Descubren accidentalmente un método para adelgazar ‘sudando grasa’
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Terapias del futuro

Descubren accidentalmente un método para adelgazar ‘sudando grasa’

Investigadores americanos se han topado por casualidad con un mecanismo que hace que el cuerpo segregue células de grasa a través de la piel provocando una significativa pérdida de peso

placeholder Foto: El sistema inmune podría ser la calve para revertir la obesidad.(iStock)
El sistema inmune podría ser la calve para revertir la obesidad.(iStock)

Un grupo de científicos de la facultad de medicina de la Universidad de Pennsilvania estaba investigado el impacto de una proteína inmunitaria en ratones con diabetes cuando se encontró por sorpresa con un efecto inesperado: los ratones tratados con esa proteína adelgazaron casi la mitad de su peso en menos de un mes.

Foto: Debajo del hielo del polo sur de Marte puede que no haya agua, sino arcilla. (ESA)

La proteína en cuestión es una citoquina que llama TSLP, linfopoyetina estromal tímica. Estudios anteriores han indicado que estas células pueden regular el metabolismo energético, pero la idea de los investigadores estadounidenses era descubrir el rol de esta proteína en la activación de células inmunitarias contra la diabetes.

"Inicialmente, no pensamos que la TSLP tuviera ningún efecto sobre la obesidad en sí. Lo que queríamos averiguar era si podía influir en la resistencia a la insulina", afirma Taku Kambayashi, el investigador principal de este descubrimiento. "Pensamos que la citoquina podría corregir la diabetes de tipo 2 sin hacer que los ratones perdieran peso".

Foto: La nueva terapia podría revertir los efectos de la edad en la memoria. (Reuters)

El tratamiento a base de TSLP funcionó. Al cabo de cuatro semanas, el equipo de investigadores comprobó que el tratamiento había mejorado significativamente el nivel de glucosa en sangre y de insulina en ayunas. Pero además surgió un efecto totalmente inesperado, los ratones objeto de estudio bajaron de peso a pesar de seguir una dieta rica en grasas. Mientras que el grupo de control siguió ganando peso, el peso de los ratones tratados con TSLP bajó de 45 gramos a una media de 25 gramos, en sólo 28 días.

Los investigadores no sabían por qué había sucedido esto y pensaban que el tratamiento había hecho enfermar a los ratones. Tras diversas pruebas descubrieron que los ratones tratados con TSLP comían en realidad entre un 20 y un 30 por ciento más y tenían un gasto energético, unas tasas metabólicas básicas y unos niveles de actividad similares a los ratones del grupo de control.

Foto: Los científicos ante una de las muestras de hielo del glaciar (Lonnie Thompson/Ohio State University)

Pero había otra cosa que llamó la atención de los investigadores, los ratones que habían recibido tratamiento estaban más brillantes. "Cuando miraba el pelaje de los ratones tratados con TSLP, me daba cuenta de que brillaban a la luz", afirma Kambayashi. "Siempre sabía exactamente qué ratones habían sido tratados porque eran mucho más brillantes que los demás".

Esto llevó a los investigadores a preguntarse si los ratones estarían ‘sudando’ grasa a través de piel y si el TSLP tenía algo que ver con ello. Para comprobarlo estudiaron la relación entre las TSLP y un grupo de 18 genes. Descubrieron que el TSLP está relacionado con la expresión de los genes de las glándulas sebáceas en la piel humana sana.

Foto: Conocer nuestra salud inmunitaria puede ayudarnos a prevenir enfermedades. (EFE)

Estas secreciones sebaceas suelen estar reguladas por las hormonas y su actividad excesiva es la causante de que cuando somos adolescentes tengamos acné. De hecho, los investigadores piensan que este mecanísmo de adelgazamiento podría darse en humanos igual que lo hace en ratones y ya tienen previsto realizar más estudios para comprobar esta hipótesis. Mientras tanto, los resultados de esta investigación se han publicado en la prestigiosa revista Science.

"No creo que controlemos nuestro peso de forma natural regulando la producción de sebo, pero sí que podemos manipular el proceso y aumentar la producción de sebo para provocar la pérdida de grasa”, afirma Kambayashi. “Esto podría dar lugar a nuevas intervenciones terapéuticas que reviertan la obesidad y los trastornos lipídicos".

Adelgazar Grasa Investigación
El redactor recomienda