¿es una buena idea?

Dejó de desayunar durante dos semanas y aprendió cómo adelgazar

Dicen que es la comida más importante del día pero también tiene muchos detractores, un periodista ha decidido ayunar para comprobar qué hay de mito y qué hay de real

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Según el último informe demográfico de las Naciones Unidas somos unas 7550 millones de personas en el mundo. Por eso es normal que tengamos que esperar muchas colas y nos vayamos dando codazos con la gente en los pasos de cebra. De todo este número, algunos desayunan y otros no, y seguro que más de la mitad aún no sabe cuál de las dos posturas es la correcta. Hemos oído que no se puede salir de casa con el estómago vacío porque es la comida más importante del día y también que hay gente que hasta media mañana no puede tomar nada porque si lo intentara echaría hasta la primera papilla.

Va siendo hora de conocer la verdad. El periodista Clancy Morgan en 'Business Insider' ha decidido ir más allá de todo este asunto y conocer qué hay detrás de esta cuestión universal, y lo ha hecho practicando con su propio cuerpo: durante dos semanas no tomó nada hasta bien pasadas las 12, hora del almuerzo. Para él no fue sencillo en absoluto porque está acostumbrado a tomar una copiosa alimentación a primera hora de la mañana, pero quería saber si su vida iría a mejor al restringirlo.

Los primeros días

La mañana a la que denominaremos R.D (por Restricción del Desayuno), Morgan se sintió ligero como un pájaro. Tomó un café y afrontó el día con optimismo al comprobar que hasta la hora del almuerzo no tenía especial hambre. Sin embargo, con el paso del tiempo, el reto fue haciéndose más difícil y yendo cuesta arriba. Para él, despertarse a las 6:30 y no comer nada hasta las 12 era un hito, teniendo en cuenta que a partir de las 10:30 sus tripas rugían. Pensó entonces en consultar con un doctor para entender por qué necesitaba tanto el desayuno si muchas personas pueden vivir sin problemas sin él.

'Sin todo esto yo no soy persona'.
'Sin todo esto yo no soy persona'.

La doctora elegida fue Courtney Peterson, quien explicó lo siguiente: "En realidad, no hay por qué saltarse el desayuno. De hecho, por la mañana tienes un mejor control de azúcar en la sangre y digieres mejor la comida. Quemas también más calorías a primera hora, por lo que todo esto evidencia que es un buen momento para comer". Sin embargo, también se ha aprendido en la última década que los períodos prolongados de ayuno son buenos para la salud, ¿qué hacer, entonces?

"Existen las hormonas del hambre", explica Peterson. "Son las que se adaptan a tus hábitos, lo que significa que si no estás acostumbrado a saltarte el desayuno y de repente lo hace, la hormona del hambre 'se enfadará', por decirlo de alguna manera. Cada vez que tengas un patrón de alimentación regular y cambie eso, independientemente de la rutina que sea, tendrás una barrera inicial con la que luchar y después, con el paso tiempo tu cuerpo se acabará adaptando" asegura.

Al cabo de una semana y media de no desayunar, el cuerpo de Morgan pareció por fin adaptarse al nuevo cambio. ¿Valió la pena? Según él mismo comenta, "no he sentido un gran cambio en mi productividad o incluso en mis niveles de energía antes o después del almuerzo. Y mi peso se ha mantenido más o menos igual. El desayuno desde luego no es esencial, pero tampoco malo".

En lugar de saltarse el desayuno, es mejor acortar los tiempos entre comidas y hacer un ayuno intermitente a partir de las 18:00

¿Cuál es entonces la clave? sugiere la doctora Peterson al respecto: "En lugar de saltar el desayuno, es mejor acortar el tiempo de comidas todos los días, y esto se puede hacer de dos maneras que se ha visto, con el tiempo, que se consideran beneficiosas. La primera se basa en ese enfoque del ayuno intermitente diario. Por ejemplo, comer desde las 10 de la mañana hasta las 6 de la tarde y luego ayunar. Hay mucha evidencia de que incluso si no puedes cambiar el horario de comidas pero al menos preparas las más abundantes más pronto (el desayuno o almuerzo), puedes seguir obteniendo muchos beneficios".

Por tanto, si te apetece desayunar porque si no "no eres persona", estupendo. Y si no, también. No dejes que los demás te den la chapa porque te estás saltando la comida más importante del día. Realmente, a esta no la eligen los cánones, sino que la decides tú. si es el desayuno, pues perfecto.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios