Salud: Los síntomas del cáncer de próstata que pueden pasarte desapercibidos
ASÍ SE DIAGNOSTICA

Los síntomas del cáncer de próstata que pueden pasarte desapercibidos

El año pasado se diagnosticaron 30.000 nuevos casos de esta enfermedad en España, aunque su baja tasa de mortalidad alcanza el 20%

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El cáncer de próstata es el primer tumor diagnosticado más frecuente entre los españoles con cerca de 30.000 casos el año pasado, según el informe 'Las Cifras del Cáncer en España 2018', elaborado por la Sociedad Española de Oncología Médica. Otra estadística refleja que uno de cada seis lo sufrirán en algún momento de su vida. Aunque sus tasas de curación son elevadas si se detecta a tiempo, tiene una tasa de mortalidad de alrededor de un 20%.

Si te despiertas en mitad del sueño con unas ganas imperiosas de ir al lavabo, tienes dificultad para orinar y te cuesta llegar a tiempo, sientes que tu vejiga no se ha vaciado del todo o sufres algún tipo de dolor, sumado a que tienes más de 50 años o en tu familia hay alguien que lo ha sufrido, es conveniente que acudas al médico especialista para salir de dudas y saber si padeces cáncer de próstata.

En general, los síntomas se pueden resumir en obstrucción urinaria o las mencionadas dificultades para ir al baño. En todo caso, se presentan una vez hay metástasis, en cuyo caso aparecerá en el paciente un agudo dolor en la zona baja de la columna.

La próstata suscita un interés especial, ya que se asocia con la fertilidad, el placer o la fortaleza sexual

Aunque las cifras de mortalidad son alarmantemente altas entre los hombres, la mayoría no se muere a causa del cáncer de próstata, sino con él. “Muchos de los cánceres de próstata permanecen adormecidos y no son dañinos”, asegura el doctor Tony Copperfield, en un reportaje en 'The Guardian'. “Son algo con lo que mueren los hombres, no de lo que mueren.”

¿Crees que lo sabes todo sobre la próstata? Preocupa a los hombres y suele ser un absoluto misterio para muchas mujeres. Es un órgano glandular con el tamaño de una nuez encargado de ayudar en la producción de semen cuya función suscita un interés especial, ya que se trata de un tema tan delicado como la fertilidad. Proteger y cuidar la próstata parece aún más importante que otras cuestiones de salud, ya que se asocia con el placer y la fortaleza sexual.

Un médico muestra a su paciente dónde está localizada la próstata. (iStock)
Un médico muestra a su paciente dónde está localizada la próstata. (iStock)

La etnicidad y los antecedentes familiares son otros de los factores de riesgo. Uno de cada cuatro hombres afroamericanos tendrá cáncer de próstata en algún momento de su vida, según informa el 'Daily Mirror', mientras que aquellos con un hermano o padre con la enfermedad tienen el doble de posibilidades de contraerla que aquellos que no tienen parientes con este tipo de cáncer.

La prueba del PSA y enfermedades asociadas

Las enfermedades asociadas con este órgano son tres, según dónde estén localizadas: la prostatitis, en la parte central; el cáncer, en la periférica; y la hiperplasia benigna, situada en la transición con la uretra. A pesar de que el cáncer es una enfermedad poco sintomática con un desarrollo muy lento -de hasta 10 años-, sus síntomas suelen estar más relacionados con la hiperplasia benigna que directamente con el cáncer. Dicha enfermedad es casi inevitable y tiene que ver con el aumento relativo de los estrógenos respecto de la testosterona. A partir de los 60, más de la mitad de los hombres la sufren. Suele implicar una mayor frecuencia de ir al baño (sobre todo por la noche), irritación o complicaciones para comenzar a orinar.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Como su desarrollo es tan silencioso, lo más recomendable es que si estás en uno de estos factores de riesgo, lleves a cabo las medidas adecuadas de prevención. La prueba del antígeno prostático específico, conocida como PSA, es el indicador más común para diagnosticar la enfermedad, la cual consiste en un simple análisis de sangre que detecta los niveles de una sustancia que forman las células protásticas. Un valor alto implica la existencia de anomalías en el órgano, aunque no necesariamente de cáncer.

“Someterse a una prueba de PSA puede acabar dándote una información que sería mejor que no conocieras. En teoría, la prueba puede salvar tu vida, pero en la práctica puede conllevar preocupaciones innecesarias, incómodas biopsias y cirugías traumáticas”, afirma el doctor Copperfield.

La extracción quirúrgica es el tratamiento más común en España, seguido de la radioterapia y la hormonoterapia

Afortunadamente, al tratarse de uno de esos cánceres con el que se puede vivir y llevar una vida normal, uno de los tratamientos más comunes es el conocido como 'vigilancia activa'. Se lleva a cabo cuando el tumor es pequeño y el paciente no demasiado joven. Se le da la opción de evitar un tratamiento y simplemente se le somete a pruebas regulares que den fe de que el cáncer no se está extendiendo a otras partes u órganos del cuerpo.

Esta práctica es mucho más común en otros países, como Estados Unidos. En España, la prostatectomía -extracción quirúrgica de la próstata- es el tratamiento más usado con un 35,3%, seguido de la radioterapia, con un 29%, y la hormonoterapia, con un 19,4%, según un estudio de la Asociación Española de Urología.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios