Los diez productos peligrosos que tenemos en nuestra casa
  1. Alma, Corazón, Vida
RIESGOS QUE PASAN DESAPERCIBIDOS

Los diez productos peligrosos que tenemos en nuestra casa

La infancia es la principal víctima de los productos peligrosos, como viene siendo habitual. Juguetes, ropa, cunas, disfraces y otro tipo de complementos se encuentran en

placeholder Foto: Los diez productos peligrosos que tenemos en nuestra casa
Los diez productos peligrosos que tenemos en nuestra casa

La infancia es la principal víctima de los productos peligrosos, como viene siendo habitual. Juguetes, ropa, cunas, disfraces y otro tipo de complementos se encuentran en el top de aquellos productos que han sido retirados del mercado. El año pasado, por ejemplo, de los 2.248 productos notificados, los juguetes formaban el 24,2%, la vestimenta y calzado infantil el 19,4%, los productos eléctricos un 11% y los vehículos un 10.7%. Por ejemplo, durante las pasadas Navidades se retiraron nada menos que 8.200 juguetes de los comercios madrileños.

Se debe, entre otras razones, a que sus requisitos mínimos son mucho más elevados que otra clase de productos. Pero también a que es cada vez más habitual encontrar en las tiendas un conjunto de productos de gama muy baja que no han pasado por los controles necesarios da la Unión Europea. Por ello, la CECU (Confederación de Consumidores y Usuarios) ha solicitado un endurecimiento de los controles fronterizos. Es imprescindible pedir que el etiquetado se encuentre por completo en castellano, la identificación completa del fabricante y distribuidor y que el producto porte la etiqueta de la CE.

Este mes de mayo, la alarma ha vuelto a saltar en Estados Unidos después de que 21.000 rampas de piscinas hinchables fuesen retiradas del mercado por la Consumer Product Safety Commission (CPSC) tras la muerte de una joven madre de Colorado. La mayor parte de estos productos se vendrían en grandes cadenas como Walmart o el Toys R Us americano. Según una encuesta realizada por la U.S. Consumer Product Safety Comission a raíz del suceso, se ha descubierto que apenas el 10% de los productos retirados se devuelven, y muchos aún permanecen en las casas de los que los compraron.

El mismo estudio señala que alrededor del 93% de los 400 incidentes ocurren después de la retirada de dichos productos, no antes. En muchos casos, por grande que sea el esfuerzo de las empresas para hacer saber a los consumidores su decisión de retirar un producto del mercado, la información no siempre llega a todos los usuarios. A continuación presentamos una lista de aquellos productos no alimenticios recientemente retirados con los que debemos tener cuidado –pues los podemos tener en casa–, o a los que debemos prestar especial atención cuando los adquiramos.

Juguetes. La mayor parte de los productos en alarma, que por lo general tienen un origen desconocido o dudoso, y copan de forma bastante clara los primeros puestos del ranking. Es el caso de algunas muñecas de imitación o juegos de policía que presentan riesgo de asfixia por sus pequeñas piezas, y que generalmente soslayan los controles sanitarios. Aunque no se trata únicamente de productos baratos: por ejemplo, Mattel hubo de retirar una amplia gama de juguetes durante el año 2007, entre los que figuraban Polly Pocket, un accesorio de Barbie y el personaje Sarge de la película Cars, que aún pueden encontrarse en manos de algunos niños.

Calzado y ropa infantil. Asfixia e intoxicación son las principales consecuencias de un calzado incorrecto o de determinada ropa. Aunque puedan parecer inofensivos, algunas prendas como sudaderas o jerseys pueden producir estrangulamiento por sus cordones o asfixia al ingerir algunas de sus piezas desprendidas.

–Cuna. Hace unos años, Fisher Price se vio obligado a retirar su cuna portátil Simplicity ante las más de 1.000 quejas que habían recibido, que apuntaban que un problema con los barrotes de la misma había provocado diversas lesiones en los niños al caerse de la cama. En otros casos, el riesgo es atrapamiento, como ha ocurrido con una cuna portátil retirada al presentar huecos donde podían quedar atrapados los dedos del niño.

Disfraces. Un gran número de las alertas de 2012 se deben a vestidos con un alto peligro de combustión, muy utilizados durante la época de Carnaval, donde además la naturaleza de algunos espectáculos puede multiplicar el riesgo. Entre ellos se cuentan, por ejemplo, algunas pelucas o gorros que prenden con facilidad. Pero también conjuntos completos que además de su inflamabilidad pueden contener pequeñas partes que sean ingeridas por los más pequeños.

Vehículos. Uno de los productos más comunes en las listas de retirados de mercados son los automóviles, como acaba de ocurrir con un vehículo eléctrico de la marca Tazzari. Se trata, sin embargo, de uno de los errores más fáciles de enmendar debido a que la cantidad vendida de cada modelo es limitada, por lo que resulta mucho más sencillo localizar a los respectivos dueños. En un gran número de ocasiones, se trata de una mera corrección y no de una retirada completa.

Adaptadores de corriente. Cada vez más algunos adaptadores están siendo objeto de retirada, como son los utilizados para cargar notebooks o los adaptadores de diferentes corrientes, expuestos a riesgo de choque eléctrico o sobrecalentamiento. Es preferible comprar un dispositivo que sepamos ha sido revisado convenientemente, aunque salga más caro. 

Luminarias. Algunos complementos del hogar han sido retirados recientemente del mercado, como es el caso de esta lámpara de mesa o de determinados flexos que pueden producir quemaduras.

Electrodomésticos. Es inevitable que, de vez en cuando, algún producto del hogar sea retirado de la circulación. Aunque las empresas responsables se preocupen por hacer llegar la información al usuario, esto no siempre es factible ya que es casi imposible realizar un seguimiento de todos los productos. Algunos casos recientes son los de una freidora vendida en Carrefour y un horno de IKEA.

–Otros. De vez en cuando, algún producto de uso infrecuente pasa a formar parte de la lista denunciada, como es el caso de la siguiente nieve en spray, propia pero no exclusiva de la época navideña o este purificador de aire, retirado ante la posibilidad de inflamación.