Salud: El linfedema, la secuela del cáncer de la que te deberías preocupar
es más común de lo que piensas

El linfedema, la secuela del cáncer de la que te deberías preocupar

Cuando se supera esta enfermedad, la mayoría de las veces se piensa en las consecuencias estéticas y funcionales. Descubrimos esta consecuencia tan desconocida

Foto: Linfedema. (iStock)
Linfedema. (iStock)

El cáncer sigue siendo una de las principales causas de mortalidad del mundo, con aproximadamente 14 millones de casos nuevos en el año 2012 (últimos datos disponibles a nivel mundial estimados por los proyectos EUCAN y GLOBOCAN, de la OMS). Las estimaciones poblacionales indican que estas cifras probablemente aumenten en un 70 % en las próximas décadas, alcanzando los 24 millones aproximadamente en el año 2035.

Si fragmentamos la incidencia de los distintos tumores por sexo, se estima que los más frecuentemente diagnosticados en varones en España en 2017 fueron los de próstata, pulmón, colorrectal, vejiga, estómago, riñón, hígado, páncreas, linfoma no Hodgkin y leucemias. En mujeres fueron los de mama, colon, útero, pulmón, ovario, páncreas, estómago, LNH, melanoma cutáneo y cérvix, según el informe de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

Secuelas

Cuando se sufre algún tipo de cáncer, una vez curado, se piensa en las secuelas estéticas y funcionales que ha dejado. Se conoce el significado de la pérdida o deformidad del pecho, los efectos que la radioterapia causa en la piel, las molestias sensitivas de la quimioterapia, pero el significado del linfedema, un aumento del volumen de las extremidades, causado por la acumulación anormal del líquido en el tejido blando debido a una obstrucción en el sistema linfático, es más desconocido.

El próximo 6 de marzo será el Día Internacional de esta enfermedad, una secuela del cáncer que puede ser incapacitante si no se trata. Suele producirse en el 20% de los cánceres de mama y en el 30-40% de los génito-urinarios y es progresivamente invalidante, pero puede ser tratado.

Se desconocen los porqués con las mismas intervenciones unos pacientes padecen esta afección y otros no

La doctora Carmen Iglesias, responsable de la Unidad de Microcirugía Reparadora del Servicio de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora del Hospital Nuestra Señora del Rosario, explica que “la causa de esta patología es una atrofia u obstrucción en el sistema linfático, un sistema de vasos que conduce la linfa hacia el corazón. Cuando este líquido sale al exterior se produce el edema y, si este se perpetúa en el tiempo, ocasiona fibrosis y depósitos de grasa”.

Por qué ocurre

En los últimos 20 años, el número de tumores ha experimentado un crecimiento constante en nuestro país debido no solo al crecimiento poblacional, sino también a las técnicas de detección precoz y al aumento de la esperanza de vida. Debido a su alta prevalencia, y de acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), los tumores constituyen una de las principales causas de ingreso. En 2015 provocaron la tercera causa de estancia hospitalaria (3.599.306 estancias), por detrás de las enfermedades del aparato circulatorio y respiratorio.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Las manifestaciones clínicas del linfedema pueden ocurrir precoz o tardíamente, ser de aparición brusca o lenta o comenzar en la raíz de los miembros o en las manos y pies. Por eso es importante estar alerta a los menores síntomas de alarma. "Solamente en un 20% de los casos es de origen primario, ya que la mayoría son consecuencia de la cirugía oncológica en la que se extirpan los ganglios linfáticos, la obstrucción de los ganglios y/o vasos linfáticos por la enfermedad o el tejido cicatricial producido por la radioterapia", explica Iglesias.

Suele producirse en el 20% de los cánceres de mama y en el 30-40% de los génito-urinarios, pero puede ser tratado

El edema, además de en las extremidades, puede ocurrir en la pelvis o en los genitales, dependiendo de los ganglios que se hayan tenido que extirpar. Esta enfermedad conduce a una deformidad que, además de antiestética por el volumen que puede adquirir la extremidad, es progresivamente invalidante. Es a veces dolorosa y, en ocasiones, puede originar complicaciones graves como infecciones que además empeoran su situación.

Tratamiento

"El estudio de las alteraciones que se producen en el sistema linfático nos permite adecuar las mejores opciones de tratamiento quirúrgico al contexto específico de cada paciente, según las características de su afección. Se desconocen los porqués con las mismas intervenciones unos pacientes padecen de linfedema y otros no, pero conocemos que aquellos que poseen un patrón más disminuido tienen mayor probabilidad de desarrollarlo, y este lo tiene el 20% de la población según los últimos estudios”, afirma Iglesias.

El linfedema es un aumento del volumen de las extremidades, causado por la acumulación anormal del líquido en el tejido blando

Una de las técnicas más avanzadas para tratarlo es la supramicrocirugía. También lo es el trasplante de ganglios linfáticos: esta cirugía consiste en coger ganglios de una zona en la que “sobren” y transportarlos a la zona donde se han extirpado.“Se trata también de una técnica altamente especializada que debe ser realizada por profesionales con experiencia para que no aparezcan secuelas en la zona de donde se obtuvieron", aseguran.​

Célula cancerígena. (iStock)
Célula cancerígena. (iStock)

Además, se puede realizar una técnica específica de lipoaspiración linfática selectiva para retirar la fibrosis y la grasa que se han depositado cuando la linfa ha estado extravasada mucho tiempo. "En manos expertas es segura y no precisa de repeticiones si el postoperatorio es el adecuado”, señala la experta.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios