Rayos sobre el volcán de la Palma: ¿por qué la erupción genera descargas eléctricas?
  1. Tecnología
  2. Ciencia
fenómeno común

Rayos sobre el volcán de la Palma: ¿por qué la erupción genera descargas eléctricas?

Justo encima del cráter del cono principal del volcán se han podido observar en los últimos días de erupción relámpagos provocados por la fricción de ceniza y otros materiales piroclásticos

Foto: Vista del volcán de La Palma (EFE)
Vista del volcán de La Palma (EFE)

Lejos de dar tregua, la erupción del volcán de La Palma parece haber cogido 'impulso' en los últimos días de actividad tras romperse el flanco norte del cono volcánico y estar avanzando a gran velocidad una de las coladas de lava, que se ha llevado consigo un polígono industrial en el municipio de Llanos de Aridane y se acerca peligrosamente a otras zonas que hasta la fecha no se habían evacuado, como es el caso de La Laguna. Tras el efecto hipnótico de las nubes distribuidas de forma concéntrica por el cielo de la isla que se observó a principios de octubre, cuando el volcán llevaba más de diez días en activo, se han captado sobre el cono principal del volcán rayos como si de una tormenta eléctrica se tratase.

Estas descargas eléctricas son "un indicador de la explosividad de la erupción", en sintonía con lo que explica José Miguel Viñas, meteorólogo de Meteored. Pero, ¿por qué se producen durante un episodio de actividad volcánica? Desde el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), compartieron este lunes las imágenes de un rayo volcánico que se desmarca visualmente de forma fugaz de las tonalidades grisáceas que imperan en el municipio de El Paso, la zona en la que empezó a emanar el magma el pasado 19 de septiembre. Se trata de una descarga motivada por las cenizas y los piroclastos que arroja sobre la superficie terrestre el volcán y que, a pesar de ser materiales neutros en un inicio, es decir, de no alojar en sí mismos carga eléctrica alguna, provocan "la liberación de iones en el penacho volcánico" al darse fricción entre ellos en un ambiente hostil, tal y como explican desde la cuenta de Involcan en la red social Twitter.

Este fenómeno, como así apuntan por su parte desde 'Meteored', está bien documentado en lo que se refiere a su relación con la actividad eruptiva de volcanes. No obstante, no se esperaba que se produjese en el escenario de La Palma al necesitarse "una explosividad y dimensiones de penacho mayores", concreta en este sentido Viñas. Aun así, algunos picos de actividad mayores de esta erupción de tipo estromboliano han favorecido que se registren rayos volcánicos en los últimos días, cuando el penacho volcánico ha aumentado de tamaño. "La formación de rayos en la erupción obedece, sobre todo, a la presencia temporal de un penacho más grande y denso", ha apuntado el meteorólogo en Twitter, descartando el hecho de que se vea en gran medida provocado por la actividad solar.

El proceso físico por el que se generan es "similar al que tiene lugar en el interior de las nubes" cuando hay tormenta, dada la violenta fricción entre los granizos y las gotas de agua, y provoca que se ionice el aire separando las cargas positivas y negativas que alberga la nube. En el caso de los volcanes, en palabras de José Miguel Viñas, "la fricción de cenizas y piroclastos induce cargas eléctricas de distinto signo que terminan separándose, creándose una diferencia de potencial entre distintas zonas del penacho, que culmina con la formación de las descargas".

En esa fricción también pueden intervenir gotas de agua y la formación de rayos se puede dar tanto "entre dos zonas interiores de la propia columna eruptiva como entre un punto de ella y otro situado en el exterior, ya sea en el aire o en tierra firme". De llegar al suelo, se le denomina rayo, pero si no alcanza tierra se trataría de un relámpago, apunta por su parte Rubén del Campo, también meteorólogo y portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Volcán
El redactor recomienda