Es noticia
Menú
Elon Musk cancela su nave Dragon mientras lucha para evitar la bancarrota
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Apuesta todo al Starship

Elon Musk cancela su nave Dragon mientras lucha para evitar la bancarrota

SpaceX ha decidido cancelar la fabricación de sus naves espaciales tripuladas Dragon, con lo que sube la presión para tener lista la nueva Starship cuanto antes

Foto: Endurance será la última nave tripulada Dragon fabricada por SpaceX. (Reuters)
Endurance será la última nave tripulada Dragon fabricada por SpaceX. (Reuters)

SpaceX ha decidido parar la producción de sus naves espaciales tripuladas Crew Dragon. Es una decisión sorprendente porque la compañía aeroespacial norteamericana solo tiene cuatro Dragon disponibles para llevar astronautas a la Estación Espacial Internacional y su nueva nave Starship todavía está muy lejos de estar operativa.

Foto: El nuevo EC-130J TACAMO, un avión del 'juicio final' para tomar control de los submarinos nucleares americanos en caso de guerra atómica (Lockheed Martin)

Según informa Reuters, un ejecutivo de la compañía ha manifestado que cancelaban la fabricación de estas naves para concentrar sus recursos en la producción de Starship, una nave que todavía no ha volado al espacio exterior ni realizado un vuelo orbital y mucho menos con tripulación.

Qué pasará ahora

La decisión llega en un momento clave, cuando las relaciones entre Estados Unidos y Rusia hacen muy difícil —o directamente imposible— que la NASA vuelva a enviar sus astronautas a la ISS en naves Soyuz. Por el momento, la única opción para la agencia espacial estadounidense es la Crew Dragon.

Las cuatro naves Crew Dragon son reutilizables, así que seguirán operativas hasta que termine su vida útil. No se sabe cuándo será su fecha límite ni cuántas veces se podrán reutilizar. En teoría, el número de vuelos por cápsula son cinco, pero este número podría cambiar según lo que vaya descubriendo la compañía, que planea seguir fabricando cualquier parte mecánica que se necesite para mantenerlas en vuelo.

placeholder Rénder del lanzamiento del Starship. Todavía estamos muy lejos de ver esta escena en Boca Chica, Tejas, o en Cabo Cañaveral. (SpaceX)
Rénder del lanzamiento del Starship. Todavía estamos muy lejos de ver esta escena en Boca Chica, Tejas, o en Cabo Cañaveral. (SpaceX)

Una de las naves reutilizadas tuvo un problema con su inodoro, que comenzó a gotear en 2021 e hizo la vida de los astronautas bastante desagradable durante el tiempo en que estuvo en órbita.

Starship bajo presión

La decisión pone en perspectiva los riesgos para SpaceX. A finales de 2021, Elon Musk envió un 'e-mail' interno a los empleados de SpaceX después de descubrir que había una “crisis de producción” del nuevo motor Raptor que, al parecer, era “mucho peor de lo que parecía hace unas semanas”.

Los motores Raptor de la primera etapa del Starship. (SpaceX)

En esa ocasión, Musk recalcó que se enfrentaban “a un verdadero riesgo de quiebra si no conseguimos que Starship vuele al menos una vez cada dos semanas el próximo año”. Conociendo a Musk y sus predicciones habitualmente optimistas hasta rozar el delirio, la advertencia es grave.

Inicialmente, el Starship utilizará 29 motores Raptor en su primera fase de 70 metros de altura, el Super Heavy Booster. Después pasará a 33. A esto hay que añadir los nueve de la segunda fase. Un total de 42 motores. Aunque la nave será reutilizable en su totalidad, es una cantidad enorme de motores. Sobre todo porque Musk necesita tener múltiples Starships operativos.

Sin alternativas en el horizonte

El programa Starship sufre múltiples retrasos causados por este y otros problemas técnicos y administrativos, como las inspecciones de la autoridad federal de la aviación que tienen que dar el visto bueno a las pruebas de un cohete que será el más grande de la historia. El año pasado, Musk anunció que el primer vuelo orbital sería en enero, pero ya estamos casi en abril.

La última prueba del Boeing Starliner pudo acabar en desastre y el test tripulado está detenido 'indefinidamente'. (NASA)

La única alternativa al Crew Dragon en el horizonte cercano es el Boeing Starliner, una nave similar al antiguo módulo de mando de las misiones Apolo que se supone tendrá su primer vuelo tripulado de prueba este año. Sin embargo, este desarrollo también ha estado plagado de problemas y retrasos. En estos momentos, no hay fecha definitiva para el lanzamiento. De hecho, la última noticia fue que la prueba tripulada del Starliner se retrasaba de forma “indefinida”.

Por su parte, la NASA tiene a punto su SLS con la nave Artemis, pero el sistema está diseñado para ir a la Luna y volver. Es demasiado potente y caro como para usarlo para ir a la ISS. En otras palabras: en Houston le deben estar poniendo velas a San Carl Sagan para que a ninguna de las cuatro Crew Dragon se les estropee el váter o algo peor.

SpaceX ha decidido parar la producción de sus naves espaciales tripuladas Crew Dragon. Es una decisión sorprendente porque la compañía aeroespacial norteamericana solo tiene cuatro Dragon disponibles para llevar astronautas a la Estación Espacial Internacional y su nueva nave Starship todavía está muy lejos de estar operativa.

SpaceX Espacio
El redactor recomienda