batalla en el campus

La insólita guerra entre universidades que se ha resuelto en un juzgado

Un poderoso centro de estudios superiores 'online' pierde el derecho a usar el acrónimo UNIR por una demanda del centro público Universidad de La Rioja, a la que además debe indemnizar

Foto: Una batalla entre universidades. (iStock)
Una batalla entre universidades. (iStock)

La batalla no es nueva. Desde hace ya varios años los centros de enseñanza superior de La Rioja mantienen diversos litigios. A un lado del cuadrilátero, la Universidad de la Rioja, una institución convencional y pública cuyo campus está en Logroño; al otro, la Universidad Internacional de La Rioja, cuyo campus es virtual y aunque su sede está también en Logroño, sus principales oficinas remiten a una dirección en Madrid. La guerra se debe al uso del acrónimo UNIR por parte de la segunda. Una denominación que desde la pública consideran que genera confusión, especialmente con su marca UNIRIOJA. Y también pérdidas económicas cuantiosas. Además de sospechar que “se eligió de mala fe para generar confusión entre las dos instituciones”.

El pasado día 21 el Juzgado número 2 de lo Mercantil de Alicante falló a favor del centro público. Y prohibió a la empresa que sostiene la universidad 'online' usar el nombre UNIR “porque da lugar a confusión”. También la condenó a una cantidad económica aún por precisar porque debe calcularse el perjuicio causado durante estos años. El fallo es recurrible, cosa que ya han anunciado que harán desde UNIR. El centro demandado considera que el fallo no les condena salvo "parcialmente" y valoran positivamente algunos aspectos del mismo.

El juzgado califica los argumentos de la UNIR como "poco habituales", al igual que lo hace con "el conflicto entre dos universidades"

Esta plataforma 'online' lleva abierta desde 2009 y asegura contar con más de 32.000 alumnos, siendo una de las mayores en su género en España. También tiene sedes en México, Ecuador, Colombia y Perú. Muchos de los grados y másteres que ofrece son idénticos a los de la universidad pública. También es la empresa privada (Proeduca Summa S.L. y Universidad Internacional de La Rioja S.A.) radicada en esta comunidad que cuenta con más empleados. De hecho, su línea de defensa se fundamentó, sobre todo, en el hecho de que el nombre emanaba de un acto legislativo del parlamento regional. Una argumentación que desestima el juzgado y que además califica de "poco habitual", al igual que lo hace con "el conflicto entre dos universidades".

La sentencia menciona lo poco habitual del hecho de que dos universidades litiguen en un juzgado, aunque da la razón parcialmente a la Universidad de La Rioja en su demanda en que “eligieron un nombre social y acrónimo muy próximos y ofrecían las mismas titulaciones el primer año”, lo que se podía deber a querer aprovecharse de la situación consolidada y el “cierto renombre” de la universidad demandante.

Inutilizar el material

Por todo ello, obliga a la Universidad Internacional de La Rioja “a cesar de manera inmediata en el uso y utilización de las marcas impugnadas en cualquiera de sus formas y manifestaciones de uso y utilización; debiendo retirar y destruir cualquier signo distintivo o rótulo o manifestación en el que consten dichas denominaciones tanto en sus locales como en sus bienes, así como cualquier documento relativo al tráfico mercantil, absteniéndose de utilizar cualquier denominación que suponga violación y/o genere confusión con las marcas preferentes de las que es titular la actora”.

También le obliga a “inutilizar y en su caso destruir los moldes, planchas, matrices, negativos o cualquier otro material empleado en la comercialización de los servicios ilícitamente marcados que no puedan ser empleados para otra finalidad o para reproducir signos no infractores, así como los utilizados para la preparación de los documentos promocionales o publicitarios en que consten dichos signos que cumplan estas características”.

Recurso de la UNIR

No es la primera vez que la plataforma 'online' se lleva un varapalo judicial por el mismo motivo. Ya en 2016 perdieron otro litigio en los tribunales europeos. Sin embargo, a día de hoy aún permanece el acrónimo UNIR como encabezado de su página web. La Universidad Internacional de La Rioja, a través de una portavoz y de sus representantes legales, subraya que la sentencia no es firme, que no aprecia mala fe y adelantan su intención de apelarla ante la Audiencia Provincial de Alicante. También, en una nota hecha pública ayer, consideran que la sentencia les da la razón en cuanto a su derecho a usar el nombre completo Universidad Internacional de La Rioja.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios