Insomnio: Por qué siempre tienes que dormir con los pies fuera del edredón
cuestión de temperatura

Por qué siempre tienes que dormir con los pies fuera del edredón

Mantener los pies descubiertos mientras duermes podría ser la clave para una mejor noche de descanso, al menos eso es lo que aseguran nuevas investigaciones científicas

Foto:

Hay tantas formas de dormir como personas hay en el mundo. De lado, en posición fetal, desnudos, con pijama, con calcetines, arropados hasta arriba, con nórdico, con sábana, y un largo etcétera. Ninguna opción es mejor que otra, siempre y cuando no hablemos de descansar bien. Si lo que quieres es tener una noche de sueño reparador, debes estar atento a... ¡tus pies!

Cubrir o no tus extremidades inferiores, bien sea con unos calcetines o con una manta, puede condicionar que descanses del tirón toda la noche y que concilies más rápido el sueño, recoge 'MSN'. ¿Cómo? Atento.

Si tenemos las extremidades inferiores cubiertas, impediremos que el organismo descienda esos grados que necesita para un correcto descanso

Las últimas investigaciones científicas han determinado que mantener los pies libres de materiales textiles puede ser determinante a la hora de dormir bien y mejorar la salud a nivel general. Es decir, nada de calcetines y, si dormimos arropados, hemos de sacar los pies del edredón, colcha, sábana, etc. ¿Por qué? La razón de los investigadores se centra en la temperatura del cuerpo, que tiende a bajar mientras dormimos. Si tenemos las extremidades inferiores cubiertas, impediremos que el organismo descienda esos grados que necesita para un correcto descanso.

Mantas sí, pero no en los pies

Ojo, esto no quiere decir que tengas que dormir sin manta ni edredón, y menos en los meses fríos. (Sí, la calefacción central cuesta un riñón). De hecho, es justo al revés, pues dormir arropado puede ayudarte a descansar mucho mejor, según se asegura en un estudio publicado en el 'Journal of Sleep Medicine & Disorders'. Tan solo has de dejar los pies al descubierto, para facilitar que tu cuerpo alcance la temperatura idónea para el descanso.

Y si se te queda los pies fríos, mejor que mejor. De acuerdo a una investigación publicada en 'Aviation, Space and Environmental Medicine', enfriar estas extremidades es una forma particularmente efectiva de reducir la temperatura corporal total, lo que facilita el confort y el descanso.

Dormir arropado puede ayudarte a descansar mucho mejor. Tan solo has de dejar los pies al descubierto para que se queden fríos

De hecho, si los tienes más helados que de costumbre, genial. Mantener un poco más frío de lo que estás acostumbrado puede mejorar tu salud a largo plazo. La investigación publicada en el Journal of Clinical Investigation sugiere que la aclimatación a temperaturas frías puede aumentar la termogénesis, lo que puede ayudarte a perder esos kilos de más y aumenta la producción de grasa marrón o parda, aquella que protege al cuerpo contra el aumento de peso. Según los expertos, este tipo de grasa –al contrario de la que acumulamos a lo largo del día– ayuda a quemar el exceso de calorías al generar calor.

Así que, ya sabes: guarda los calcetines para cuando salgas a la calle y déjalos desnudos siempre que puedas, sobre todo a la hora de dormir. ¿Lo vas a probar?

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios