¿Qué es lo que tengo?

Problemas comunes del estómago que pueden derivar en algo peor

Son muchas las personas que viven pendientes de dolores, reflujos y otros síntomas del aparato digestivo. He aquí varias condiciones que conviene conocer

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Seguro que en los últimos 15 días te has sentido mal de la tripa. El ritmo de vida actual hace que sea más que tener estreñimiento de vez en cuando, sufrir gases, dolor de estómago o que nos repita algo de vez en cuando sea "normal", pero hay un punto en el que estos síntomas dejan de ser normales y que pueden significar algo más grave.

Si tienes alguna de estas afecciones, puede que aún no hayas sido diagnosticado y te estés acostumbrando a estar siempre incómodo y a medio gas. Presta atención y quizá reconozcas síntomas que si se prolongan en el tiempo convenga consultar con el médico.

"Un día aquí o allí, especialmente si tu horario, dieta o estilo de vida se ha transformado, es normal. Pero si hay un cambio repentino o persiste sin ninguna explicación clara, sería bueno acudir a un especialista", comenta en 'Men's Health' James F. Marion, profesor de medicina y gastroenterología de la Escuela Icahn de Medicina de Mount Sinaí (Nueva York).

Ardor de estómago

Si nunca lo has tenido antes (excepto después de comer algo superpicante o haberte empachado) y de repente lo experimentas con regularidad sin ningún motivo, es hora de acudir a tu medico. Especialmente si tienes otros síntomas como la pérdida de peso, la sensación de que se te atraganta la comida o tienes sangre en las heces. Según el Instituto Nacional de Salud, podrías ser uno de los que forman el 20% de personas con enfermedad por reflujo gastroesofágico, una afección en la cual los contenidos estomacales vuelven hacia atrás hacia el esófago, irritándolo y causando acidez gástrica, asma o úlceras.

El motivo no es la gastritis, como se suele creer, sino el mal funcionamiento del esfínter esofágico interior, una válvula situada entre estómago y el esófago. Lo que experimenta el paciente es una sensación de calor desagradable detrás del esternón o en el abdomen superior y en ocasiones regurgitaciones ácidas, jadeos, toses o dolores de garganta. "Una vez que la gente llega a los cuarenta, se lo toman más en serio. La acidez severa puede sentirse como una angina y ser difícil distinguir", explica Marion.

El estreñimiento muy severo no solo es muy incómodo, sino que también puede conducir al bloqueo del colon

Si notas estos síntomas, trátalos en el médico, que valorará la necesidad de hacerte una endoscopia superior (un examen del estómago, el esófago y el duodeno) o un control de pH, para medir el grado de acidez en el esófago. Las molestias suelen reducirse eliminando el café, las bebidas ácidas y gaseosas, el tomate y productos derivados, las comidas grasas o saladas, el picante, fumar o beber demasiado.

Si tienes ardores a menudo, otra cosa más sencilla que puedes evitar es comer antes de acostarte (dos-tres horas), sobre todo esos alimentos problemáticos.

El reflujo puede darse más arriba. (iStock)
El reflujo puede darse más arriba. (iStock)

Dolor abdominal

Es un dolor localizado en un punto concreto del abdomen y que se da más en mujeres. El motivo suele ser la compresión de los nervios en la zona y preocupar más de lo necesario, porque no es peligroso pero puede llegar a ser muy agudo. Es posible que sea difícil de identificar. "A pesar de que su apéndice está en la parte inferior derecha del abdomen, mucha gente tiene dolor en el ombligo cuando sufre apendicitis", comenta el doctor. Si esta afección es recurrente, podría ser un signo del síndrome del colon irritable, una enfermedad que sufren más de un millón de españoles, según el doctor Fermín Mearín, especialista de la clínica Teknon.

Los síntomas son dolores y distensión abdominal, cólicos, flatulencia, alteración del ritmo intestinal, fatiga, digestiones pesadas. La mayoría de las personas que lo sufren presentan estreñimiento, diarrea o alternancia de ambos. Es crónica y, aunque no mata, puede llegar a afectar de manera muy grave la calidad de vida.

Puedes tratarlo con antiinflamatorios (sobre todo inyectados directamente sobre la zona), aplicando calor y frío local o evitando contraer el abdomen de forma sostenida. Si es fuerte o si notas que determinadas posturas o movimientos agudizan el dolor, conviene que te vea un médico.

Estreñimiento

Es uno de los motivos más habituales de consulta en atención primaria y, aunque parece menos grave que los otros problemas, está muy relacionado con el malestar psicológico, más aún cuando hay episodios combinados con días de normalidad. Cuando no se puede atribuir a una patología orgánica reconocible o al efecto de alguna sustancia lo llamamos funcional o primario, considerando que se trata de un problema de la función defecatoria en sí.

Según la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) afecta a entre un 12 y un 20% de los adultos de España (más mujeres que hombres). Pero, pese a esto, la mayoría cree poder solucionarlo sin acudir al médico y llevan a cabo prácticas que, lejos de ayudar, empeoran el problema. El diagnóstico se hace cuando el paciente experimenta dos o más de estos síntomas durante varios meses:

  • Esfuerzo excesivo para expulsar las heces.
  • Menor volumen de estas y mayor dureza.
  • Disminución de la frecuencia de las deposiciones.
  • Sensación de evacuación incompleta.
  • Ausencia del deseo de defecar.

Además, hay que descartar que no es colon irritable, que suele provocar también dolor abdominal.

Una vez que la gente llega a los cuarenta, se lo toman más en serio

Una revisión de estudios sobre esta dolencia, publicada en 'The Journal of the American Medical Association', detalla que solo una minoría de las personas con este problema buscan ayuda médica, lo que provoca que exista un gran desconocimiento sobre el asunto. "El estreñimiento muy severo no solo es muy incómodo, sino que también puede conducir al bloqueo del colon, lo que r un tratamiento más invasivo que los laxantes", asegura el gastroenteróloga Lee Ann Chen a 'Prevention'. Debido a tu desconocimiento, y el de la mayoría de la población, haces cosas que empeoran su estreñimiento, y no lo saben.

Diarrea

Está en la lista de las diez causas principales de muerte en el mundo. En España son más de 400 personas las que fallecen al año por esta patología, que afecta a un 14% de los niños menores de 5 años. Muchos de los pacientes mueren por deshidratación como ocurre por ejemplo en el cólera.

Es una enfermedad generalmente leve en países desarrollados que la mayoría de las veces se cura sin precisar tratamiento médico. Pero las diarreas crónicas y agudas, que pueden estar provocadas por bacterias, virus, parásitos o toxinas, representan un importante problema de salud pública global, especialmente en países en vías de desarrollo.

Dado que esta dolencia puede conducir a la deshidratación severa rápidamente, es importante ver a tu médico si padeces más de dos días los siguientes síntomas: heces blandas, vómitos frecuentes, más de 38º de fiebre, más de seis deposiciones, dolor severo de abdomen o recto, heces negras, sangrientas o con pus.

La crónica es menos común. Puede ser causada por una lesión de colon, efectos secundarios a una medicación, una infección, la enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, la enfermedad celíaca o cáncer. También podría ser una alergia alimentaria o intolerancia a la lactosa, soja, cereales, huevos o mariscos. La única manera de saberlo es acudiendo al médico.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios