Aumentan las peleas y los caraduras en los aviones por las medidas contra el coronavirus
  1. Viajes
Aterriza como puedas

Aumentan las peleas y los caraduras en los aviones por las medidas contra el coronavirus

Las trifulcas a bordo han sido una constante en los últimos años, pero han crecido considerablemente por las nuevas restricciones

placeholder Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

A finales de mayo una pasajera del vuelo 770 de Southwest Airlines le saltó dos dientes de un puñetazo a una azafata, que acababa de indicarle que debía permanecer sentada y con su cinturón abrochado hasta que comenzasen a desembarcar. Durante la hora y media del trayecto entre Sacramento y San Diego, la viajera fue reprendida en varias ocasiones por ignorar las normas básicas del avión. Al aterrizar y ser amonestada de nuevo se produjo la terrible agresión, que dejó a la auxiliar de vuelo con la cara ensangrentada.

Esta escena de violencia aeronáutica es uno de los ejemplos más extremos de cómo están aumentando los altercados en aviones de pasajeros por las nuevas normas anticovid, según ha alertado la Administración Federal de Aviación de EEUU (FAA, por sus siglas en inglés). En un año normal, la agencia de transporte estadounidense registra entre 100 y 150 casos de mal comportamiento de pasajeros; pero en lo que llevamos de año ya han registrado 1.300 incidentes con los viajeros de aeronaves comerciales.

Aunque la voz de alarma sea americana, el resto de mundo no se libra de esta escalada de violencia a bordo en la que se pueden encontrar ejemplos por todas partes. El mes pasado seis españoles fueron detenidos por no ponerse la mascarilla y montar "alboroto" en un vuelo que cubría una ruta desde nuestro país a Ámsterdam.

Aumento de la violencia por las medidas anticovid

A principios de junio, la FAA anunció que iba a imponer más de 60.000 dólares (en torno a 50.000 euros) en multas a cinco pasajeros que se rebelaron contra las normas anticovid indicadas por el personal de vuelo. Entre los sancionados se encuentra una mujer a la que han impuesto más de 7.000 euros por negarse a llevar la mascarilla constantemente e insultar a los azafatos; y otra sanción de 15.000 a un pasajero que se negó a dejar de beber alcohol a bordo y cubrirse correctamente la boca.

En nuestro país, en un trayecto con destino Ibiza se produjo un fuerte altercado al negarse un pasajero a ponerse la mascarilla, desencadenando una tremenda pelea.

“Con la pandemia han aumentado los casos de violencia en los aviones, aunque han estado ahí toda la vida”, explica a El Confidencial Gonzalo García de Luis, vocal de la Asociación Española de Tripulantes de Cabina de Pasajeros (Aetcp).

Las discusiones con pasajeros para que lleven correctamente la mascarilla durante todo el vuelo y que cumplan las nuevas normas establecidas para evitar contagios –que limitan aún más el movimiento por la cabina– son los principales focos de conflictos, “especialmente en los vuelos más largos, al ser más incómodos”, apostilla.

Foto: La pasajera insultó, agredió y escupió a pasajeros y tripulación (Twitter)

“Aparte hay mucho escéptico que no cree en el tema de las mascarillas, por lo que, a la mínima, se lía un poco en el avión”, añade el auxiliar de vuelo.

En estos casos, la forma de intervenir con los pasajeros díscolos depende de los procedimientos de cada compañía. “La mayoría siguen el mismo método de intentar avisar al viajero de buenas formas, dialogando siempre, intentando calmar la situación, siempre con mucha mano izquierda. Y en el caso de que el pasajero siga sin cumplir las normas se da el siguiente paso de tratarlo como un ‘unruly passenger’ [un pasajero rebelde] y puedes acabar llamando a la policía para que venga al avión”, explica García.

Foto: Fotograma de la pelea a bordo del avión. (Instagram)

Más allá de las trifulcas derivadas de enfrentamientos directos que acaban en insultos y golpes, también se viven otras situaciones de ‘caradurismo’. “Hemos tenido pasajeros que se han hecho un viaje a Tenerife, de unas tres horas, en el que han estado todo el rato comiendo una bolsa pequeñita de patatas o una manzana a pequeños mordiscos para tener una excusa para no ponerse la mascarilla”, ejemplifica García. “Se comprende que para comer te tienes que quitar la mascarilla, pero para estos hay unas normas y se está abusando de ellas, igual que de nuestra confianza”, apostilla.

La violencia, una constante en los vuelos

Aunque con las peleas derivadas de las medidas coronavíricas esté aumentando la violencia en los vuelos, lo cierto es que las trifulcas en los aviones vienen siendo una constante desde hace muchos años.

“Es una cosa que siempre ha estado ahí, pero no se conocía porque no había los medios que hay ahora”, explica el vocal de Aetcp. “Ahora que todo el mundo tiene un móvil, cada vez que hay una trifulca o un problema lo graban y en cuanto han aterrizado lo suben a redes sociales. Pero los casos de violencia en los aviones han estado ahí toda la vida y han sido siempre muchísimos, porque a veces la gente bebe más de la cuenta, otras simplemente no acepta las normas de los aviones, las cuestionan o no soportan que un tripulante cabina les dé una orden”.

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

El azafato de vuelo, en activo desde hace años, hace especial hincapié en el alcohol como el principal causante de los alborotos a bordo. “La gente llega bebida y, por unas cosas u otras, se les acaba dejando entrar en el avión. Aunque ha mejorado mucho la legislación en ese sentido y ahora tenemos más autoridad para no dejar que un pasajero suba cuando detectamos que está un poco borracho”, cuenta.

Asimismo el azafato explica que hay algunos destinos que pueden ser más problemáticos, algo que ya saben antes de iniciar el viaje. “Nosotros hacemos un ‘briefing’ antes de cada vuelo y sabemos que hay ciertos destinos que pueden conllevar más problemas. Por ejemplo, Ibiza en pleno mes de julio cuando todos los chavales van de fiesta. Eso sí, puedes esperar que vaya a haber problemas en un trayecto, pero la mayoría de veces son vuelos maravillosos, te lo pasas muy bien con los pasajeros, que tienen ganas de pasarlo bien, pero son respetuosos y no pasan los límites”.

Por otro lado, el auxiliar de vuelo cuenta que una de las situaciones más graves que ha vivido en los últimos años ha sido con pasajeros acosando a azafatas. “Hemos tenido que meternos en medio el resto de la tripulación para pararlo de malas maneras, teniendo que usar fuerza física. Evidentemente, sin pegar a los pasajeros, pero sí metiendo cuerpo”, relata.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Agresión Aeronáutica Transporte Azafatas Aerolíneas Vuelos Baratos Viajes Viajar en avión Billetes de avión
El redactor recomienda