El adiós de Xabi Alonso puede que no sea el último. Ancelotti espera impaciente en su despacho de Valdebebas. Tras la despedida del centrocampista –fue a él a la primera persona a quien se dirigió el tolosarra para contarle el panorama que tenía tras la llamada de Guardiola–, el italiano sabe que el adiós del mediocentro no será el último. Álvaro Arbeloa es el siguiente de la lista de salidas tal y como sucedió con su compañero y amigo: por deseo de ambos.

El lateral, algo que también sucedió con Xabi Alonso, ve que su continuidad en el Real Madrid empieza a carecer de sentido y está buscando soluciones. El Arsenal puede ser su destino, pero el Milan también ha preguntado por su situación. Tal y como ocurrió con el nuevo jugador del Bayern, los dirigentes del Real Madrid no van a poner pegas a su marcha.

Con el más que probable adiós de Arbeloa, el Real Madrid pone fin a la época Mourinho en la entidad. Los jugadores que más se significaron con el técnico portugués han abandonado el equipo un año después de que el entrenador dejara el banquillo del Bernabéu. La cuenta se inició con Callejón, siguió con Diego López, Xabi Alonso y ahora con el lateral. De la mano de Mourinho se marchó su cuerpo técnico, el último fue Karanka, y poco a poco han ido dejando la entidad los jugadores más próximos al credo del actual entrenador del Chelsea.

Jugadores como Cristiano, Pepe o Coentrão rompieron relaciones con el técnico y terminaron sin cruzar palabra alguna con él, algo que también sucedió con Casillas. El portero fue señalado por Mourinho y, más de un año después de su suplencia en La Rosaleda, continúa en el Real Madrid y lo hace como titular de la portería blanca. La relación entre Mourinho y Florentino Pérez es cordial. Siguen en contacto y cualquier noticia que aparece, y que toca la actualidad de ambos equipos, es tratada por ambos sin problema alguno. Así ha sucedido con el futuro de Khedira, Xabi Alonso o Courtois, jugadores que han estado relacionados con ambos equipos.

La más que segura salida de Xabi Alonso y la probable de Arbeloa van a llevar al Real Madrid a acudir al mercado. Si la puerta de salida está abierta, la de llegadas lo hará de nuevo antes del lunes. Ancelotti quiere un nueve que no es Falcao. Al italiano le gusta Destro, pero el punta está a un paso de fichar por el Chelsea de Mourinho siempre y cuando Fernando Torres se termine marchando. Un lateral se torna en imprescindible (De Sciglio es el favorito) e, incluso, un mediocentro tras la marcha de Casemiro y Xabi Alonso y la llegada de Kroos. El nombre de Luiz Gustavo vuelve a estar sobre la mesa, pero no es la única opción que tiene un club que hasta el momento ha ingresado más dinero (115 millones de euros) del que ha gastado con los fichajes de James, Navas y Kroos, cifra que se queda en los 110.