MOCIÓN DE CENSURA A MARIANO RAJOY

Montero implora el 'basta ya' al PP y pide paso a "una nueva España" digna y sin miedo

Las referencias patrióticas de la "España en marcha" han atravesado todo su discurso, en confrontación a la corrupción sistémica y enquistada de "quienes venden la patria", según describió

Foto: La portavoz parlamentaria de Unidos Podemos, Irene Montero, durante su discurso en la moción de censura a Mariano Rajoy. (EFE)
La portavoz parlamentaria de Unidos Podemos, Irene Montero, durante su discurso en la moción de censura a Mariano Rajoy. (EFE)

Un discurso incisivo, inflexible, encendido de principio a fin y con constantes subidas de tono, sin apenas concesiones eufemísticas, superadas con creces por las acusaciones directas, de criminalidad o saqueo del dinero público, que iban acompañadas de un dedo acusador que señalaba al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien escuchaba con gesto serio y ceño fruncido en su escaño. Irene Montero, la portavoz parlamentaria de Unidos Podemos, ha abierto el debate de la moción de censura desperazando con su intervención subida de decibelios a los diputados todavía amodorrados en el inicio de la sesión plenaria, sin ningún tipo de concesión contra la corrupción, que denunció como "la forma de gobierno del PP", formación a la que comparó sin remilgos con una "organización criminal que se dedica a delinquir" y a "saquear", añadió, los fondos públicos para redistribuirlos por arriba, con las oligarquías.

[Siga en directo la moción de censura]

Arrogantes, mentirosos, precipitados hacia un pasado autoritario, con actitud de señoritos y dueños del cortijo, amigos de las oligarquías extractivas, igualmente corruptas o corruptoras, o empeñados en borrar la memoria del país y en convertirlo en una colonia de Alemania. Sin el presunto delante, a lo sumo remacando que "así lo dicen los jueces", la intervención de Irene Montero, interrumpida por momentos con sonoros abucheos procedentes de la bancada popular, siguió el guion previsto y asumió el papel de 'azote del Gobierno'. Bajándose al barro, buscando un enfrentamiento cuerpo a cuerpo como telonera de Pablo Iglesias, que pretende reservarse para sí el papel de presidenciable, propositivo y con una retahíla de medidas programáticas, como candidato inmaculado, vestido de blanco, a presidente del Gobierno en la moción de censura que no cuenta con los votos suficientes para salir adelante.

Montero implora el 'basta ya' al PP y pide paso a "una nueva España" digna y sin miedo

Las referencias patrióticas de la "España en marcha", como en el poema de Gabriel Celeya, han atravesado todo su discurso. Frente a la corrupción sistémica y enquistada de "quienes venden la patria" que ha descrito la portavoz, imaginándola ya como parte del pasado, ha defendido "una nueva España" digna y sin miedo que, además, "será feminista o no será, será con nosotros o no será". Montero también ha tenido palabras de recuerdo al 15-M, a la PAH, a los que luchan por mantener viva la memoria histórica y, en definitiva, a toda la ciudadanía que ejerce sus derechos democráticos y constitucionales. "No les gusta que la ciudadanía ejerza sus derechos, como tampoco les gusta que estemos aquí diciendo 'basta ya' de corrupción y que su tiempo se ha acabado", vaticinó.

Montero ha querido voltear el imaginario "normalizador" y de "orden" que promovería el PP, "bunkerizado", para seguir "adueñándose de las instituciones". A pesar de su discurso sin concesiones, con un tono radicalizado yendo a la raíz de las problemáticas por las que pasa el país, ha tildado de antisistema al PP, confrontando la plurinacionalidad a la defensa centralista que no haría más que incrementar el choque de trenes y las aspiraciones independentistas. "Cada vez que nos llamen antisistema vayan a la Constitución y recuerden los recortes, la amnistía fiscal, las privatizaciones, los 3.600 millones perdonados al ologopolio eléctrico en forma de costes a la transición, el dinero regalado a Florentino Pérez por Pastor o las adjudicaciones a dedazo de Rato. Recuerden todo esto y vean quienes son los antisistema", remachó.

[Las frases de Irene Montero en la moción de censura]

El conflicto territorial, que abordará más en profundidad el portavoz de En Comú Podem, Xavier Domènech, también ha estado incluido en los papeles que portaba Irene Montero sobre el estrado del hemiclo. "Para nosotros Cataluña nunca ha sido un problema", comenzó, para continuar asegurando que "la España que viene será democrática, culta, dialogante y solidaria", reconociendo así el derecho a decidir. "Nadie puede dictar en que idioma deben ahablar los pueblos, pueden rertorcer la historia, pero la España que está en marcha lleva la fraternidad por bandera", defendió al tiempo que puso sobre la mesa como solución de Unidos Podemos el referéndum pactado y con garantías, aunque su formación defendería el 'no' a la independencia: "No queremos que Cataluña se vaya se de España".

Irene Montero durante su intervención. (EFE)
Irene Montero durante su intervención. (EFE)

La segunda mitad de discurso, que se ha prolongado durante más dos horas y que por momentos fue ovacionado tanto por el grupo confederal como por una parte del Mixto y de los catalanes, se centró en intentar desmontar el mantra de "orden, unidad y aguantar" que caractizaría la estrategia del PP. Para ello no solo ha echado mano del auge del independentismo durante los últimos años, por una política territorial que consideró fallida, sino también "porque todas sus políticas han generado desorden y desigualdad". Entre ellas enumeró la ley moradaza, que supondría un retroceso de derechos, los continuos recortes en partidas presupuestarias, el copago, las políticas de vivienda que impedirían el acceso a este derecho constitucional, de sanidad, educación, dependencia, pensiones o la precaridad derivada de la reforma laboral.

Todo este currículo habría generado "desorden", en forma de desigualdad y pobreza, así como una alfombra roja a "falsos patriotas" a los que acusó de pagar sus impuestos fuera de España, pues "su patria es Panamá" cuando se trata de contribuir al fisco, afeó la portavoz podemista. "Su proyecto económico, político y social", según criticó, es profundamente machista, además de que "quienes lo soportan tras sus espaldas son las mujeres de este país". Frente a ello ha reclamado poner en el centro la economía del bien común, poniendo en el centro su defensa para desarrollar "un país con derechos y un país con nosotras".

Montero implora el 'basta ya' al PP y pide paso a "una nueva España" digna y sin miedo

De lo concreto a lo general, y apoyándose en el recurso de la anáfora, ha ido desgranando los innumerables casos de corrupción que asolan al PP, remotándose años ha, para concluir que "su milagro" económico consistía en saquear lo de todos para que unos pocos se lo llevasen a sus cuentas en Suiza". No han faltado en este sentido las referencias al exministro Rodrigo Rato, "porque su historia es la historia del PP", una parte de ella en la cárcel de Soto del Real, ironizó, "y por eso hay que echarles", a otros encausados más recientes como los de la operación Lezo. Tampoco faltaron las alusiones a la supuesta intromisión de los populares en el poder judicial, "colocando a jueces amigos" o interrumpiendo la labor de fiscales en sus investigaciones "de las innumerables causas de corrupción" que afectan al partido del Gobierno. Intromisiones que "retuercen" la Constitución y suponen un uso partidista de las instituciones.

Un panorama casi apolíptico en el que dibujó Irene Montero, sin olvidarse del nuevo concepto fetiche que la formación ha puesto en circulación para explicar este momento de la historia de España: la trama. Según explicó la portavoz parlamentario, "este Gobierno necesita para existir una estructura que es la trama", replicó. Para la diputada, "la corrupción no es un fenómeno de la naturaleza ni intrínseco al ser humano", como harían creen los populares, según deslizó, por lo que defendió frente a esta lacra políticas de regeneración y que aseguren una economía al servicio de la gente. Una trama, con conexiones no solo con las élites económicas, sino también con los poderes fácticos, y de ahí su cierre restaurador utilizando, según dijo, "pruebas falsas" y "filtradas a tabloides" por la policía política en referencia el informe Pisa (Pablo Iglesias SA).

El cierre a las más de dos horas de discurso se lo llevó la defensa de la moción de censura, “que dicen que no sirve para nada, que no va a prosperar, peor hay veces que aunque una cosa no se consiga al primero intento solo se consigue si ha intentado una primera vez”, remató recordando como ejemplo a Rosa Parks y los activistas antidesahucios y llamando a la sociedad civil, así como a "quienes sacan al país adelante" a "caminar juntos" para construir un nuevo país, sin miedo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios