mantén la calma, hay soluciones

Cómo dormir bien sin aire acondicionado: cuando el calor es el enemigo

Llega el verano y a muchos les cuesta descansar por las altas temperaturas. Te contamos las soluciones que puedes hacer cuando no dispones de un aparato que enfríe el ambiente

Foto: Esta no es la solución. (iStock)
Esta no es la solución. (iStock)

No hace falta que llegue agosto para pasar calor en casa. Las altas temperaturas comienzan a partir de mediados de mayo y a muchos les cuesta conciliar el sueño. A veces, quitar las mantas o el nórdico no es suficiente. Hace tanto calor que descansar se convierte en una tarea casi imposible. Y más si duermes acompañado (ya sea de tu pareja o de una mascota).

El doctor Meadows, experto en trastornos del sueño en la Escuela del Sueño de Dubai ha elaborado una lista con los mejores consejos para que te mantengas fresco y puedas dormir en vez de sudar y estar asfixiado.

Para obtener una mejor calidad del sueño no debes comer ni beber alcohol al menos dos horas antes de irte a la cama

En nuestro país, el 30% de la población padece insomnio, un 10% se enfrenta a él de forma crónica; la apnea afecta al 17% de los hombres y al 9% de las mujeres; el síndrome de las piernas inquietas, lo sufre un 10% y la narcolepsia afecta a 25.000 españoles; y un 45%, padece problemas o enfermedades asociadas a un mal descanso. No dejes que el calor sume a la hora de tener que ir a la cama.

Calma

No te frustres e inquietes porque hace mucho calor, eso solo genera nerviosismo y eleva y mantiene tu temperatura. Mantén la cabeza fría y relájate. Acepta que la temperatura es la que es y piensa en otra cosa para poder dormir. Utiliza la técnica 4-7-8, un ejercicio de espiración desarrollado por Andrew Weil, director de Medicina Integral de la Universidad de Arizona.

Ropa de cama congelada

No te asustes, no hace falta que lleves las bolsas con las croquetas o los guisantes a la cama para enfriarla. Lo que propone este doctor es que metas al congelador tus sábanas en una bolsa de plástico y las metas. A priori, parecerá una locura, pero cuando las saques, coloques y sientas el frescor, todo cobrará sentido.

Elige el algodón

Guarda el satén, lana, seda o poliéster para cuando haga frío. Debes escoger pijamas de algodón porque son de peso ligero y transpirable, y promueven el flujo de aire de tu dormitorio. Como este material permite que tu piel transpire, también deja la circulación del aire. Y si ves que aún así no aguantas con las altas temperaturas, quédate en pelota picada: dormir desnudo tiene también muchos beneficios para la salud.

Crea tu propia brisa

No solo con un ventilador, que a veces no es una buena solución por sí solo, sino crear corriente en casa y potenciarlo. Debes tener en cuenta cuáles serán las ventanas por las que saldrá el aire y abrirlas completamente. Elige las que no estén en habitaciones donde vayas a dormir. El aire que salga estará más caliente que el que entre, por tanto debes descansar en las habitaciones por las que vaya a entrar. Intenta escoger como ventanas de salida las que den directamente a la calle, donde el movimiento de aire es mayor.

Determina cuáles son por las que entrará el aire y ábrelas sólo un poco, entre medio y un palmo. Las que mejor sirven como entrada son las que dan a patios interiores, donde el movimiento del aire es menor. Ten en cuenta qué paredes han recibido la luz directa del sol hace menos tiempo. Donde haya más, habrá aire caliente; así que utiliza estas como ventanas de salida. La distribución de la casa también es importante, hay que minimizar los obstáculos entre las ventanas de un tipo y las del otro, procurando cerrar las habitaciones innecesarias y aprovechar al máximo la corriente.

Casi la mitad de los españoles, un 45%, padece problemas o enfermedades asociadas a un mal descanso

Hora de comer

Y de beber. Las noches de verano conducen a llegar a casa más tarde, y esto a dormir a altas horas de la madrugada. Todo ello puede tener su lado bueno, quizá a esas horas haga menos calor, pero ten en cuenta que para obtener una mejor calidad del sueño no debes comer ni beber alcohol al menos dos horas antes de irte a la cama. No solo esto, beber antes de dormir puede parecer una actividad adecuada para facilitar el sueño, pero el efecto al final es que el descanso empeora. Estas son las conclusiones fundamentales de un grupo de investigadores que ha publicado su trabajo en la revista 'Alcoholism: Clinical & Experimental Research'.

¿Hace calor? (iStock)
¿Hace calor? (iStock)

Agua

Ten preparado siempre una botella de agua para beber junto a la cama Para que se mantenga fresca durante más tiempo, métela al congelador durante el día y así cuando la tengas que llevar a la habitación, se irá descongelando poco a poco y podrás obtener el frescor más rato. Seguro que más de uno pensará en abrazarse a la botella, bueno, ¿por qué no? ¡Pruébalo!

Ducha fría

Tomar una antes de acostarse es una manera rápida y fácil de bajar la temperatura y refrescarse. Pero no la pongas demasiado fría, no vayas a espabilarte y no logres coger el sueño.

Si ni con todos estos consejos logras conciliar el sueño, quizá sea hora de que ahorres un poquito y te compres un aire acondicionado o un pingüino. Así seguramente no pases calor y puedas dormir tranquilamente y sin preocupaciones.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios