"Comí aguacate durante una semana y esto es lo que pasó"
  1. Alma, Corazón, Vida
es más difícil de lo que parece

"Comí aguacate durante una semana y esto es lo que pasó"

Desde la reducción del colesterol a la pérdida de peso, sus beneficios están documentados. Colleen De Bellefonds los consumió durante una semana y ahora cuenta su experiencia

placeholder Foto: ¡Cuidado al cortarlo! (iStock)
¡Cuidado al cortarlo! (iStock)

Si existiera algo que representase los cambios en la dieta del ser humano durante este siglo XXI, ese algo sería sin duda el aguacate. Nos entusiasma, y podría decirse que nos acabamos de dar cuenta de ello.

Su consumo en Europa continúa en auge a un ritmo anual de en torno al 15%, debido en parte a su buen sabor, la cantidad de estudios que alaban sus beneficios y la moda de añadirlo a casi cualquier receta.

Foto: Tras partirlo por la mitad, llega el momento más arriesgado. (iStock)

La periodista Colleen de Bellefonds ha querido experimentar en sus propias carnes todos los supuestos beneficios de este fruto, así que ni corta ni perezosa ha decidido pasar siete días comiéndolo y ver qué le sucedía a su cuerpo y contándolo en 'Women's Health'.

"Cuando se trata de comida, soy muy estricta con mis hábitos alimenticios. Cada mañana tomo un tazón de leche con harina de avena, por las tardes nueces y una manzana, y cada noche tras cenar, un yogur y fruta de postre. Aunque no creo que ningún nutricionista me dijera que lo que hago es un problema, a veces me aburro de siempre lo mismo, pero es muy difícil encontrar alimentos que puedas comer en grandes cantidades y sigan siendo saludables", comenta Colleen.

Todo eso cambió cuando en un mercado cercano a su granja, vio un montón de aguacates de temporada y se le ocurrió una brillante idea: cambiar algunos de sus alimentos habituales por este fruto bajo en carbohidratos, sin azúcares, ricos en nutrientes y que añaden cremosidad a cualquier plato. "Son superalimentos cotidianos con una rica variedad de vitaminas (K,C y B5), minerales, proteínas y antioxidantes. Además contienen sustancias naturales conocidas como esteroles vegetales que ayudan a reducir el colesterol", comenta Lindsey Pine, nutricionista.

Guacamole

Un par de aguacates, cebolla, tomate, 1 chile serrano, ½ limón o lima, cilantro y sal. Bastan tales ingredientes para tener un guacamole fresco hecho en casa, sin conservantes ni aditivos y mucho más saludable que el industrial.

"El primer día tuvimos a invitados en casa, así que mi marido y yo lo preparamos. Todos se llenaron rápidamente antes de que sirviera el resto de platos, algo que no suele suceder. Había preparado minihamburguesas y perritos calientes...pero mi guacamole era mucho más sano que todo eso", explica.

El consumo de aguacate en Europa continúa en auge a un ritmo anual de en torno al 15%, debido a la cantidad de estudios que alaban sus beneficios

Lo más difícil es integrar el aguacate completo todos los días. Se considera que una sola porción equivale a un tercio de la fruta (que tiene 240 calorías y 24 gramos de grasa, aunque 15 de ellos son monoinsaturados, el tipo más saludable para el corazón), lo que significa que puedes hacer cosas creativas para cumplir la cuota diaria. Aparte de la tosta típica puedes hacerlos rellenos de atún o huevo, patatas fritas de aguacate al horno, crema o rellenos de quinoa.

Este producto vale para todo. "El día después de nuestra fiesta, aunque había apartado un poco de guacamole, hice hamburguesas caseras a las que les rocié unas cucharadas. Estaban tan buenas y eran tan grandes que además eran perfectas para acabar con la resaca", comenta.

placeholder Tostas con huevo pochado. (iStock)
Tostas con huevo pochado. (iStock)

Almacenaje

Su principal desventaja tiene que ver con su conservación. Pero para empezar, has de saber qué aguacate comprar. Está listo para consumir cuando está un poco blando, pero no debe tener manchas oscuras ni grietas en su rugosa piel. Así que casi es mejor que lo compres un poco verde y lo dejes madurar en el interior de una bolsa, fuera de la nevera. Una vez que esté maduro sí debes meterlo en el frigorífico. En ese caso has de envolverlo con film transparente o colocarlo en un plato y cubrirlo con plástico. Además, es recomendable rociar la superficie expuesta con zumo de limón: ayudará a prevenir el oscurecimiento que se produce cuando entra en contacto con el oxígeno.

"No se almacenan bien. Apenas dos días después de empezar este desafío, corté la fruta que había comprado y descubrí que, aunque no estaba excesivamente madura, ya estaba medio dorada. Y lo confieso: esta no fue la última vez que tuve que tirar aguacates en esta semana", comenta Colleen.

Desayuno

"Al tercer día decidí cambiar el método. Cambié mi tazón de avena y decidí probar con batidos. Además le puse espinacas, leche, yogur y miel. Como no estaba muy 'bueno' añadí un poquito de mantequilla de almendras y probé de nuevo. Todavía estaba amargo y no tan bueno como mi puré de cada día, pero sabía que era muy sano y no estaba malo del todo. Esta comida me dejó llena y ligera a la vez. Los 'smoothies' no son para mí, pero tengo que decir que el aguacate lo hizo más solido y abundante", asegura.

Si lo guardas en la nevera cortado es recomendable rociar la superficie expuesta con zumo de limón: ayudará a prevenir la oxidación

Mousse de cacao y aguacate

"También cambié la nueces y el yogur por una rodaja de sandía y medio aguacate al que puse una pizca de tajín que mis amigos me trajeron de Tucson (Arizona). Mi creación estaba muy buena. Aunque otros días también hice hummus: garbanzos, aguacate y curry en polvo".

Esta periodista confiesa que odia los postres saludables. Así que el cuarto día tuvo que autoconvencerse para preparar algo con este fruto. Encontró una receta de chocolate con aguacate: cacao en polvo sin azúcar, miel y leche de coco. Muy saludable. La preparación fue para dos porciones, a 239 calorías y 12 gramos de azúcar cada una, aunque por supuesto también tenía 8 gramos de fibra y una quinta parte de la porción de potasio recomendada por día. Aún así, no era suficiente para cubrir la cuota diaria.

placeholder Postre con cacao. (iStock)
Postre con cacao. (iStock)

"Debería comer dos porciones (casi 500 calorías) para conseguir comer el aguacate entero, así que tuve que comer esa porción de pudin de chocolate y la otra mitad de la fruta en una ensalada. Algo aburrido pero eficiente", relata. "Además, aunque la textura era pastelosa, el color verdoso no me gustaba, así que lo terminé bastante rápido. No estoy hecha para ese tipo de 'postre', prefiero helados normales".

Hábitos

"Tras una semana, me siento orgullosa. El hecho de saber cómo encajar una fruta de 240 calorías cada día me llevó mucho trabajo. Todavía así, me alegro de haber descubierto nuevas maneras de cambiar las comidas y probar cosas nuevas. Además, creo que mi piel está más brillante y tersa, ¿o solo lo deseo que sea así? En general, un experimento que vale la pena", concluye.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Alimentación Superalimentos Dietas Nutricionista Fruta Nutrición Comida sana
El redactor recomienda