el gobierno, frente a la moción de censura

Rajoy quiere cerrar el debate cuando se constate el fracaso de Iglesias

Después de reconocer que todos los ministros están preparados para intervenir en un pleno que se prevé bronco y con mucha demagogia, Rajoy se reserva para el remate de la sesión

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (Reuters)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (Reuters)

Empeñado en jugar al despiste, Mariano Rajoy ha pasado en tres semanas del "yo no replico a nadie" para comentar la moción de censura de Podemos a que su grupo, el Popular, defienda que sea el jefe del Ejecutivo como tal quien cierre mañana el debate parlamentario en vez del aspirante a la presidencia del Gobierno: Pablo Iglesias. Después de reconocer que todos los ministros están preparados para intervenir en un pleno que se prevé bronco y con altas dosis de demagogia, Rajoy se reserva para el remate de la sesión.

En fuentes del PP dan por hecho que su jefe de filas participará en la moción de censura y argumentan que si esa es la fórmula máxima de control al Gobierno, solo faltaría que la última palabra no la tenga el presidente del Ejecutivo.

Este, por medio de cualquiera de sus miembros, puede intervenir en el pleno cuando desee, pero el reglamento de la Cámara no especifica que lo haga para poner el broche final a una moción de censura en la que el candidato tiene derecho a replicar ante cualquier intervención en su contra. Pero, a su vez, en medios del Grupo Popular recuerdan que, aunque al final se vote como en una sesión de investidura, Iglesias no ha ganado las elecciones, no acude a la Cámara propuesto por el Rey y en la Cámara hay un jefe del Ejecutivo formado en octubre pasado.

Rajoy quiere cerrar el debate cuando se constate el fracaso de Iglesias

Según fuentes parlamentarias, la última palabra sobre el cierre de la sesión la tomará la presidenta de la Cámara, Ana Pastor, "sobre la marcha" o "cuando llegue el momento". Son las mismas expresiones empleadas en el Ejecutivo y el Grupo Popular sobre las previsiones de intervención de su jefe. El portavoz parlamentario, Rafael Hernando, se empleará contra Iglesias dentro del turno de los representantes de los distintos grupos y sí lo hará el último, al ir de menor a mayor.

El Gobierno podría hacerlo desde que termine la presentación de la moción y del candidato, misión que corre a cargo de Irene Montero, hasta que llegue la hora de votar al aspirante. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, como coordinadora del gabinete, también podría encargarse de una primera respuesta a la iniciativa de Podemos al estilo de lo que hicieron en su día Fernando Abril en defensa de Adolfo Suárez y Alfonso Guerra como número dos de Felipe González.

Iván GilIván Gil

Mariano Rajoy no quiere dar un exceso de protagonismo a Iglesias, pero sí reafirmar su estabilidad en el poder. En el PP consideran que la iniciativa del secretario general de Podemos es, sobre todo, un pulso al PSOE para hacerse con la hegemonía en el electorado de izquierda.

La decisión de Pedro Sánchez, nada más retomar el control del Partido Socialista, de abstenerse en la investidura de Iglesias en vez de votar no como estaba previsto en tiempos de la gestora es otra baza con la que jugará el presidente del Gobierno para situarse como referente de todo el centro derecha frente un posible entendimiento entre socialistas y populistas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios