según una experta en relaciones

Las peleas más comunes entre las parejas (y cómo cerrarlas del todo)

Enero es el mes de las separaciones y divorcios por excelencia porque, entre otras cosas, se discute más que nunca. Si quieres ponerle remedio a la situación, sigue leyendo. Si no, feliz soltería

Foto: Tú más. (iStock)
Tú más. (iStock)

Si tienes pareja y no estáis todo lo bien que debiera, tenemos una (buena o mala) noticia (según lo que quieras): en enero se disparan las rupturas amorosas. Los divorcios y las separaciones en España, de hecho, aumentaron un 4,8% (hasta 31.694) en el primer trimestre del 2017 con respecto al mismo periodo del año anterior, según los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Los datos tampoco extrañan. Hace frío, los días acaban pronto, nuestras cuentas están vacías, estamos gordos, volvemos a la rutina, queda mucho para las póximas vacaciones (Semana Santa, ¡llega ya!)... un sinfín de desgracias que se vuelven peores aún al tener que quedarnos en casa con nuestro amorcín. Que si una película, que si cenamos en casa para ahorrar, que si hoy no cariño que estoy cansado, que si prefiero leer Twitter en vez de hablar contigo... Los nervios están a flor de piel y las discusiones son inevitables.

Los celos y las redes sociales se llevan mal. La experta recomienda que establezcáis reglas sobre el comportamiento de ambos en estas plataformas

Si quieres terminar tu relación porque llevas tiempo a medio gas y no crees que puedas ser feliz en ella, aprovecha estos meses, sobre todo enero, para dar el paso. Año nuevo, pareja nueva. Si, por el contrario, percibes que estás al borde del divorcio y quieres arreglarlo, sigue leyendo.

La experta en relaciones personales, Tracey Cox, ha detallado en 'Femail' las discusiones más comunes que tienen la mayoría de las parejas. Se trata de una lista de las cosas por las cuales la mayoría de las parejas pelea y de cómo zanjar el asunto para siempre. Adiós dramas, hola amor.

Discusiones sobre sexo

El problema es casi siempre el mismo: la diferencia entre la libido de ambos. Suele haber uno que quiere más que el otro y que, por tanto, se encuentra insatisfecho. Pero a pesar de su malestar, no se discute sobre ello. ¿Resultado? La ira se va acumulando y se salta por cualquier tontería. El enfado tiende a expresarse entonces de forma pasivo-agresiva, a través de burlas sarcásticas o de quejas por asuntos insignificantes.

Lo que recomienda Cox es claro: habla del tema. Si quieres más sexo, dilo. Si quieres más sexo oral, dilo. Etcétera. Lo suyo, según la experta, es comenzar la conversación con una pregunta como esta: "Cielo, ¿te gustaría que lo hiciéramos más a menudo? ¿Quieres probar algo nuevo? ¿Te gustaría cambiar algo de nuestros encuentros sexuales?". El otro contestará. Y es ahí cuando puedes dar tu opinión y expresar tus quejas, siempre de forma relajada.

Discusiones sobre redes sociales

Antes de que existieran las redes sociales, las personas celosas 'vigilaban' a la gente que conocían sus parejas, con quien quedaban, etc. Ahora, esta 'obsesión' se amplía al filtrado de las redes sociales del otro. Que si le ha dado 'like' a la foto de Arturo, que si por qué le contesta tan maja a Juan, que si quién es la tal Marta que le ha agregado...

Los celos y las redes se llevan mal. Nosotros te recomendamos que hagas lo que quieras en tus perfiles siempre que no hagas daño a tu pareja. Tracey Cox objeta que se deben establecer reglas básicas sobre el comportamiento de ambos en la red. "Algunos deciden tener una transparencia completa, compartiendo contraseñas y todo; otros, en cambio, no quieren saber ni ver qué está haciendo su pareja en las redes". Ya lo sabéis, ojos que no ven...

Las heridas pasadas causadas por los cuernos que te puso tu pareja a menudo se infectan aún más por otros problemas añadidos

Discusiones sobre infidelidades pasadas

Si alguno de los dos fue infiel en el pasado, seguro que seguís discutiendo hoy sobre ello, incluso aunque hayan pasado más de diez años. Es el típico problema sin cerrar que siempre sale a relucir en cualquier discusión.

Que te pongan los cuernos duele: puede que hayas perdonado, pero no has olvidado. Las heridas pasadas causadas por la infidelidad a menudo se infectan aún más por otros problemas añadidos.

Si quieres seguir con tu pareja, deja el tema ya o toma una decisión: o lo perdonas y sigues, o pones fin a la relación. No se puede vivir así. Cox recomienda hacer una última discusión sobre lo sucedido, en la que se harán las preguntas que siempre se quisieron hacer y se obtendrán respuestas honestas. Si esto lo ves inviable, consulta a un terapeuta.

Discusiones sobre las tareas del hogar

Se han logrado avances, pero las mujeres siguen haciendo la mayor parte del trabajo doméstico. "La culpa de esto no recae directamente sobre los hombres, sino en que las mujeres también hacen de madres de sus parejas (limpian lo que ellos han limpiado, les hacen la comida...)".

Cox tiene la solución: "Tener un mejor sexo". Te preguntarás que qué tiene que ver y que esta experta está mezclando churras con merinas. Pero no: "Los hombres que hacen más tareas domésticas y se involucran con los niños tienen una vida sexual mejor y relaciones más felices que aquellos que no lo hacen".

La experta recomienda elaborar una lista de tareas y ponerla en la nevera. Se deben dividir los quehaceres en función de lo que prefiera hacer uno u otro.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios