Rusia arranca la producción de su misil hipersónico, la gran amenaza para EEUU
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Amenaza inminente a EEUU

Rusia arranca la producción de su misil hipersónico, la gran amenaza para EEUU

Según fuentes de la agencia TASS, Rusia ha comenzado la producción industrial de misiles hipersónicos Tsirkon y la armada planea desplegarlos en fragatas y submarinos en 2022

Foto: Render del misil de crucero hipersónico americano que no levanta el vuelo
Render del misil de crucero hipersónico americano que no levanta el vuelo

Rusia ha comenzado la producción industrial de misiles crucero hipersónicos con capacidad nuclear Tsirkon, según la agencia rusa TASS. La noticia llega justo después del último test exitoso del misil en Mar de Barents y mientras Putin continúa incrementando la tensión en la frontera con Ucrania. A este ritmo, el presidente ruso conseguirá su objetivo de desplegar este arma imparable en 2022.

Foto: Estos nuevos 'Xenobots' pueden reproducirse por si solos de manera única. (Douglas Blackiston/Sam Kriegman)

Según una fuente sin especificar de la agencia de noticias rusa TASS, “la producción en serie de los misiles Tsirkon está ya en marcha en NPO Mashinostroyenia, aunque los tests estatales de lanzamiento de superficie de este producto continuarán”.

Éxito ruso incontestable

La última de esas pruebas fue este fin de semana en el oceáno Glacial Ártico, donde la fragata Admiral Gorshkov volvió a lanzar un Tsirkon que — según el Moscow Times — impactó de lleno en su blanco a 400 kilómetros de distancia a una velocidad de entre cinco y nueve veces la velocidad del sonido. Éste ha sido el último de varios tests que han dado en el blanco.

placeholder Imagen del lanzamiento de Tsirkon desde la fragata Almirante Gorshkov
Imagen del lanzamiento de Tsirkon desde la fragata Almirante Gorshkov

Ningún sistema de defensa existente en la actualidad puede parar el Tsirkon. Un misil de esta clase puede ser lanzado desde una fragata de la clase Admiral Gorshkov o un submarino modificado de la clase Perm, para volar sin ser detectado o interceptado hasta llegar a su objetivo a 1.000 kilómetros de distancia. El objetivo podría ir desde un superportaaviones americano o una ciudad como Nueva York. En su cono delantero, el Tsirkon puede llevar cargas explosivas convencionales o una cabeza nuclear.

El Tsirkon es una de las cinco superarmas que Putin prometió para tener la supremacia militar, entre las que también se encuentra el planeador hipersónico nuclear Avangard, similar al que China probó con éxito el pasado mes de julio. El misil ruso llega puntual: según TASS, el Presidente Vladimir Putin anunció el pasado tres de noviembre que las pruebas estaban llegando a su fin y que éstos comenzarían a llegar a los barcos y submarinos de la Armada rusa en 2022 según un contrato firmado el pasado agosto.

Un vídeo de una de las pruebas de Tsirkon en presencia de Putin

Mientras, parece que los Estados Unidos no es capaz de arrancar sus respectivos programas de armas hipersónicas. Aunque su misil de crucero ha tenido algún éxito, el Pentágono sigue sin tener uno que funcione regularmente y menos aún en producción, como supuestamente está el Tsirkon.

Desequilibrio armamentístico

De hecho, el enésimo fallo norteamericano con su tecnología de propulsión hipersónica militar llegó justo después de que se conociera la prueba del planeador nuclear chino, dejando patente que — por lo menos en apariencia — los Estados Unidos están teniendo problemas muy serios en emular a las dos superpotencias rivales.

Aún más preocupante es que los norteamericanos llevan años poniendo todos sus esfuerzos en desarrollar estas armas, sabedores de que la ventaja estratégica que proporcionan es, por ahora, imbatible. Es ahora mismo la mayor preocupación del panel de defensa del senado americano.

placeholder Rendering del misil hipersónico ruso
Rendering del misil hipersónico ruso

No es la primera vez que Rusia adelanta a Estados Unidos. Ya lo hicieron en la carrera espacial con Sputnik y Gagarin. O con el desarrollo de la bomba nuclear más grande de la historia. Pero sí es la primera vez que Estados Unidos no tiene una respuesta preparada. Lo que es peor: el desarrollo llega justo en un momento en el que el país norteamericano ha perdido influencia a nivel internacional gracias a la política de aislamiento del ex-Presidente Donald Trump y se enfrenta a las políticas expansionistas de Putin y el presidente chino Xi Jinping.

Como ya pasó con la primera Guerra Fría, la paz mundial depende ahora de que los Estados Unidos puedan desarrollar armas que igualen la capacidad de sus enemigos potenciales y así seguir manteniendo la paz en base al principio de destrucción mútua asegurada. La alternativa — la eliminación de armas de guerra — es por ahora imposible.

Misiles Militar
El redactor recomienda