Es noticia
Menú
Limitar una proteína puede mantenernos jóvenes durante más años
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Científicos de la Universidad de Yale

Limitar una proteína puede mantenernos jóvenes durante más años

Científicos americanos descubren que limitar la proteína PLA2G7 puede ayudar a "mejorar la función inmunitaria, reducir la inflamación y aumentar la esperanza de vida"

Foto: La proteína PLA2G7 impide la producción de linfocitos T, capaces de prevenir inflamaciones. (NIH)
La proteína PLA2G7 impide la producción de linfocitos T, capaces de prevenir inflamaciones. (NIH)

Investigadores de la Universidad de Yale, en EEUU, han descubierto que limitar la producción de la proteína PLA2G7 produce los mismos beneficios para nuestro cuerpo que mantener una dieta baja en calorías. Según los investigadores, este hallazgo abre la puerta a terapias que nos ayuden a “mejorar la función inmunitaria, reducir la inflamación y aumentar la esperanza de vida”.

Foto: La columna central del tokamak en el pozo del reactor ITER.

Hace tiempo que sabemos que reducir la ingesta de calorías reajusta el metabolismo y mejora el sistema inmunológico permitiendo vivir más tiempo con una salud mejor. Aunque había indicios de que ese comportamiento era igual en animales que en humanos, ha habido que esperar a este estudio, publicado hace unos días en la revista 'Science', para poder demostrarlo.

Los investigadores del Pennington Biomedical Research Center realizaron el primer ensayo clínico controlado sobre cómo afecta la restricción calórica en humanos sanos. El estudio se llamó Calerie (evaluación exhaustiva de los efectos a largo plazo de la reducción de la ingesta de energía, en sus siglas en inglés) y contó con la ayuda de más de 200 participantes.

Durante los ensayos, los investigadores dividieron a los sujetos en dos grupos. Pidieron al primero que redujera su consumo de calorías en un 14%, mientras que el otro podría seguir comiendo como de costumbre. Al final de los dos años de duración del experimento comprobaron que los que habían reducido su ingesta de calorías generaron más células T, unos linfocitos que desempeñan un papel clave en la función inmunitaria y ralentizan el proceso de envejecimiento.

placeholder El timo es donde se producen las células T. (Yale)
El timo es donde se producen las células T. (Yale)

"A medida que las personas envejecen, su timo [un órgano especializado del sistema inmunitario que se encuentra cerca del corazón] se reduce y produce menos células T. En consecuencia, las personas mayores tienen más dificultades para combatir las infecciones y ciertos tipos de cáncer", explica el doctor Eric Ravussin, director ejecutivo asociado de Ciencias Clínicas del Centro de Investigación Biomédica Pennington. "La restricción calórica ayuda a evitar que el timo se reduzca para que la persona genere más células T".

Por qué nuestro cuerpo mejora ingiriendo menos calorías

Los investigadores de Yale se basaron en el Calerie para entender exactamente qué es lo que pasa en nuestro cuerpo para que se produzca esa mejora en nuestra salud.

"Porque sabemos que la inflamación crónica de bajo grado en los seres humanos es uno de los principales desencadenantes de muchas enfermedades crónicas y, por tanto, tiene un efecto negativo en la duración de la vida", explica el profesor Vishwa Deep Dixit, director del Centro de Investigación sobre el Envejecimiento de Yale. "Aquí nos preguntamos: ¿qué hace la restricción calórica en los sistemas inmunológico y metabólico y, si es realmente beneficiosa, cómo podemos aprovechar las vías endógenas que imitan sus efectos en los humanos?".

Según Dixit, cuando los adultos sanos alcanzan los 40 años, el 70% del timo ya es graso y el ritmo de producción de células T disminuye. "A medida que envejecemos, empezamos a notar la ausencia de nuevas células T porque las que nos quedan no son muy buenas para combatir nuevos patógenos", explica Dixit. "Esa es una de las razones por las que las personas mayores tienen un mayor riesgo de enfermar".

Foto: La nueva terapia podría revertir los efectos de la edad en la memoria. (Reuters)

Los investigadores estudiaron el timo de los participantes del Calerie usando técnicas de resonancia magnética. Descubrieron que las glándulas del timo de los que redujeron su ingesta de calorías tenían menos grasa y producían más células T que al inicio del estudio. Sin embargo, en los que mantuvieron su dieta normal no se observó ningún cambio.

Los investigadores entonces analizaron las células T de los participantes, secuenciaron sus genomas y vieron que no había cambios después de dos años. Esto les llevó a estudiar el comportamiento de la grasa corporal de los participantes sometidos a una restricción calórica. Y ahí sí observaron resultados sorprendentes.

"Encontramos cambios notables en la expresión génica del tejido adiposo después de un año que también se mantuvieron durante el segundo año", dijo Dixit. "Esto permitió descubrir algunos genes implicados en la prolongación de la vida en los animales, pero también marcadores que imitan la restricción calórica y que podrían mejorar la respuesta metabólica y antiinflamatoria en los seres humanos".

Manipular una proteína para reducir los efectos de las calorías

Uno de esos marcadores está en la proteína PLA2G7. Los investigadores comprobaron que reduciendo su producción en ratones se obtienen los mismos resultados que limitando la ingestión calórica en humanos. Además, el timo de los ratones siguió en funcionamiento por un periodo más largo de tiempo, los ratones no sufrían el aumento de peso que se suponía por su dieta y también estaban protegidos de la inflamación relacionada con la edad.

"Estos hallazgos demuestran que PLA2G7 es uno de los impulsores de los efectos de la restricción calórica", afirma Dixit. "Identificar estos impulsores nos ayuda a comprender cómo el sistema metabólico y el sistema inmunitario se comunican entre sí, lo que puede indicarnos marcadores potenciales que pueden mejorar la función inmunitaria, reducir la inflamación y, potencialmente, incluso mejorar la vida útil".

Foto: El sistema inmune podría ser la calve para revertir la obesidad.(iStock)

Los investigadores, que han publicado sus resultados en este artículo de la revista 'Science', aseguran que sería posible manipular la PLA2G7 para obtener los mismos beneficios de limitar la ingestión de calorías, pero sin tener que llegar a hacerlo.

"Hay mucho debate sobre qué tipo de dieta es mejor —baja en carbohidratos o en grasas, aumento de proteínas, ayuno intermitente, etc.— y creo que el tiempo dirá cuáles son importantes", sostiene Dixit. "Pero Calerie es un estudio muy bien controlado que demuestra que una simple reducción de calorías, y ninguna dieta específica, tiene un efecto notable en términos de biología y de cambio del estado inmuno-metabólico en una dirección que es protectora de la salud humana. Así que, desde el punto de vista de la salud pública, creo que da esperanzas".

Investigadores de la Universidad de Yale, en EEUU, han descubierto que limitar la producción de la proteína PLA2G7 produce los mismos beneficios para nuestro cuerpo que mantener una dieta baja en calorías. Según los investigadores, este hallazgo abre la puerta a terapias que nos ayuden a “mejorar la función inmunitaria, reducir la inflamación y aumentar la esperanza de vida”.

Investigación Esperanza de vida Tendencias de futuro
El redactor recomienda