PROVISIONES INMOBILIARIAS DE 496 MILLONES

Banco Popular pierde otros 137 millones y su capital queda al filo del mínimo legal

Por las dotaciones inmobiliarias y la caída de márgenes. Su capital se queda al filo del mínimo

Foto: El presidente del Banco Popular, Emilio Saracho. (EFE)
El presidente del Banco Popular, Emilio Saracho. (EFE)

Después de las pérdidas históricas con que cerró 2016 de 3.485 millones, el Banco Popular se ha apuntado un nuevo quebranto de 137 millones de euros en el primer trimestre de 2017, al proseguir con la limpieza del ladrillo en su balance: ha dotado 496 millones a provisiones por el negocio inmobiliario. Además, los márgenes mantienen su caída y su ratio de capital se sitúa en el 11,91%, al filo del mínimo exigido por el BCE del 11,375% y la solvencia con implantación plena de Basilea III ('fully loaded') cae hasta el 7,33% desde el 8,17% en que acabó el año pasado.

Las acciones de la entidad, tras una apertura negativa en los primeros minutos, se daban la vuelta y subían algo más de un 1% a las 9:10 horas para buscar los 0,7 euros por título. Eso en un Ibex 35 que se movía en terreno negativo tras conquistar ayer los 11.000 puntos.

Entre enero y marzo de este año, el margen de intereses baja el 9,4% hasta 499,59 millones. Las comisiones también se reducen ligeramente y se desploman un 87% los resultados de operaciones financieras, básicamente la operativa con deuda pública. Todo ello lleva a un descenso del margen bruto del 18,2% que no logra mitigar un recorte de costes del 12,6% debido sobre todo al ERE aplicado el año pasado.

Las provisiones de 496 millones para el ladrillo dan la puntilla a la cuenta de resultados, que entra en pérdidas de 197,7 millones antes de impuestos. El Popular se apunta unos impuestos negativos -cobra de Hacienda en vez de pagar por las pérdidas del pasado- de 60 millones, lo que reduce la pérdida final a los 137 millones citados.

A pesar de estas nuevas provisiones para sanear sus activos improductivos, el mercado considera que el Popular necesita captar un mínimo de 4.000 millones entre ventas de activos y la ampliación de capital, o bien ser absorbido por otra entidad. La llegada se Emilio Saracho a la presidencia de la entidad ha significado un aumento de transparencia respecto a la era Ron: ahora reconoce que su tasa de morosidad real se sitúa en el 14,91%, 0,30 puntos por encima del cierre de 2016, con una tasa de cobertura del 45,2%, unos 10 puntos por debajo de la media del sector.

La solvencia, al filo del mínimo regulatorio

Lo más preocupante para los analistas e inversores es la situación de solvencia de la entidad, que vuelve a deteriorarse debido a las nuevas pérdidas (que deben ser absorbidas por los fondos propios). La solvencia CET1 'fully loaded', el estándar internacional, baja en el trimestre al 7,33% desde el 8,17%. Medida por la norma actual se sitúa en el 11,91%, al filo del mínimo regulatorio del BCE, del 11,375%.

Otro asunto que suscitaba la curiosidad del mercado era la evolución de los depósitos, tras la salida de fondos que reflejaban las cuentas publicadas por la AEB. La entidad asegura que esta salida ha sido de sólo un 1% respecto al cierre de 2016 y que en marzo ha repuntado con fuerza la captación, gracias a la agresiva oferta de depósitos lanzada para contrarrestar este descenso con tipos muy superiores a los ofrecidos por la media de sus competidores. En todo caso, el Banco de España está preocupado por la liquidez de la entidad y ha pedido al resto que no le cierren las líneas interbancarias, como informó El Confidencial.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios