es bueno conocerlos

Los síntomas que indican que podrías padecer cáncer de pulmón sin saberlo

En fases precoces, esta enfermedad produce síntomas muy inespecíficos. No obstante, reunimos los trece más comunes. Hombre precavido vale por dos

Foto: El dolor en el pecho o el cansancio extremo son habituales. (iStock)
El dolor en el pecho o el cansancio extremo son habituales. (iStock)

El cáncer de pulmón es el más frecuente del mundo, con aproximadamente 1.400.000 nuevos casos al año. Para determinar si uno lo sufre, son necesarias pruebas médicas que proporcionen un diagnóstico certero. No obstante, hay ciertos signos que podrían alertar de la presencia de este tumor en el organismo. El dolor torácico es quizá el signo más obvio, pero hay muchas otras señales que sirven de aviso.

La AECC advierte de que ante la aparición de cualquier signo es fundamental que se acuda al médico para que este realice el diagnóstico y tratamiento oportuno

Sin embargo, y de acuerdo a la American Cancer Society, la mayoría de los cánceres de pulmón no causa ningún síntoma hasta que se han propagado demasiado, pero algunas personas enfermas en etapas tempranas presentan ciertos síntomas. Lo más probable, aseguran, es que los signos descritos a continuación existan por una causa distinta al cáncer de pulmón. No obstante, si alguno le resulta familiar "es importante que consulte con su médico de inmediato para que se pueda determinar la causa y recibir tratamiento de ser necesario". Así pues, estos son los 13 signos más comunes que sufren las personas enfermas de cáncer de pulmón:

1) Una tos persistente

Este es quizá uno de los síntomas más fáciles de identificar, sobre todo si la tos tiene sangre. Así lo determina el cirujano torácico Robert McKenna a 'Prevention': "La mayoría de las personas con cáncer de pulmón tienen tos, ocasionalmente con sangre". La acumulación de moco espeso, de color óxido, también puede ser una señal temprana. El médico advierte asimismo de que se debe acudir al médico si la tos es seca pero persistente.

2) Infecciones crónicas

Uno de los signos de los que alerta la Sociedad Americana de Cáncer es el de desarrollar infecciones como bronquitis y neumonía, que no llegan a desaparecer o que, incluso, se convierten en crónicas. Si uno enferma rápidamente y la enfermedad parece ir directamente al pecho, es recomendable que acuda al médico para descartar un posible cáncer.

3) Pérdida de peso

La mayoría de las personas con cáncer experimentará una inexplicable y notable pérdida de peso en algún momento. Una pérdida de peso repentina y sin razón aparente de 4 kilos o más puede ser un claro signo de cáncer de pulmón, páncreas, estómago o esófago. "Si el tumor se encuentra en un estado más avanzado puede crear proteínas que hagan que tu cuerpo adelgace", señala McKenna, que advierte de la disminución del apetito.

El cáncer de pulmón es el más frecuente del mundo, y la tendencia no es favorable. Según la OMS en 2020 se diagnosticarán 246.713 casos nuevos en España

4) Dolor de huesos

Si el cáncer de pulmón se ha extendido a otros órganos del cuerpo, es posible que aparezca un dolor profundo en los huesos o articulaciones. La espalda y las caderas son las zonas donde los enfermos notan más molestias. No obstante, advierten los expertos, también puede significar un simple déficit de vitamina D.

5) Dolor en el pecho

A los dolores en los huesos se suma la aparición de una notable molestia en el pecho, especialmente incómoda cuando el enfermo respira profundamente, tose o ríe. También puede aparecer, asimismo, un silbido. La molestia en el pecho se produce cuando el tumor afecta a la pared torácica o la pleura. Suele ser característico de los tumores situados en la zona mas periférica de los pulmones.

6) Hinchazón en el cuello y la cara

Si el tumor de pulmón comienza a presionar contra la vena cava superior (la vena grande que lleva la sangre de la cabeza y los brazos al corazón), es posible notar una notable hinchazón en el cuello y la cara. Los brazos y la parte superior del pecho también pueden verse afectados.

7) Sensación de falta de aire

La Asociación Española contra el Cáncer (AECC) advierte de otro de los síntomas: la disnea o la sensación de falta de aire, que impide cada vez más realizar cualquier esfuerzo como subir escaleras. Este signo, aseguran, es más frecuente en los tumores localizados en la zona central de los pulmones.

8) Ronquera o cambios en la voz

En ocasiones, el enfermo nota cambios en la voz, lo que es conocido como disfonía. Este síntoma se produce cuando el tumor se extiende al mediastino, y afecta al nervio recurrente que es el que mueve las cuerdas vocales. El paciente también puede experimentar cierta ronquera que le impide hablar con normalidad.

Si el tumor de pulmón comienza a presionar contra la vena cava superior, es posible notar una notable hinchazón en el cuello y la cara

9) Fatiga abrumadora

"Es un signo diferente a sentirse cansado. Uno se siente tan devastado que es incapaz hasta de subir a la cama", señala Jack Jacoub, director del departamento de oncología del MemorialCare Cancer Institute. Por más que uno duerma o descanse, no se recupera. De hecho, hasta el 80% de los enfermos de cáncer de pulmón reportan un "cansancio excesivo".

10) Debilidad muscular

A la fatiga se suma una debilidad muscular inusitada. Este tipo de cáncer afecta tanto a los órganos como a los músculos. Puede ser, incluso, que al enfermo le resulte difícil poder levantarse de una silla. La debilidad típica se experimenta sobre todo en hombros, brazos y piernas.

11) Dificultad para tragar

Otro de los síntomas más comunes es la disfagia o dificultar para tragar. El enfermo tiene la sensación de que la comida se le queda retenida en la mitad del tórax, consecuencia de la opresión que ejerce el tumor o los ganglios afectados sobre el esófago.

12) Niveles altos de calcio

Ciertos cánceres de pulmón hacen que sustancias similares a las hormonas alteren el equilibrio de los minerales en su cuerpo. En algunos casos, dice McKenna, el exceso de calcio se libera en el torrente sanguíneo. Uno puede darse cuenta de que tiene exceso de calcio si va mucho al baño, tiene sed excesiva, estreñimiento, náuseas, dolor de vientre o mareos.

13) Piel amarillenta

El color de la piel también nos puede dar una pista. Si se percibe una coloración amarillenta de la dermis y los ojos (ictericia), podría ser causa de la propagación del cáncer de pulmon al hígado.

La AECC advierte de que la presencia de cualquier otro síntoma puede ser consecuencia de la existencia de metástasis en otros órganos. "Por ejemplo: dolor de cabeza si existen metástasis cerebrales o dolor lumbar por afectación de la columna vertebral". Asimismo, la asociación asegura que debemos saber que los síntomas anteriormente descritos también pueden aparecer asociados a otras enfermedades distintas al cáncer.

Además, son claros en este punto: ante la aparición de cualquier signo, es "fundamental" que se acuda al médico para que este realice el diagnóstico y tratamiento oportuno. Así pues, no hay que alarmarse. Antes de asumir que uno podría tener una enfermedad grave, "se debe esperar a conocer el resultado de las pruebas".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios