admite la salida excepcional de depósitos

Saracho reconoce la urgencia: "O vendemos el banco (Popular) en junio o ampliación"

Fuentes oficiales de la entidad han admitido la contratación de JP Morgan y Lazard para buscar un comprador y matizan que los ahorros de los depositantes no corren peligro

Foto: El presidente del Banco Popular, Emilio Saracho. (Reuters)
El presidente del Banco Popular, Emilio Saracho. (Reuters)

Banco Popular reconoció en la tarde noche del jueves que ha encargado a JP Morgan y Lazard la venta de la entidad, operación que pretende cerrar durante el mes de junio. Su presidente, Emilio Saracho, admitió en conversación telefónica con El Confidencial la contratación de estos dos asesores para llevar a cabo los contactos con los potenciales compradores.

[Popular se sube a una montaña rusa bursátil]

La premura en el calendario obedece a que Banco Popular tiene garantizada su "liquidez hasta el 31 de diciembre", de manera que antes del verano debe resolverse la decisión de venta o ampliación. No obstante, el presidente del banco matizó que, pese a confirmar la continuada salida de depósitos de los clientes, la institución no corre riesgo de quiebra hasta que se detallen las necesidades concretas de fondos propios.

Saracho afirmó a El Confidencial que la situación del banco es de “urgencia”, pero quiso puntualizar que los ahorros de los inversores particulares e institucionales no están en peligro en ningún caso. “Tenemos liquidez hasta final de año. ¿Esto es urgente? Sí, porque tenemos que tomar medidas con rapidez. Eso lo sabemos desde hace meses”.

De forma paralela, tras la información publicada por este medio en la que se adelantó la contratación de JP Morgan y Lazard para buscar un comprador en apenas un mes, Banco Popular remitió un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para desmentir algunos de los detalles de la noticia, los referidos a la "venta urgente", "riesgo de quiebra" y "necesidad inminente de fondos".

El propio presidente aclaró que estos dos asesores están en contacto con los potenciales interesados en hacerse con Popular, entre los que destacan BBVA y Santander. CaixaBank, Sabadell y Bankia también han sido informados de la puesta del cartel de venta, pero en principio ninguno de estos tres está en la carrera por esta subasta exprés.

Fuentes de estas entidades financieras han reconocido que tanto JP Morgan como Lazard les han dado indicaciones sobre la operación y que han puesto a trabajar a sus responsables de riesgos para rehacer las ‘due dilligences’ que ya elaboraron meses atrás cuando se conoció la compleja situación de la entidad.

La intención de Emilio Saracho es tener las ofertas encima de la mesa a lo largo del mes de junio para decidir cuál de las propuestas es más atractiva para los accionistas de la entidad, cuya cotización se ha desplomado un 57% en los últimos 12 meses. Según fuentes financieras, algunos de los históricos dueños de participaciones significativas del banco exigen un mínimo de 1,35 euros por título, casi el doble de su valor actual, 0,78.

De no ser así, el consejo de administración activará el llamado plan B, que no es otro que realizar una ampliación de capital a la vuelta del verano. Saracho afirmó en la conversación que otros bancos de inversión están trabajando en esta alternativa para saber si habría inversores dispuestos a suscribirla. Aunque la respuesta es positiva, es consciente de que el precio de esa colocación sería muy agresivo, sobre la banda de los 0,2/0,3 euros por título, la mitad de su valor actual.

Ampliación de capital si falla la venta

Estas alternativas son coherentes con el discurso que el propio Saracho hizo en la junta de accionistas del pasado día 10 de abril. En ese acto, admitió que había un déficit considerable de recursos que solo se solucionaría con una nueva petición de fondos a los inversores o una operación corporativa, como ayer volvió a reconocer el banco en el hecho relevante a la CNMV.

No obstante, el nuevo consejero delegado, Ignacio Sánchez-Asiaín, matizó el pasado 27 de abril, en su primera intervención oficial con motivo de la presentación de los resultados del primer trimestre, que en estos momentos no había una ampliación de capital sobre la mesa. Ese mismo día, el número dos del Popular admitió en una conferencia con analistas que en abril se había producido una “salida muy considerable de depósitos”, sobre lo que añadió que se trataba de una circunstancia excepcional no extrapolable al resto del año.

Esta tendencia ha sido continuada desde hace meses. El Popular arrancó enero con un descenso interanual de depósitos del 12%, según datos de la AEB, una dinámica que ha continuado en los meses posteriores y que la entidad ha tratado de atajar con un agresivo plan de respuesta para retener a clientes ofreciendo remuneraciones (con condiciones comerciales cruzadas) de hasta el 4%.

Ante este escenario, Saracho indica que continuará con su hoja de ruta para tratar de vender el banco en su totalidad o desprenderse de algunas de las filiales, de forma que permitan rebajar el importe de la ampliación de capital de septiembre en caso de que se descarte la primera opción, según sus propias declaraciones. El propio comunicado oficial a la CNMV reconoce que "el banco trabaja en su desarrollo, el cual incluye la potencial realización de una ampliación de capital o una operación corporativa. A tal efecto, cuenta con diversos asesores especializados que le apoyarán" en la misma.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
37 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios