REDUCE MÁS DE LO PENSADO EL LDL

El 'superalimento' que te mantendrá alejado de la consulta del cardiólogo

Las propiedades del aguacate para combatir el colesterol eran conocidas, pero un estudio asegura que sus beneficios son aún mayores de lo pensado

Foto: El aguacate es aún más saludable de lo que creíamos. (iStock)
El aguacate es aún más saludable de lo que creíamos. (iStock)

De un tiempo a esta parte el aguacate se ha puesto de moda, y no es para menos. Se trata de uno de los más conocidos ‘superalimentos’, aquellas comidas conocidas por aportar importantes nutrientes sin una excesiva contrapartida calórica. El aguacate es rico en ácido oleico, el tipo de grasa más saludable, que debe estar siempre presente en una dieta equilibrada.

Las propiedades del aguacate para combatir el colesterol eran bien conocidas –se han publicado varias investigaciones científicos que así lo atestiguan–, pero un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania asegura en un estudio publicado en el número de esta semana del Journal of the American Heart Association que los beneficios para la salud de esta fruta podrían ir más allá de sus ácidos grasos.

Las tres dietas lograron que disminuyera el LDL en los participantes, así como el colesterol total, pero fue el grupo de la dieta con aguacate el que logró una mayor mejoría

“Incluir un aguacate al día como parte de una dieta moderada en grasas destinada a disminuir el colesterol, comparada con la misma dieta sin aguacate, ofrece un efecto reductor del LDL [el conocido como colesterol “malo”] adicional que disminuye el riesgo cardiovascular”, asegura Penny M. Kris-Etherton, la autora principal del estudio.

Los investigadores repartieron tres dietas distintas entre 45 adultos con sobrepeso, de edades comprendidas entre los 21 y los 70 años. Una de ellas, baja en grasas, tenía un 24% de grasas, y las otras dos, con un contenido moderado de grasas, un 34%. Estas dos últimas eran prácticamente idénticas, pero una de ellas incorporaba un aguacate de tipo Hass, el de piel negra y rugosa, que el más extendido en nuestro país, cuyo contenido en grasas era compensado por aceites altos en ácido oléico (como el de oliva) en la otra dieta.

Las tres dietas lograron que disminuyera el LDL en los participantes, así como el colesterol total, pero fue el grupo de la dieta con aguacate el que logró una mayor mejoría: su colesterol “malo” disminuyó en 13,5 mg/dL, comparado con los 8,3 mg/dL del grupo con la dieta moderada en grasas y los 7,4 mg/dL del grupo de la dieta baja en grasas.

Incorporando el aguacate a nuestra dieta cotidiana

Como explica la autora del estudio en la nota de presentación de este, la investigación sirve de poco si no se logra que la gente mejore su dieta incluyendo en esta el aguacate y otras fuentes de grasas saludables. Pero no basta con introducir el aguacate de cualquier forma.

Kris-Etherton apunta que la forma más popular de consumir el aguacate en EEUU (y es la misma que en España) es a través del guacamole, algo que acaba siendo contraproducente pues lo acompañamos de tortitas de maíz, que son ricas en sodio y calorías: justo lo que tenemos que evitar si tenemos el colesterol alto.

“La gente debería pensar en comer aguacates de nuevas formas”, explica la investigadora. “Creo que usarlo como condimento es una buena forma de incorporar el aguacate a las comidas, por ejemplo poniendo una rodaja o dos en un sándwich, picándolo para añadirlo a la ensalada, o como complemento de otros vegetales”.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios