RECONOCE ESTAR INVESTIGADO EN VARIOS PAÍSES

HSBC alerta de un "impacto significativo" de los papeles de Panamá en sus cuentas

Los papeles de Panamá pueden cobrarse su primera víctima en la banca: el gigante HSBC, la entidad de la famosa lista Falciani y que más sociedades creó con Mossack Fonseca

Foto: Sede del HSBC en Shanghai. (Reuters)
Sede del HSBC en Shanghai. (Reuters)

La impunidad de los grandes bancos como cómplices de los clientes que ocultan su patrimonio mediante sociedades 'offshore' puede llegar a su fin gracias a la publicación de los papeles de Panamá. El HSBC, el mayor banco de Europa y el que más sociedades pantalla ha creado a través del despacho Mossack Fonseca, reconoció ayer en la presentación de sus cuentas semestrales que ha recibido solicitudes de información de autoridades de varios países sobre este asunto y que puede tener un "impacto significativo" en los resultados de la entidad.

"HSBC ha recibido solicitudes de información de las autoridades regulatorias y policiales de varios países respecto a personas y entidades que se creen relacionadas con Mossack Fonseca & Co., un proveedor de sociedades personales de inversión. HSBC está cooperando con las autoridades competentes. Sobre la base de los hechos que conocemos hasta ahora, no es factible en este momento para HSBC predecir la resolución de este asunto, incluyendo los plazos o cualquier posible impacto en HSBC, que podría ser significativo", dice literalmente la presentación de los resultados del primer semestre del banco, que cayeron un 29% hasta 9.710 millones de dólares.

Cartel del bufete Mossack Fonseca en la Ciudad de Panamá. (Reuters)
Cartel del bufete Mossack Fonseca en la Ciudad de Panamá. (Reuters)

Según los documentos del despacho panameño obtenidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán 'Süddeutsche Zeitung', y que en España han revelado El Confidencial y La Sexta, HSBC es responsable él solo de más de 2.300 de estas sociedades en paraísos fiscales utilizadas para ocultar la identidad de los verdaderos titulares de cuentas bancarias y otros bienes como acciones, fondos, inmuebles u obras de arte. Eso le convierte en la entidad financiera más afectada por el escándalo a mucha distancia de las siguientes: los bancos suizos UBS y Credit Suisse, con unas 1.100 sociedades cada uno, y el francés Société Générale, con 979. La lista completa contiene 500 bancos -entre ellos los españoles Santander, BBVA y Sabadell- que crearon 15.600 empresas pantalla.

Algunos grandes bancos ya han abonado fuertes multas en el pasado en Estados Unidos para evitar procedimientos penales por ayudar a la evasión de impuestos: UBS pagó 780 millones de dólares en 2010, Credit Suisse abonó 2.800 millones en 2014 y el propio HSBC también tuvo que pactar en 2012 y el peaje fue de 1.900 millones. Pero si ahora habla de un "impacto significativo", significa que la entidad teme sanciones mucho mayores y, además, en muchos más países. Las pruebas contenidas en los documentos de Mossack Fonseca son irrefutables ante cualquier tribunal.

El banco de la lista Falciani

Los papeles de Panamá no es el único escándalo relacionado con la evasión fiscal en el que está implicado el HSBC. El gigante británico saltó a la fama por ser el banco donde tenían las cuentas secretas los integrantes de la lista Falciani, que trabajaba como informático en la entidad y robó los datos de sus clientes que acabó facilitando a la Hacienda francesa. Esta lista, revelada también por El Confidencial el año pasado, estaba encabezada en España por la familia Botín y también incluía a nombres como Jordi Pujol hijo, Fernando Alonso, Francisco Correa, Juan Carlos Escotet (propietario de Abanca), Carlos Ortega (CEO de Pepe Jeans), Diego Forlán, Eufemiano Fuentes, las familias Luca de Tena, Prado y Masaveu, y hasta el Instituto de Religiosas de San José de Girona.

Hervé Falciani en un acto sobre corrupción de Unidos Podemos en la campaña de las elecciones del 26-J. (EFE)
Hervé Falciani en un acto sobre corrupción de Unidos Podemos en la campaña de las elecciones del 26-J. (EFE)

Es más, los litigios en que anda metida esta entidad son innumerables, según reconoce en los citados resultados: el fraude del 'hedge fund' de Madoff, la manipulación del Libor y el Euribor, la del mercado de divisas, la del de materias primas, casos relacionados con hipotecas en EEUU, incumplimiento de la normativa antiblanqueo y de las leyes fiscales en varios países... "El informe de HSBC sobre los procedimientos legales que afronta el banco parece una versión apenas reducida de 'Guerra y paz'", escribió ayer en una nota el analista Laith Khalaf, de la firma Hargreaves Lansdown.

El papel de la banca en la evasión fiscal

Los papeles de Panamá revelan que los mayores bancos del mundo trabajan mano a mano con los proveedores de sociedades offshore' que sirven para ayudar a los multimillonarios, políticos y delincuentes a mantener oculto su patrimonio. Las entidades tienen al cliente, y en su nombre gestionan la creación de estas estructuras, de forma que los proveedores como Mossack Fonseca muchas veces ni siquiera conocen al propietario real de las mismas. Hasta ahora, habían actuado con total impunidad, pero la declaración de ayer del HSBC implica que esta situación puede llegar a su fin y que las entidades pueden afrontar importantes sanciones.

Esta actividad se aceleró tras a aprobación de la Directiva europea del Ahorro por la UE en 2005, a la que Suiza decidió adherirse un año después. Esta norma implicaba que los bancos del país helvético debían informar de todas las cuentas de sus clientes extranjeros (lo que se concoe como ‘full disclosure’) o bien practicarles una retención sobre sus ganancias que podía llegar al 35%.Esto provocó una oleada de pánico entre los altos patrimonios que tenían dinero escondido en Suiza.

Pero el Gobierno del país encontró una vía de escape: al negociar su adhesión a la citada directiva, exigió que solo se aplicara a las personas físicas, lo que dejaba a las jurídicas (sociedades) fuera de esta obligación. La solución para los afectados era obvia: debían crear una sociedad pantalla tras la que ocultar su identidad y así evitaban tener que dar información al fisco. Esta salvedad también se utilizó en otros centros financieros con secreto bancario, como Mónaco o Andorra. Lo más conveniente para estos fines de ocultación era que estas sociedades se domiciliaran en países con secreto bancario y fiscalidad prácticamente inexistente, es decir, paraísos fiscales. Entre ellos sobresalió Panamá.

Papeles Panamá

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC