Perdió quince kilos en cuatro meses y todo se lo debe a un solo plato
  1. Alma, Corazón, Vida
MUY FÁCIL

Perdió quince kilos en cuatro meses y todo se lo debe a un solo plato

Ana-Maria Klizs pasó tres embarazos y no estaba contenta con su cuerpo. Ahora, este sencillo truco le ha permitido volver a su peso ideal sin apenas esfuerzo

Foto: Perdió quince kilos en cuatro meses y todo se lo debe a un solo plato
Perdió quince kilos en cuatro meses y todo se lo debe a un solo plato

"Mi cuerpo ha pasado por cambios. He estado subiendo y bajando de peso, pero honestamente puedo decir que es la primera vez en mucho tiempo que me siento en el punto de equilibrio, la primera vez que he sido fuerte". Como Ana-Maria Klizs, hay un montón de mujeres que después de sus embarazos desean tonificar su cuerpo y perfilar su figura. Después de haber atravesado tres embarazos, ella puede asegurar sentirse finalmente bien con su físico. ¿El truco? Todo se lo debe a un solo plato: la ensalada.

"Gané más de 36 kilos después de mi tercer hijo y de repente me encontré pesando más de 90 kilos por primera vez en mi vida", asegura a la revista 'Pop Sugar'. "Después de cada uno de mis tres embarazos, nunca les llegué a perder del todo". Por ello, se lo propuso y lo hizo: perdió 15 kilos en solo cuatro meses. En su 35 cumpleaños, Ana se encontró cansada y sin aliento en su día a día de madre de tres hijos. Dormía mal, comía mal y sentía que iba lenta en todo lo que hacía.

No restringí carbohidratos, solo sustituí el pan blanco por el de cereales integrales y la mantequilla por el aceite de oliva

"Me dí cuenta de que no era feliz". Ella, como cualquier madre o padre, cuando nacieron sus retoños puso el foco de atención en ellos para que no les pasara nada y estuvieran bien. Este sentimiento positivo derivó en uno negativo: se estaba descuidando a sí misma. "Decidí que ya había tenido suficiente si quería vivir una vida larga y feliz, y si quería mostrar fortaleza a mis hijos, iba a tener que priorizarme a mí también", asumio.

Ana compartió que no quiso "seguir una dieta al uso". La razón es que todas las veces que lo había intentado en el pasado habían resultado un fracaso. Por ello, prefirió otro enfoque: decidió seguir la regla del 90/10 del entrenador de la reconocida empresa de fitness 'Beachbody', Aumun Calabrese: un 90% de comida sana y solo un 10% de "pecados culpables".

Ana, feliz junto a su hijo. (Pop Sugar)
Ana, feliz junto a su hijo. (Pop Sugar)

"No restringí carbohidratos, reemplacé el pan blanco por cereales integrales, el azúcar blanco procesado por el sirope de arce, la mantequilla por el aceite de oliva...", explica. "Me obligué a comer una ensalada gigante una vez al día". Si quedaba para salir a cenar, primero pedía una ensalada enorme con aceite de oliva y vinagre. "Al comer eso en primer lugar, descubrí que no estaba tan sedienta de hamburguesas o la carne que comería a continuación, así que atajé el hambre". Además, se aseguró de ingerir proteínas con cada comida más frutas y verduras; en todo momento escuchó su cuerpo y le dio de comer cuando tenía hambre.

A continuación, te mostramos la lista de alimentos por día que Ana comió para que si quieres o lo necesitas, repitas el método que ella siguió:

La dieta de Ana

-Desayuno: pan de centeno con un tercio de aguacate, sal, pimienta, huevo duro, cuatro rodajas de pepino, un puñado de arándanos y una taza de café con leche entera.

-Almuerzo: manzana con mantequilla de almendras y un puñado de almendras.

-Comida: ensalada grande con mucha verdura, pechuga de pollo o atún y, de postre, más fruta.

-Merienda: hummus, galletas saladas, aceitunas y más verduras.

-Cena: arroz al curry o fideos de calabaza.

-Postre: yogur griego con bayas o frutos rojos.

Los entrenamientos

"Tres días de ejercicios de resistencia a la semana de 28 minutos cada uno desde mi propia casa", asegura Ana. También salió a correr de tres a cuatro días a la semana. Desde entonces, admite disfrutar de una gran energía: "Ahora puedo cargar a mi bebé en brazos durante una hora mientras hago las tareas domésticas", asegura entusiasmada. "¡La fuerza y energía que tengo ahora son increíbles! Sobre todo a la hora de correr".

Poco a poco. (Pop Sugar)
Poco a poco. (Pop Sugar)

La motivación

"Antes, corría maratones. Siempre fui una runner nata, así que volver a ello con más fuerza y energía me ayudó a seguir adelante", admite. "Estoy haciendo lo que amo hacer, y aunque los primeros 28 días fueron duros, solo tuve que entrenar y comer mejor, ahora estoy en ese punto en el que solo ansías más verdura y ejercicio físico".

Su viaje parece haber puesto en marcha otros tantos viajes. Su hijo mayor desea acompañar a su madre en las carreras matutinas y la madre está encantada de haber inculcado a su hijo conductas tan sanas y divertidas. Del mismo modo, su segundo hijo, quien antes odiaba las verduras, ahora no para de comer. Ana se dio cuenta que no tenía otra cosa que hacer que predicar con el ejemplo para educar correctamente a sus hijos. "Es genial sentir de nuevo el orgullo de ser yo misma de nuevo. Soy más que solo una mamá, también soy yo", agrega.

Si quieres comer una hamburguesa, adelante, pero luego ingiere una ensalada para compensarlo

Si estás tratando de perder peso y no lo consigues, Ana aconseja que lo único que tienes que hacer es hacerlo por tí mismo, no por nadie más. "No lo hagas por la báscula, no lo mires siquiera como el único objetivo que tienes en la cabeza. Entiéndelo como una maratón. Sigue los pasos que necesitas dar para llegar a la línea de meta y no te preocupes por el tiempo que tardes en alcanzarla. Hallarás una nueva forma de vida, una nueva energía, te prometo que valdrá la pena", señala.

"No permitas volver atrás. Si quieres comer una hamburguesa, adelante, pero luego ingiere una gran ensalada para compensarlo. Recuerda en todo momento que te tienes que levantar y seguir adelante, y aunque lo estés haciendo por ti, nunca sabes a quién podrás inspirar en tu camino", concluye.

Trucos adelgazar Adelgazar Mujer
El redactor recomienda