Es noticia
Menú
El nuevo arsenal ruso creado para amenazar a occidente
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Tsunamis atómicos y misiles hipersónicos

El nuevo arsenal ruso creado para amenazar a occidente

En 2018, Putin anunció seis armas futuristas que supuestamente le brindan la superioridad estratégica sobre EEUU, desde un torpedo que genera tsunamis radioactivos a un misil nuclear hipersónico imparable

Foto: Putin durante el evento de presentación de sus seis armas superavanzadas en el centro Manezh Central Exhibition Hall, cerca de el Kremlin, el 1 de marzo de 2021
Putin durante el evento de presentación de sus seis armas superavanzadas en el centro Manezh Central Exhibition Hall, cerca de el Kremlin, el 1 de marzo de 2021

El 1 de marzo de 2018, Vladímir Putin lanzó un agresivo discurso sobre el estado de la nación en el que presentó seis armas futuristas hasta ahora nunca vistas. Son lo que los analistas militares anglosajones denominan como 'doomsday weapons' o armas del día del juicio final porque podrían ser usadas para iniciar un ataque nuclear imparable, según los expertos. “Nadie nos ha escuchado”, dijo a la audiencia y a los supuestos enemigos de Rusia cuando terminó su presentación, “escuchadnos ahora".

Foto: ¿Qué pasaría si una civilización extraterrestre avanzada encontrara la sonda New Horizons?

Aquel día en el Manezh Central Exhibition Hall — uno de los mayores centros de exposiciones de Moscú, situado cerca del Kremlin — Putin desgranó su plan para conseguir superioridad estratégica rusa con la habitual retórica nacionalista que suele utilizar en sus discursos. Estas seis armas — desde un torpedo nuclear sigiloso supuestamente capaz de crear tsunamis hasta un misil de crucero con motor nuclear con un rango de acción ilimitado — llevan años en desarrollo prioritario, aseguró, y ponen al país heredero de la Unión Soviética y los zares por delante de todos sus enemigos.

“No es un farol”, remarcó encendido durante su actuación ante las cámaras. Su mensaje fue claro: sus seis armas harán que el mundo tema a Rusia y se lo piense dos veces antes de amenazarlos. El subtexto de ese discurso, obvio: ‘estas armas me dan carta blanca para hacer lo que yo quiera’.

Del dicho al hecho…

Estas "armas del juicio final", como las llaman, están diseñadas para, según Putin, contrarrestar los sistemas de defensa de misiles norteamericanos. Aunque son unos sistemas de defensa muy limitados en número y de dudosa efectividad contra los misiles balísticos intercontinentales rusos, Putin y sus militares están convencidos de que ofrecerán eventualmente una ventaja estratégica "inaceptable" a los americanos.

Como afirma Tom Plant, director de política nuclear y de proliferación en el centro de estudios de defensa RUSI, la consecuencia de esa creencia es que quieren incrementar su poder ofensivo hasta hacerlo imparable. En respuesta al anuncio de Putin, la Casa Blanca dijo en su día que Putin sólo había confirmado sus denuncias sobre el desarrollo ruso de "sistemas de armas desestabilizadores durante más de una década en violación directa de sus obligaciones en virtud de los tratados [de desarme]".

placeholder Varios estados del Poseidón comparados a un humano y un sumergible (HI Sutton)
Varios estados del Poseidón comparados a un humano y un sumergible (HI Sutton)

La primera de estas armas es el dron submarino intercontinental Poseidón, técnicamente llamado Status-6. El Poseidón es un arma nuclear que supuestamente esquivaría silenciosamente las defensas costeras enemigas para detonar y barrer ciudades como Nueva York o Los Ángeles. Es tan potente que generaría ‘tsunamis radioactivos’, afirman los rusos.

La inteligencia naval noruega y estadounidense afirman que el peligro es real aunque, hasta hace pocos años, los militares norteamericanos se las tomaban a broma. Como informamos hace poco más de un año, EEUU y sus aliados tienen la certeza de que estas armas existen, funcionan y están casi a punto de entrar en servicio. En declaraciones a CNN, el vicealmirante Nils Andreas Stensønes —jefe de los servicios de inteligencia noruegos— afirma que Poseidón es “parte de un nuevo tipo de armamento nuclear. Está en su fase de prueba. Pero es una sistema estratégico y está apuntando a objetivos… Tiene una influencia que va mucho más allá de la región en la que lo han probado hasta ahora”. Putin aseguró en su día que entrará en servicio en 2022, pero no hay fecha exacta. El ministerio de defensa ruso mostró un test del vehículo el 20 de febrero de 2019.

placeholder El vehículo de reentrada nuclear hipersónico Avangard podría evadir las defensas antimisiles de EEUU (Kremlin)
El vehículo de reentrada nuclear hipersónico Avangard podría evadir las defensas antimisiles de EEUU (Kremlin)

Luego está el planeador hipersónico nuclear Avangard. El Kremlin afirma que es un vehículo de reentrada hipersónica capaz de realizar maniobras evasivas — envuelto en una nube de plasma producto de la fricción por la velocidad — para burlar los sistemas de defensa estadounidenses. Es un planeador similar al recientemente probado con éxito por China. Según los rusos, ya han desplegado misiles de prueba con el nuevo Avangard en una base de los Urales. Putin lo describió como “un meteorito, como una bola de fuego” imposible de derribar a velocidades de hasta Mach 20, veinte veces la velocidad del sonido. El Avangard entró en servicio en 27 de diciembre de 2019, según el Kremlin.

placeholder Prueba del Satán 2
Prueba del Satán 2

La tercera arma es el nuevo misil intercontinental denominado RS-28 Sarmat — o Satán 2 según la nomenclatura de la OTAN — que es más rápido que los actuales y que, aparte de servir como lanzador de múltiples Avangard, podría realizar bombardeos con cabezas nucleares "frías". Una cabezas que, en vez de entrar a toda velocidad en la atmósfera podría lanzar cabezas nucleares a menor velocidad evitando que las defensas americanas pudieran detectarlas para fijar un blanco térmico e interceptarlas. El ministro de defensa ruso afirma 27 regimientos de misiles se renovarán con el Satán 2 de aquí al 2027.

placeholder Sistema láser de corto alcance para la defensa
Sistema láser de corto alcance para la defensa

En cuarto lugar está un láser de corto alcance llamado Peresvet (supraluz en español). Es la única arma presentada que no es del "día del juicio final" ni es ofensiva, pero está dentro de la estrategia del Kremlin de blindarse ante esa supuesta amenaza occidental, como los drones que están eliminando sus tanques en Ucrania. El sistema no es tan impresionante como el resto, pero es el equivalente al AN/SEQ-3 Laser Weapon System de la armada estadounidense. Teóricamente lleva operativa desde 2019 pero no se sabe si se está usando en Ucrania o si es realmente efectiva.

placeholder El misil de crucero con cabeza y motor nuclear Burevestnik
El misil de crucero con cabeza y motor nuclear Burevestnik

Pero, quizás la más impresionante de las seis armas con permiso del Poseidón, es el Burevestnik. En ruso, ese nombre significa “el que trae tormentas”. La OTAN lo llama Skyfall (“la caída del cielo”). Es un misil de crucero cabeza nuclear con un motor térmico nuclear que supuestamente tiene un alcance ilimitado. Al ser un misil de crucero no entra dentro de la denominación de misil balístico contemplado por los tratados de desarme con los EEUU.

Como tiene alcance ilimitado gracias a su propulsión nuclear, cumpliría exactamente la misma función que un ICBM. Existe mucha especulación sobre su capacidad real y tecnología, pero una de sus características del diseño es que podrá volar de manera virtualmente indefinida esperando su oportunidad de atacar desde cualquier vector. Lo que sí sabemos es un arma en desarrollo activo que las agencias occidentales califican como un peligro real aunque una tecnología innecesariamente complicada. Se desconoce cuándo entrará en servicio.

placeholder El misil Zircón lanzado desde una plataforma de tierra
El misil Zircón lanzado desde una plataforma de tierra

Finalmente está el Kinzhal o Daga, un misil de alta velocidad lanzado desde el aire que, aunque no es completamente hipersónico, es imposible de interceptar en su última fase. Este misil ya ha sido usado con éxito en la invasión de Ucrania y se supone que es la versión lanzada desde el aire del Zircón, que se lanza desde barcos y desde tierra. Pero el Zircón, según parece, sí es un misil de crucero de vuelo hipersónico real y ya está en producción en serie. Por lo menos es lo que dice el ministerio de defensa ruso después de muchas pruebas verificadas por los servicios de inteligencia occidentales. Tanto el Kinzhal como su variante terrestre y marístima Zircón están ya en servicio.

…va un trecho

Habrá que ver realmente si el Zircón (y el Daga) o las otras cinco armas pueden pasar a la producción industrial con éxito. Aunque las armas puedan estar teóricamente en servicio no sabemos ni el número de unidades ni su capacidad operativa. EEUU tiene dudas de que varias de estas armas del futuro-presente estén plenamente en activo. La fabriación industrial es uno de los mayores puntos débiles del Rusia. Por eso se cree que quizás Rusia no sea capaz de fabricar estas armas en las cantidades necesarias y con la precisión adecuada a pesar de que, supuestamente, funcionan correctamente en las pruebas en su mayoría.

placeholder MiG-31K llevando un misil Kinzhal. Foto: Mil.Ru.
MiG-31K llevando un misil Kinzhal. Foto: Mil.Ru.

Primero, porque están a merced de la tecnología electrónica occidental. Y segundo, porque Rusia tiene un largo historial de defectos de fabricación que viene de sus tiempos soviéticos y que es ahora más grave que nunca gracias a la corrupción rampante en todos los estamentos — como ha demostrado la crisis de su programa espacial o el desastre de la invasión de Ucrania.

Este último fracaso es en parte atribuible al lamentable estado del personal del ejército ruso — con falta total de motivación de los soldados reclutados engañados o a la fuerza, la falta de oficiales intermedios cualificados o la pésima estructura logísticas — pero una parte aún mayor recae sobre el lamentable estado de sus armas y máquinas de guerra. No sólo por el pésimo mantenimiento sino, más grave, por los fallos de fabricación. Hasta un 60% de fallos en armas guiadas, por ejemplo, producto del corrupto y fallido entramado industrial ruso. Hablando en plata: muchas de las armas convencionales rusas son una auténtica chapuza lastradas por una gran cantidad de errores.

placeholder Putin durante su discurso presentando sus seis 'armas del fin del mundo'
Putin durante su discurso presentando sus seis 'armas del fin del mundo'

La chapuza podría también extenderse a la superarmas. El misil de crucero con motor nuclear, por ejemplo, tuvo un grave accidente en 2019 que mató a cinco ingenieros y dos trabajadores en un campo de tiro del Mar Blanco — una golfo del Mar de Barents — durante unas pruebas en agosto de ese año. Poco después del desastre, Putin declaró que “ciertamente seguirían perfeccionando ese arma sin importar nada” en un acto de entrega de medallas a las viudas de los muertos.

En el mismo acto — como informó la BBC — Putin no confirmó de qué arma se trataba exactamente pero sí admitió que era una de las seis superarmas. En su discurso ante las parejas de los fallecidos, afirmó que "tales tecnologías únicas son, en sí misma, una garantía muy significativa y fiable para la paz en el planeta". Unas afirmaciones que se han demostrado como rotundamente falsas tras la brutal invasión de Ucrania.

Funcionen o no, se produzcan en serie o no, está claro que la finalidad de estos seis jinetes del Apocalipsis no es ‘garantizar la paz’ — algo que ni siquiera garantiza la posibilidad de total aniquilación mutua de las armas nucleares — sino obtener una ventaja diseñada para abusar del débil.

El 1 de marzo de 2018, Vladímir Putin lanzó un agresivo discurso sobre el estado de la nación en el que presentó seis armas futuristas hasta ahora nunca vistas. Son lo que los analistas militares anglosajones denominan como 'doomsday weapons' o armas del día del juicio final porque podrían ser usadas para iniciar un ataque nuclear imparable, según los expertos. “Nadie nos ha escuchado”, dijo a la audiencia y a los supuestos enemigos de Rusia cuando terminó su presentación, “escuchadnos ahora".

Misiles Vladimir Putin Militar
El redactor recomienda