bajo ningún concepto

Lo que no debes pedir en un restaurante si comes fuera este fin de semana

No te apetece cocinar y decides irte a un restaurante. Elige bien dónde irás porque hay platos que no tendrías que consumir en ellos. Te contamos por qué. Atento

Foto: La sopa del día. (iStock)
La sopa del día. (iStock)

Quizá lo mejor sería que hiciéramos un artículo con lo que sí podéis comer o cenar cuando salgáis a un restaurante, pero hay tantas malas prácticas en muchos establecimientos que ni Chicote podría solucionarlo todo. Es algo en lo que nunca habías reparado, pero ni el mejor de sitios se salva de estas cosas.

Sabemos que “como en casa, no se come en ningún sitio”, pero a todos nos gusta salir a cenar por ahí de vez en cuando o tenemos que comer fuera por nuestro horario laboral. Posiblemente hay algunos alimentos que tomamos con frecuencia en casa pero que deberíamos pensar dos veces antes de pedir en un restaurante. Comer alimentos en mal estado es uno de los motivos más frecuentes de indigestión. Aquí te proponemos algunos que deberías evitar:

Cualquier bebida con rodaja de limón

Seguramente, si nos trajeran un trozo de pechuga de pollo cruda, sabríamos que tienen que cocinarla un poco más antes de comerla, pero no se nos ocurriría pedir un vaso diferente si nos lo traen con un trozo de limón. Aunque no hay nada particularmente antihigiénico en él, y muchos hablan sobre los beneficios que tiene este cítrico, algunos camareros te contarán que pueden pasar días hasta que los renuevan, o que muchas veces no los lavan antes de cortarlos y servirlos, así que quizá contengan algún pesticida o bacterias dañinas, al haberse cultivado con agua contaminada. Es posible que estas porciones amarillas no sean las únicas cosas que floten dentro de tu bebida, así lo asegura un estudio realizado por Anne LaGrange Loving y John Perz, doctores de la American Society for Clinical Pathology.

La sopa del día

El chef británico y personaje televiso Gordon Ramsay compartió algunos secretos de cocina durante la promoción de su nuevo show 'The F Word', entre los cuáles estaba el plato que jamás debemos pedir en un restaurante. "Todo el mundo debería ser cauteloso y no caer en la tentación de elegir este plato cuando salgan a comer porque nadie puede garantizar que lo hayan hecho 'en el día'. Es posible que sea la de ayer o la del mes", aseguraba a 'The Daily Mail'.

Durante varios años, la carne de waygu que hemos comido en nuestro país no procedía de Japón sino de EEUU, Australia, Dinamarca o Argentina

El chef sugirió a las personas que preguntasen siempre cuál había sido la sopa del día anterior, porque si se trata de la misma lo más probable es que sea una nueva preparación. "Debemos permanecer lejos de este tipo de cremas y sopas", asegura la nutricionista Tracy Lesht a la web de salud 'Prevention'. Si te encantan, y quieres comerlas sin morir en el intento, debes hacerlas tú mismo, en casa, o pedir la especial.

La pizza más pequeña

Muchas veces la comida nos entra por los ojos y tras haber pedido mucha cantidad, nos acabamos arrepintiendo. ¿Cómo decidir el tamaño que vas a cenar? ¿Cómo se calcula exactamente? ¿Para cuánta gente es? De acuerdo a las matemáticas hechas por NPR, nunca debes escoger la de tamaño pequeño. Para llegar a tal conclusión, recopilaron los precios de 3.678 pizzas de todo EEUU y descubrieron lo que obtienes a cambio de lo que pagas. La explicación es simple: son círculos, y su área aumenta con el cuadrado del radio. Así, por ejemplo, una pizza de 40 cm es en realidad cuatro veces más grande que una de 20.

No te lleves el metro. (iStock)
No te lleves el metro. (iStock)

Es un poco complicado pero vamos a tratar de explicarlo: imagina que pides una pizza de unos 76 cm (una familiar más o menos) y pagas 20 euros por ella. Para obtener la misma cantidad, tendrías que pedir cinco de 38 cm (medianas) que te costarían unos 65 euros. Y para la misma cantidad que una pequeña, unas 14, que costarían 140 euros. Por eso pedirla pequeña es un error garrafal, piensa que si no puedes con ella, al menos tendrás el desayuno del día siguiente.

Comidas con brotes de alfalfa

No son un alimento que se encuentre fácilmente en un plato español y, aunque muchos estudios la incluyen como un superalimento porque contienen un elevado índice de propiedades que benefician la salud y contribuyen a mejorar algunas enfermedades, pocos restaurantes cuentan con este ingrediente que además de frescura aporta glamour al plato. Desafortunadamente, a pesar de su aspecto inofensivo y sabor poco reseñable, estos pequeños brotes pueden hacerte pasar algunos ratos poco recomendables. Al igual que las rodajas de limón, la alfalfa puede contener algunos invitados no deseados. Para que el brote crezca es necesario un entorno húmedo y cálido, un lugar también perfecto para las bacterias. Habrá que confiar en que el restaurante haga las cosas como debe y los manipule correctamente.

Carne de Wagyu

Se ha puesto muy de moda y tú quieres estar a la última en cuanto a lo gastronómico. Una gran cantidad de restaurantes la incluyen en sus cartas, desde un tartar hasta una hamburguesa. Erróneamente llamada también carne de Kobe (que no es más que una región donde se crían wagyus), esta carne pertenece a una raza de bueyes originaria de Japón. Durante varios años, la que hemos comido en España no procedía del país nipón sino de EEUU, Australia, Dinamarca o Argentina. Todas ellas con distintas calidades pero siempre muy inferiores a las del genuino wagyu japonés, cuya exportación a Europa estuvo prohibida hasta junio de 2015.

Lo que no debes pedir en un restaurante si comes fuera este fin de semana

Amor demais por isso aqui 💙 . . @1982wrestlingallstars

Una publicación compartida de Wagyu & Beef (@wagyu_beef) el

El precio real de este tipo de carne oscila entre 100 y 300 euros el kilo, dependiendo del corte (lomo alto, lomo bajo, solomillo, cadera y aguja). Las piezas vienen envasadas al vacío y con una calidad de A5 (A1 es lo mejor y C5 lo peor). Piénsate mucho si pedir Wagyu, en muchos casos te la ofrecerán sin que realmente sea este tipo de carne. Fíjate en el precio, será lo que más fiable haga que lo puedas comer o no.

Todo el mundo debería ser cauteloso y no caer en la tentación de pedir sopa del día porque nadie puede garantizar que sea reciente

Verduras de hoja verde

En muchas ocasiones las ensaladas que preparan en los restaurantes no están hechas con productos de la huerta. Normalmente, para agilizar el cocinado, se utilizan las hojas ya cortaditas y "lavadas", en sus respectivas bolsas transparentes. Pues hemos de decirte que lo que a priori parece algo muy saludable no lo es tanto. Al menos eso es lo que dice el último informe del departamento de infección e inmunidad de la Universidad de Leicester (Inglaterra, Reino Unido), que determina que las bolsas de ensalada preparada son un caldo de cultivo para la salmonela.

Mix de ensalada. (iStock)
Mix de ensalada. (iStock)

Todo ello porque en las bolsas selladas la salmonela se adhiere a las hojas de la ensalada, incluso después de enjuagarlas minuciosamente. Un estudio realizado por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades descubrió que estos alimentos fueron los responsables del 14% de las hospitalizaciones y el 35% de los casos víricos, siendo esta la comida más responsable de enfermedades comparada con cualquier otro alimento.

Se hace especial alusión a la lechuga iceberg. Es un ingrediente muy barato por el que llegas a pagar 20 veces más de lo que realmente cuesta y es muy posible que lleve bacterias dañinas.

Cualquier comida con aceite de trufa

En este tema hay debate. Muchos piensan que este ingrediente se está convirtiendo en un esencial de la comida y otros le han declarado la guerra. En teoría deberían fabricarse con trufas negras o blancas, productos caros y muy apreciados, sin embargo, en muchos casos su composición es química y están hechos con tioéter (un producto sintético), aromas y aceite de oliva o de uva y que se encuentra ya en todas partes. Y cada vez más, según parece.

Lo que no debes pedir en un restaurante si comes fuera este fin de semana

😋😋cremoso de #patata #huevosabajatemperatura #rossinyols #menudeldia #aceitedetrufa

Una publicación compartida de Pedro Reboulaz (@pedroreboulazbcn) el

La temporada de la verdadera trufa blanca en Italia abarca del 15 de septiembre al 15 de enero. Un producto nobilísimo que alcanza cotizaciones escandalosas. El aceite que emula sus aromas es el resultado de añadir una esencia de laboratorio similar a la 'tuber magnatum' (otra clase de hongo) sobre aceites vegetales rectificados con un resultado desastroso para muchos: grasas con olor a gas, a ajos, a hidrocarburos, hongos y tierra mojada que superan en intensidad aromática a las auténticas trufas blancas.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios