pablo iglesias asienta el nuevo discurso

De la casta a la trama: Podemos se reinventa bajo un nuevo concepto fetiche

La antítesis de la trama es el 'bloque histórico' que pretende articular el Podemos salido de Vistalegre II, junto a otras fuerzas como IU y movimientos sociales, como oposición a la 'triple alianza'

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante su intervención en la última sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante su intervención en la última sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. (EFE)

Nueva fase, nueva estrategia y, por tanto, nuevo discurso para apuntalar el proceso abierto tras la asamblea de Vistalegre II. Si los inicios de la 'hipótesis Podemos' se condensan en el concepto de casta, en desuso desde la primavera de 2015, coincidiendo con el salto a las instituciones municipales y autonómicas, el futuro de la formación estará vinculado al de trama. Un término acuñado en artículos y libros por el diputado Manolo Monereo, padre político de Pablo Iglesias, y que como sustituto de casta sintetiza el nuevo diagnóstico que realiza la formación del actual tiempo político, sus objetivos políticos y la estrategia para conseguirlos.

“Casta es una definición sociológica y solo dirigida a los políticos. Yo empleo trama como algo consciente, como una estructura organizada permanentemente, donde están los poderes económicos, ciertos poderes mediáticos, políticos y de la clase política”, explica Monereo, quien forma parte del núcleo duro de Pablo Iglesias desde su llegada al Congreso el 26-J. El paso de casta, como concepto fetiche, al de trama, responde también a que el segundo supera otra de las limitaciones que el diputado y teórico asocia al primero, pues “solo pone el acento en los corruptos y no en los corruptores”.

El diputado elegido por Iglesias para formar parte del 'Gobierno en la sombra' diseñado por el secretario general, añade que se trata de una trama de poder oligárquico, de la que se derivan otras tramas, articulada “desde la Transición hasta hoy, cambiando personas, grandes empresas, el control cada vez más fuerte del capital financiero sobre los medios, y luego una clase política que unas veces es del PSOE, otras del PP o ambas en su conjunto”.

La antítesis de la trama sería el “bloque histórico” que pretende articular el Podemos salido de Vistalegre II, junto a IU y movimientos sociales

El resultado de la trama dibujada por Monereo —y asumida como diagnóstico en la nueva fase que inicia Podemos— es, en opinión del diputado, un déficit democrático y, lo que es más importante para el horizonte buscado por Podemos: controlar la democracia y evitar la ruptura, por lo que "cada vez que se inicia una transición democrática en España, termina en restauración”.

La antítesis de la trama es el “bloque histórico” que pretende articular el Podemos salido de Vistalegre II, junto a otras fuerzas como IU y movimientos sociales, como oposición a la “triple alianza” (PP, PSOE y Ciudadanos), y cuyo horizonte pasa por una profundización democrática y la apertura de un proceso constituyente en clave rupturista. Así lo atestiguó Pablo Iglesias este martes, el día elegido para sacar por primera vez a la arena pública el término de trama.

Para ello, eligió como marco más adecuado la presentación del ensayo 'Ibex 35. Una historia herética del poder en España' (Capitán Swing), del sociólogo y periodista Rubén Juste, en cuyas páginas se condensa a la perfección la nueva idea fuerza del partido. No es la primera vez que el líder de Podemos utiliza la presentación de un libro para definir cambios de calado en la línea discursiva o política del partido, como cuando defendió virar el espacio sociológico en el que sustentar el proyecto político de Unidos Podemos de la clase media a la clase obrera.

Pablo Iglesias, junto Manolo Monereo, en el Congreso.
Pablo Iglesias, junto Manolo Monereo, en el Congreso.

Con franqueza, el secretario general aprovechó su intervención para llamar la atención sobre “la necesidad de crear un significante que sirva para señalar lo que está ocurriendo” o, lo que es lo mismo, para conceptualizar lo que entiende como el poder en España. La respuesta fue la trama, como sinónimo de oligarquía pero con connotaciones castizas del 'capitalismo de amiguetes'.

No en vano, unas horas antes ya se había lanzado una campaña en redes introduciendo este concepto, a raíz de la presentación de una PNL sobre la independencia y garantías de la Justicia en la investigación de la corrupción. Tras el registro de esta PNL, la diputada Gloria Elizo también deslizó en varias ocasiones este concepto, como sinónimo de corrupción, injerencia política en el sistema judicial o el supuesto deterioro del Estado de derecho.

Diagnóstico y solución van de la mano de este concepto, “mucho más potente que el de casta”, según reitera Monereo, pero que sigue la misma lógica de la hipótesis Podemos en lo discursivo para diferenciar el 'ellos' frente al 'nosotros' o la confrontación entre los de arriba y los de abajo. La diferencia es que trama abarca mucho más allá de la clase política, al incluir en ella a la gran mayoría de los poderes fácticos. Su intención es también mucho más rupturista, en consonancia con la nueva fase que afronta el partido. Sus connotaciones se asemejan más a las del famoso lema del movimiento Occupy Wall Street: “Somos el 99%”.

El nuevo concepto fetiche sigue la lógica populista para diferenciar el 'ellos' frente al 'nosotros' o la confrontación entre los de arriba y los de abajo

Para Iglesias, esta trama está viviendo su “epílogo”, un prolongado epílogo que, según defendió durante la puesta de largo ante los medios del concepto que sustituye a la ya amortizada casta, lo comenzó a escribir el 15-M y lo continuó Podemos. “Existe una trama, una trama corrupta, que, a través de mecanismos legales y no legales, ha sido capaz de mantener el poder en los últimos años, y ha logrado retener espacios fundamentales de poder, pero al mismo tiempo está en crisis. Nunca como ahora había habido un desafío político y social a la hegemonía de esa trama”, aseguraba el líder de Podemos.

El cambio es inevitable para Iglesias, un cambio más ambicioso de lo que planteaban desde la formación inicialmente ante lo que considera una “crisis de régimen”. Esto es, en opinión del secretario general, porque vivimos “un momento epocal en el que hay una transición en que los sectores que configuran los poderes tradiciones de nuestro país están resistiendo, con notable eficacia, pero en última instancia defendiendo una suerte de restauración porque se han quedado sin proyecto de país”.

Podemos se reactualiza pero no se refunda, al presentarse como fuerza regeneracionista siguiendo la estela iniciada por Joaquín Costa, a quien cita Monereo, mirando el lomo del centenario libro 'Oligarquía y caciquismo' en la biblioteca de su casa mientras exclama: “¡Esa es la verdadera naturaleza del Estado español!”. Una naturaleza que Podemos se presta a cambiar, más en las calles que en las instituciones.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios