nunca es tarde para el amor

Las mejores formas de ligar después de separarte de tu pareja

Aunque ahora estés sufriendo, piensa que no es para siempre. Solo necesitas tener mucha confianza y mostrar todo lo bueno que hay en ti

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Hay una verdad universal para todas las personas que se acaban de separar: ligar después del divorcio no es fácil. Cualquiera que diga lo contrario, probablemente sea un mentiroso o un ciego. Lo más importante es no castigarse a uno mismo si sientes o percibes que ya no sabes conquistar. Recomponer tu vida sentimental después de un acuerdo de separación puede ser muy doloroso y difícil. Pero de esta, como todo en la vida, se sale.

Es importante, aunque ahora no tengas ganas de ni siquiera pensar en ello, empezar a vislumbrar una nueva oportunidad del destino en términos de amor. Puede que necesites un tiempo a solas para meditar y reflexionar sobre tu vida hasta este momento, pero no quedarte dormido ni pensar que ya no vas a encontrar a tu media naranja ni volver a descurbir el amor. Hay luz al final del túnel. Lo único que necesitas es estar dispuesto a encontrarlo. La revista 'Men's Health' ha reunido cinco consejos para ayudarte a salir de casa y tener nuevas aventuras. Será un camino difícil, pero como dice el dicho, quien no arriesga, no gana.

Apúntate a clases

De cocina, de pintura o de tiro con arco. Lo que se te ocurra. Todo vale con tal de socializar y conocer gente nueva. Busca e indaga en Internet. Seguro que aunque ahora estés deprimido y pienses que no quieres hacer nada, hay un montón de disciplinas que pueden interesarte, sobre todo de cara a las personas que vas a conocer. Es posible que tus habilidades sociales necesiten un impulso después de haber permanecido casado o casada durante tanto tiempo, por lo que es una gran oportunidad para volver al ruedo.

No toméis alcohol ni en la primera ni en la segunda cita, no sea que metáis la pata antes de tiempo

"Suelo animar a hombres divorciados a que vayan a clases y así conozcan a una nueva persona", asegura Sunny Rodgers, una psicóloga clínica de Estados Unidos. "Dado que el tema de la clase será de interés mutuo, será más fácil encontrar asuntos de los que hablar para aquellos que se sientan un poco oxidados en el contacto humano o que no hayan salido muy recientemente".

Tu primera cita

Escoger una buena película que ir a ver al cine o visitar un huerto ecológico. Lo que sea. Lo importante es poder hablar sin tapujos y en un contexto tranquilo y personal. Podéis dar un paseo de domingo por el centro de la ciudad y hablar de vuestra vida pasada. Ir a una cafetería o a una librería para conocer más de cerca sus gustos y curiosidades. También es bueno, tal y como indica Rodgers, dejar algo pendiente por hacer. Ello te dejaría la puerta abierta a una nueva cita. O como se suele decir, montar una excusa perfecta para volver a quedar. Seguramente os hayáis quedado con ganas de ver algo o visitar un sitio que permanecía cerrado el día en que quedasteis por primera vez.

Tu segunda cita

La psicóloga incide en el hecho de que la primera cita todo es adrenalina. Por ello, en la segunda ocasión necesitáis encontrar un estímulo diferente con el que llenar el tiempo. Ese estímulo os hará estar más cerca el uno del otro, y poco a poco podréis notar cómo se convierte en un vínculo que irá avanzando hacia una sensación de respeto y admiración por el otro que, ¿quién sabe?, puede que se convierta en algo más. Lo importante es plantar la semilla del romance.

Rodgers sugiere realizar una actividad al aire libre, como senderismo. O alguna actividad benéfica de voluntariado. Muchísimo mejor plan que salir a tomar cervezas o vino. En otras palabras, todavía es pronto y os estáis conociendo, mejor manteneros alejados del alcohol, no sea que metáis la pata. "La mayoría de mis sugerencias para la primera y segunda cita es no tomar alcohol", asegura.

Disfruta de la experiencia

No esperes encontrar a tu próxima esposa en la primera cita. Acepta que las personas son diferentes y no tienen por qué gustarse nada más conocerse. Sal de casa con cierta intriga y emoción. Al fin y al cabo, es una oportunidad más para abrir tu corazón y, sobre todo, divertirte con la chica o chico que vayas a conocer. "No te lo tomes demasiado en serio. Déjate llevar y disfruta", asegura Kristie Overstreet, sexóloga y psicoterapeuta.

No simules ser alguien que no eres porque no puedes mantener la fachada para siempre

Es esencial dejar toda la tensión al margen; aunque acabes de salir de un matrimonio de largo recorrido no tienes que tomarte en serio todo lo que pueda suceder en tu vida de aquí a unos años. "Ve despacio, se trata de una carrera de fondo, no de un sprint", recalca la sexóloga. "No querrás cansarte muy rápido. Disfruta del proceso".

Sé tú mismo

Deja a un lado las inseguridades que hayan podido surgir tras tu ruptura matrimonial, respira hondo y mírate al espejo: aún guardas cierto "sex appeal". Vale que ahora estás pasando un momento complicado de mucha incertidumbre, pero cuando menos te lo esperes te preguntarás si estás preparado para otra nueva relación. Recuerda: eres lo suficientemente divertido, inteligente y bondadoso como para que los demás lo aprecien.

"No simules ser alguien que no eres porque no puedes mantener la fachada para siempre", aconseja Overstreet. "Si a ella o él no le gusta porque le pareces un poco estúpido, entonces no es la persona adecuada. Lo creas o no, a mucha gente le encantan las personas así, torpes y graciosas". Recuerda que si la persona citada no encaja con tu personalidad, eso quiere decir que no es lo que estás buscando.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios