Ante las olas de calor

¿Cuáles son las formas más efectivas de refrescar la casa de manera natural?

Durante los meses de verano, las altas temperaturas aprietan en la calle y nuestras casas también sufren los efectos de las olas de calor. Aprende a refrescar tu casa de forma natural

Foto: Mujer secándose el sudor en plena ola de calor. (iStock)
Mujer secándose el sudor en plena ola de calor. (iStock)

Durante los meses de verano, las altas temperaturas aprietan en la calle y, en ocasiones, nuestras casas también sufren los efectos de las olas de calor, un hecho que hace complicado poder conciliar el sueño o desempeñar algunas tareas concretas debido a la sensación de cansancio que produce el calor en nuestro organismo. Para poder sobrellevarlo, no siempre hay que encender el aire acondicionado, puesto que existen diferentes formas efectivas de refrescar la casa de forma natural.

Tener la posibilidad de rebajar unos grados la temperatura de nuestra casa de forma natural hace que no solo prescindamos de encender el aire acondicionado, sino que también existen otros trucos que permitirán un importante ahorro en la factura energética, así como a cuidar el medio ambiente. Y es que durante los meses de calor es fundamental que se tomen medidas contra las altas temperaturas, tanto en el interior como en el exterior de las casas, siendo la ventilación una alternativa más barata y ecológica que los aparatos de aire acondicionado.

Limitar el uso de electrodomésticos y bombillas, así como retirar las alfombras, son algunos de los consejos más desconocidos para refrescar la casa

La ventilación natural podemos llevarla a cabo cuando la temperatura exterior está en torno a unos dos grados por debajo de la del interior del domicilio. En ese momento, lo ideal es abrir las ventanas, aunque si realmente se quiere que sea efectivo el efecto, éstas han de estar en fachadas opuestas a las que da el sol, un hecho que producirá una corriente de aire por la diferencia de temperatura entre ellas, mientras que si son de la misma fachada, el efecto se reduce.

Intentar impedir, en la medida de lo posible, la entrada de aire caliente es una de las medidas elementales para prevenir los efectos de las olas de calor. Cerrar las puertas y las ventanas en las horas de más calor, entre media mañana y media tarde, e intentar protegerlas con persianas o toldos, hará mucho más efectiva esta medida, de este modo reduciremos al mínimo la renovación del aire durante esas horas, por lo que es conveniente limitar el número de actividades que aumentan la contaminación interior, tales como fumar, cocinar o usar pinturas y pegamentos.

El uso de ventiladores suele ser suficiente, si bien es cierto que no reducen la temperatura del aire, la realidad es que lo hacen circular más rápido. En el caso de que la velocidad del aire sea superior a 0,2 m/s, la evaporación del sudor se acelera, lo cual ayuda al cuerpo a refrescarse.

Limitar el uso de electrodomésticos y bombillas contribuye a disminuir las fuentes de calor, por lo que no utilizar el horno, la plancha, la secadora o cualquier otro aparato que contenga resistencias, es algo primordial durante las horas de más calor. Si bien es cierto que, en caso de tener bombillas LED o de bajo consumo, el calor que estas emiten es mucho menor que el de las convencionales.

Usar tejidos más frescos para vestirse, tanto en el hogar como en la calle, como es el caso de la ropa de algodón o de lino, es una de las mejores opciones para estar más frescos. Además, recoger las alfombras de la casa es otra opción que contribuye a que tener un ambiente menos caluroso en el interior de la casa. Aún así, si tras poner todos estos consejos en práctica, se sigue teniendo calor en el domicilio, será el momento de comenzar a plantearse si encender el aire acondicionado o, dado el caso de no tenerlo, comprar uno.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios