consiguió los PRIMEROS PUNTOS DE LA TEMPORADA

"Podíamos haber ganado esta carrera". ¿Estaba vacilando Alonso en Bakú?

El piloto español, que acabó en novena posición y logró sus primeros puntos de la temporada, se lamentó por la oportunidad perdida en un carrera loca

Foto: Fernando Alonso acabó noveno el GP de Azerbaiyán. (EFE)
Fernando Alonso acabó noveno el GP de Azerbaiyán. (EFE)

“Qué pena, podíamos haber ganado esta carrera”, se escuchó a Fernando Alonso por la radio en un momento determinado de la carrera. ¿Cómo dices? ¿Ganar el Gran Premio de Azerbaiyán, quizás la peor pista de la temporada para Honda? ¿Estaba el piloto español de vacile, sobreestimaba sus capacidades? ¿O se sintió ganador en Bakú si hubiera contado con el material adecuado entre manos?

Este pasado fin de semana, Alonso volvió a expresarnos por enésima vez la sensación de moverse en dos dimensiones diferentes. Una, que todos observamos, marcada por las dramáticas limitaciones de Honda. Difícilmente apreciable desde el exterior, la otra solo puede ser valorada por el propio piloto en su habitáculo y frente a sus rivales en la pista. Pero que necesita exteriorizar una y otra vez. Sobre ahora que el proceso para determinar su futuro en la Fórmula 1 está cogiendo velocidad hacia momentos cruciales.

Fernando Alonso llegó a rodar en cuarta posición en le Gran Premio de Azerbaiyán. (EFE)
Fernando Alonso llegó a rodar en cuarta posición en le Gran Premio de Azerbaiyán. (EFE)

"Los adelantaremos a todos"

El mensaje de Bakú recordaba esa impagable conversación de las últimas vueltas en Indianápolis. A pocos giros del final, con bandera amarilla y el ganador Sato justo por delante, Michael Andretti le indicaba por la radio los nombres de sus rivales para la victoria en los compases decisivos. “¿Quieres que te diga los números?”, añadía Andretti para que identificara a los otros monoplazas. “Les adelantaremos a todos”, fue la lacónica y suficiente respuesta de Alonso. “Eso facilitará las cosas”, respondió entre sorprendido y divertido el propio Andretti. El español pasó al ataque y realizó su primer adelantamiento al renaudarse la prueba. A continuación, se rompió su motor. Zak Brown estaba hecho polvo al final de la carrera. Porque había visto la victoria de las 500 Millas en la seguridad de su piloto.

“Por eliminación hemos ido ganando las posiciones, y fue una pena no haber podido aguantarlas por nuestras deficiencias actuales”, explicaba Alonso este domingo. “La verdad es que en condiciones normales teníamos que haber ganado o haber estado en el podio, teniendo en cuenta que rodaba con Ricciardo tras el coche de seguridad”. Igual que los ingenieros buscan simular determinadas situaciones con los datos introducidos en el sistema, Alonso había proyectado en su mente el potencial ante una carrera tan loca de contar con otra unidad de potencia. Como en las 500 Millas, tras haber comprobado el rendimiento de sus rivales durante la prueba. "Les adelantaremos a todos".

Es reconocida como una de las grandes virtudes de Alonso su capacidad para asimilar y estructurar una enorme cantidad de información que integra en una fotografía global de la carrera, a cuya evolución responde rápidamente. En Indianápolis llegaba a estudiar en los días previos un enorme caudal de datos que, él mismo reconocía, posiblemente no serían relevantes en carrera. Pero le servían para almacenar el mayor número de posibles escenarios teóricos. Tal y como había transcurrido la carrera de Bakú, Alonso se sentía ganador o en el podio al introducir todas las variables en su ordenador mental. Entre ellas, la potencia de su motor y los de sus rivales.

También, la maza para Vandoorne

Alonso llegó a rodar en cuarta posición gracias a las locas circunstancias de la carrera. ¿Dónde estaba Vandoorne una vez más? El viernes pasado, el piloto español se reinvindicaba nuevamente con esa implacable maza que destina a sus compañeros de equipo. Como en su día con Raikkonen y Button nos recordaba a todos cómo cruje a su compañero. Ningún otro piloto lo hace de tal manera. “Creo que nunca he tenido un comienzo de la temporada como este año, en términos de tan competitivo como me siento en el coche”, explicaba el pasado jueves. “Nunca he empezado con una diferencia con mi compañero de equipo como la de este año, nunca, y es un compañero que ha ganado en todas las restantes categorías en las que ha competido a igualdad de coches hasta la Fórmula 1. Así que tengo una buen referencia”. Menuda fue la respuesta a esos dos periodistas extranjeros que se atrevieron a preguntarle si el belga sería capaz de ganarle...

Stoofel Vandoorne terminó en 12ª posición en el Gran Premio de Azerbaiyán. (Reuters)
Stoofel Vandoorne terminó en 12ª posición en el Gran Premio de Azerbaiyán. (Reuters)

Se comprenda o no el funcionamiento intelectual de Alonso como piloto, acierte el protagonista o no con sus ‘simulaciones’ al volante, resulta también inevitable atribuir a la frustración esta constante reivindicación pública de un rendimiento sin recompensa y, presumiblemente, a la necesidad de forzar su hueco en una de las escasas opciones ganadoras de la Fórmula 1 actual.

“Cambios en el mercado que la gente no imagina", “no voy a arriesgar en mi próxima elección” y “el año que viene ganaré, si o sí…” fueron los ejes de sus mensajes estos días respecto a su futuro. Solo dos equipos parecen cumplir con esas premisas a día de hoy en la Fórmula 1: Ferrari y Mercedes. La deliberada foto de Niki Lauda y Toto Wolff con Flavio Briatore, esa insinuación de retirada de Hamilton que pocos creen, el apoyo del británico a la renovación de Bottas... ¿Qué está pasando entre bastidores en el seno de Mercedes? ¿Y si McLaren se reforzara con un motor de Mercedes, pero perdiera a su principal activo a manos del equipo oficial? Rumores, especulaciones, juegos a varias bandas... Igual que dentro de su monoplaza, el mismo Alonso fuera de él. Quien quiera entender, que entienda.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios