: Baylea Jones.

Quizá es porque hemos visto demasiadas comedias románticas americanas y nos sabemos de memoria cómo terminaban los cuentos de hadas (fueron felices y comieron perdices, pero... ¿y luego?), pero a todos nos parece idílico encontrar a nuestra media naranja, esa persona con la que pasaremos el resto de nuestra existencia, y casarnos con ella. ¿No? ¿Alguien? Pues quizá no sea tan estupendo como parece...

Así lo explica la norteamericana Baylea Jones en 'Huffington Post'. Ella proviene de Vinton, un pequeño pueblo en Louisiana, donde según sus palabras "todos se casan con su novia de la secundaria". Con una población de 3.000 personas, eso es tan normal como el silbido que acompaña al tren cuando pasa cerca de la estación. Pero ¿qué sucede cuando vas contra la norma y eres completamente diferente?

Una adolescencia atípica

"Yo era lesbiana", explica Baylea. "Eso me convertía en una abominación. No era femenina, y los rumores de que era lesbiana empezaron antes de que incluso cuestionara mi sexualidad. Cuando finalmente descubrí lo que todos ya sospechaban, compartí mi revelación con un par de amigos cercanos. Se corrió la voz y fui expulsado a la tierna edad de 12 años, lo que resultó en un acoso y depresión implacables. En ese momento, pensé que la única manera de salir de esa ciudad era en un ataúd".

Sus relaciones estaban condenadas en un pequeño pueblo donde era impensable que dos personas del mismo sexo pudieran estar juntas

"Solo quería lo que querían todos los demás adolescentes. Sentir mariposas durante mi primer beso, bailar torpemente, tomarme de la mano con otra persona en los pasillos, pasar notas de amor en clase. El matrimonio entre personas del mismo sexo era ilegal en todos los estados, a excepción de Massachusetts, que se encontraba a 800 kilómetros. Aunque encontrase una novia, ¿qué clase de futuro podríamos tener juntas? Nuestra relación sería ilegal en esa ciudad, ese estado, en el 98 por ciento del país y en la mayor parte del mundo. Estaba condenada a seguir amando en la oscuridad".

Por lo tanto, su relación con Britney, su novia (que en un principio aseguraba que no era homosexual y que solo la besaba para que ella, a cambio, le hiciera los deberes), estaba condenada desde antes de empezar. Sus amigos no lo aceptaban, el director del colegio las prohibió asistir juntas al baile... y entonces hicieron lo único que podían hacer en una situación así: huir. Estaban entre la espada y la pared. Escaparon a la universidad juntas.

Sí, quiero

"Durante nuestro segundo año, participamos en un programa nacional de intercambio de estudiantes. No podíamos permitirnos estudiar en el extranjero, así que elegimos el lugar más alejado posible: Massachusetts, todavía uno de los pocos estados que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo. Pensando que esta era nuestra única oportunidad, nos casamos mientras estábamos allí. Fue una ceremonia pequeña", explica. "Después volvimos a Louisiana, donde nuestro matrimonio volvería a no estar reconocido ni ser vinculante".

"La gente nos pregunta constantemente sobre nuestra historia de amor y expresa admiración por nuestro romance de cuento de hadas. Y es verdad, hemos tenido que superar muchas cosas para conseguir llegar hasta donde estamos. No encajamos en la habitual narrativa de novia de secundaria. Somos una pareja queer de la misma pequeña ciudad y hemos estado juntas casi 12 años. Britney ha estado en todos los momentos importantes de mi vida. Nos casamos antes de la legalización y vimos a todo el país, incluido nuestro estado natal de Luisiana, aprobar la igualdad matrimonial cuatro años más tarde, algo que jamás imaginamos que pasaría, pero yo no lo recomendaría.

Aunque nuestra historia salió bien y llevamos juntas desde los 15 años considero que casarse tan pronto es un error

Pero cuando se le pregunta a Baylea sobre "el casarse pronto y mal", asegura que los diecinueve años no son edad para dar el sí quiero. "Cuando las personas de 20 años me preguntan qué hacer les recomiendo que corten con sus parejas, vivan la vida, comiencen con otras nuevas... atarte a una persona tan pronto es algo que no recomiendo".

Baylea y Britney a lo largo de 10 años.
Baylea y Britney a lo largo de 10 años.

"A pesar del hecho de que las cosas nos funcionaron, no recomiendo que te cases con tu novia de secundaria. Especialmente si vives en un lugar aislado que aún no es tan 'progre' como debería ser. O si eres raro y crees que no hay lugar para ti, que nadie podría amarte nunca. Porque te mereces el mundo y este te está esperando. A mí me fue bien, sí. Me casé con la primera chica que me hizo sentir amada. Eso es algo hermoso y devastador al mismo tiempo. Así que no, no recomiendo que te cases con tu novia del instituto, pero estoy segura de que no me arrepiento de haberme casado con la mía".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios