mejor prevenir que curar

Seis señales que sueles ignorar de que tienes un problema de huesos

Existen muchos tipos de enfermedades que puedes sufrir sin saberlo. La más común es la osteoporosis. Pon atención a estos signos si quieres evitar problemas mayores

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los huesos nos dan soporte y nos permiten movernos. Protegen a los órganos y almacenan minerales como calcio y fósforo para mantenerse fuertes y los liberan cuando el organismo los necesita para otros usos. Tener dolores es normal, sobre todo a partir de los 65 años, pero es importante prestar atención a algunas señales que el cuerpo nos muestra para avisar de que algo no va como debería.

Existen muchos remedios para cuidarlos y mantenerlos sanos y fuertes. Una correcta alimentación, ejercicio físico adecuado y seguir unos hábitos saludables podría evitar muchos males, pero lo más importante es prevenir y estar alerta a estos signos.

Fíjate en las uñas

Esta parte del cuerpo casi siempre pasa desapercibida, pero si notas que se rompen con más frecuencia de lo normal, puede ser motivo de preocupación. Tus uñas pueden volverse quebradizas por varias razones, pero las dos más usuales son las deficiencias de colágeno y calcio.

Los dolores son comunes con la edad, pero si se repiten podría significar una pérdida ósea

El primero es una proteína que soporta tu piel, tejido conjuntivo y esqueleto. Puedes mantenerlo saludable tomando bayas, verduras de hoja verde, soja y cítricos; el segundo (calcio) es un mineral que forma parte integral de la salud ósea. Además de los productos lácteos, también puedes obtenerlo de las hojas verdes oscuras y las sardinas. Si te falta alguno de ellos es probable que no estén como deberían.

Mira tus encías

No necesariamente detectarás que retroceden porque es un proceso que ocurre durante años. Sucede cuando tu mandíbula pierde fuerza y ​​masa ósea. Tu mandíbula es el ancla de tu dentadura por lo que cuando se debilita, tus dientes pueden desprenderse de tus encías. Un signo importante al que debes poner atención si comienzas a perder alguna de las piezas dentales. A medida que envejeces, pídele a tu dentista que las revise durante las visitas de rutina. Incluso si no tienes problemas con ellas igual querrás mantenerte al día con medidas preventivas como el uso de hilo dental y el correcto cepillado. También puedes fortalecer tu mandíbula masticando chicle.

Encoges

Desafortunadamente, perder altura a medida que envejeces no es un mito. Ocurre cuando la masa ósea disminuye y el cartílago entre los huesos se desgasta con los años. No siempre significa que tus huesos estén en problemas, "pero puede indicar un debilitamiento de los músculos que rodean tu columna vertebral", asegura la doctora Susan E. Brown. "Huesos y músculos trabajan en como una unidad y, por lo general, ganan y pierden fuerza en sincronía", añadía.

Poca fuerza

Los frascos de cristal no tienen una fácil apertura, no lo vamos a negar, pero si estás notando que es peor de lo normal puede que sea hora de llamar al médico y ver si sufres pérdida ósea. En un estudio realizado en mujeres posmenopáusicas, los investigadores descubrieron que tener un buen o mal agarre era la prueba más importante para determinar la densidad en general.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Existe un vínculo entre la fuerza de agarre y la densidad ósea en tu cadera, columna vertebral y antebrazo. La debilidad en los huesos de tu mano puede indicar que también la hay en otros lugares. Una forma de protegerlos y aumentar su fuerza es con entrenamientos con pesas.

Fracturas, calambres y dolores

Que alguna vez te has fracturado un hueso es normal, pero si sientes mucha debilidad ósea y te los fracturas demasiadas veces puede ser que no estén tan sanos como te pensabas. Si con un golpe tonto o tropiezo te lo has roto, podría ser el momento de revisarlos con un especialista; esto podría ser un síntoma temprano de osteoporosis.

Revisar tus encías cuando vayas al dentista es primordial para evitar males mayores

Los dolores y las molestias vienen con el envejecimiento, eso es seguro. Pero pueden indicar algo más. Si son frecuentes son un signo de advertencia de una deficiencia de vitamina D, lo que puede conducir a la pérdida de hueso. Si también te encuentras con frecuentes calambres musculares puede ser un signo de deficiencias de otros minerales. "Son especialmente comunes en los pies y las piernas", afirma Vishnu Seecharan, podólogo en Palm Beach, Florida. "Los que aparecen en las piernas y que ocurren durante la noche a menudo son una señal de que tus niveles de calcio, magnesio y/o potasio en la sangre son demasiado bajos. Si estas deficiencias continúan durante un largo período de tiempo, hay muchas posibilidades de que haya pérdida ósea", añade.

Bajo nivel de estrógenos

Cuando esta importante hormona comienza a disminuir, con mayor frecuencia durante la menopausia, tus huesos pueden sufrir. Existe una solución, según un artículo publicado en 'Arthritis Research & Therapy', "los datos de varios estudios han demostrado que empezar una terapia preventiva después de la menopausia puede disminuir de manera efectiva los efectos". Si no estás segura de tus niveles hormonales, es mejor que acudas a un endocrinólogo u otro especialista que pueda ayudarte con tus necesidades específicas. Si son bajos, el uso de la terapia de reemplazo hormonal, hacer ejercicio frecuente de alto impacto y comer una dieta equilibrada y rica en calcio pueden disminuir la pérdida ósea.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios